En primera persona

RAIMON BELENES, DIRECTOR GENERAL DEL HOSPITAL CLÍNIC DE BARCELONA

“Los directores nos hemos dormido en los laureles”


La época de bonanza relajó el margen de actuación de los gestores en el campo de la Sanidad

Javier Barbado. Madrid / Regreso a los valores de la escuela clásica. Ésa es la premisa que Belenes recomienda en tiempos de crisis a los altos cargos directivos del sector sanitario. La “severísima” recesión económica que ha golpeado al país debe contrarrestarse, en su opinión, con el refuerzo de los incentivos, los modelos de gestión alternativos, y la extensión de la cultura del gestor a los profesionales sanitarios, al fin y al cabo quienes tienen en su mano la vuelta de tuerca que precisa la Sanidad en España.

JPEG - 59.3 KB
Raimon Belenes, director general del Hospital Clínic de Barcelona.

¿Qué puede hacer el directivo de la Salud en España frente a la crisis económica?

Creo que debe actualizar todo el arsenal de instrumentos de gestión que tenemos, tanto los de primera generación como los nuevos de segunda generación; hacer un mayor uso del benchmarking o comparación entre centros; desarrollar nuevas modalidades de pago para profesionales basados en la rentabilidad y la eficiencia, tal como se hace en otros países (por ejemplo por medio de pago por resultados, o por performance)…

En los últimos años hemos vivido un ciclo de expansión del gasto muy importante que, hasta cierto punto, ha anestesiado los reflejos de gestión de los directores, que, al no haber tenido necesidad de gestionar los recursos (porque hemos tenido unos importantísimos niveles de ingresos), nos hemos dormido en los laureles, si me permite la expresión gráfica. Por lo tanto, yo creo que hay que volver a la escuela clásica de la gestión; hay que hacer planes para detectar las oportunidades de mejora de la eficiencia; hay que hacer partícipes a los profesionales, particularmente a los médicos, de la vida y gestión de los hospitales y de los centros de Atención Primaria, con el fin de que nos ayuden, a partir de sus buenas prácticas basadas en la evidencia, a hacer entre todos más sostenible el sistema.

Varios informes apuntan a una reforma estructural de la Sanidad española. ¿La cree necesaria?

Yo creo que es necesario plantear reformas estructurales. En primer lugar, hay que debatir y acordar el modelo de sostenibilidad de nuestro sistema a través de la financiación de los ciudadanos; a través de mayores impuestos; a través de mayores tasas… Y una reforma estructural muy importante es dar más autonomía de gestión a los hospitales, para que los médicos tengan más cuotas de participación en la gestión, ya que no les podemos pedir a nuestros profesionales que participen en la sostenibilidad si no les damos voz.

¿Cree, pues, que esa reforma es urgente?

Yo creo que es muy urgente. Esa reforma, a nivel de los hospitales, consiste en cambiar el modelo de gestión, hacerlo más autónomo, más flexible, con órganos de gobierno que despoliticen la gestión de los hospitales. Hay que crear incentivos para pagar mejor a los profesionales que tengan mejores resultados; y para que los niveles de asistencia se coordinen muchísimo mejor.

“Una reforma estructural muy importante consiste en dar más autonomía de gestión a los hospitales”

Asimismo, hay que llegar a acuerdos para que el Consejo Interterritorial –un foro muy importante– sea capaz de estar dotado de más capacidad ejecutiva, y todas las comunidades autónomas alineen los objetivos políticos de gestión de nuevas prestaciones, de desarrollo de recursos humanos, etc.

Acaba de ser nombrado vocal de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa). ¿Cuál es el reto de los socios de esta agrupación?

Yo creo que, en el momento actual, es muy importante que la gestión vuelva a brillar. En los próximos años, con la severísima crisis económica que tenemos, solamente podremos salir adelante si gestionamos con inteligencia el sistema y, por lo tanto, yo creo que debemos ayudar a los políticos poniendo la gran capacidad de gestión que tiene la sociedad española, en términos de muy buenos profesionales con muchos años de experiencia, tanto en niveles de la gestión pública como de la privada, y ponernos a disposición para ayudar a las autoridades a que el sistema esté mejor gestionado.