EL CURRÍCULUM

MARTA AGUILERA GUZMÁN, PRESIDENTA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE DIRECTIVOS DE ATENCIÓN PRIMARIA

“Todos los modelos de gestión potencian las TIC”


Los sistemas de información se revelan claves para la continuidad asistencial de los enfermos

Javier Barbado. Madrid / El elemento común a las diversas estrategias gestoras en hospitales y centros de Salud no es otro que los mecanismos que sirven para comunicar ambos: los sistemas de información compartida. La conocida como tecnología de la información y la comunicación (TIC) se revela así como el instrumento clave para consolidar la Sanidad en España, más allá de que cada organización sanitaria recurra a fórmulas de trabajo que aúnen recursos públicos e iniciativa privada, o bien opten por la estructura convencional en la que el Estado provee, sufraga y gestiona la asistencia. La entrevistada, médica que atesora sobrada preparación técnica y académica en el sector, y que ha ejercido cargos en la Administración pública, cita el último informe de la Sociedad que preside, de este año, para llegar a ésas y otras conclusiones desarrolladas a lo largo de la conversación.

JPEG - 40.5 KB
Marta Aguilera Guzmán, presidenta de la Sedap.

En primer lugar, y conforme a las exigencias de la sección, nos gustaría que repasase para nuestros lectores su trayectoria profesional como médica y directiva de la salud

Yo soy licenciada en Medicina, tengo el máster de Salud Pública especializado en Administración y Política de Salud por la Universidad de Michigan. En cuanto a mi trayectoria directiva, he sido subdirectora general del Ministerio de Sanidad en programas preventivos de Salud Pública. Después, casi todo mi tiempo ha estado más enfocado a la Atención Primaria. Estuve en el Insalud, en gerencias, como técnico de apoyo llevando la planificación y, después, estuve (en el Insalud) en Servicios Centrales, en la subdirección de Atención Primaria, llevando la cartera de servicios en sistemas de Información.

Posteriormente a las transferencias, he seguido trabajando, primero en el que entonces era Instituto Madrileño de Salud y, después, en el Servicio Madrileño de Salud, y sobre todo, mi desarrollo profesional ha ido enfocado a la planificación tanto de programas como al área de los cuidados paliativos, el Plan de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, y cuanto se refiere a la gestión de servicios, fundamentalmente de Atención Primaria, llevando el contrato de gestión de las once áreas que formaban la Comunidad de Madrid.

Actualmente, estoy como asesora técnica de la Agencia Antidroga. Otro aspecto de mi currículum es que soy profesora asociada de la Escuela Nacional de Sanidad en el Departamento de Planificación.

Ahora queremos que se centre en la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria, de la que es presidente. Háblenos de la historia del colectivo y de la suya vinculada con él.

La Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (Sedap) nació hace catorce años (creo que es una Sociedad todavía joven). Yo entré en la Sociedad con posterioridad a su constitución. Fui vocal de la Junta Directiva durante dos años; después, tesorera, y ahora llevo poco más de un año de presidenta de la Sociedad.

La Sedap se creó con la función, ante todo, de difundir trabajos directivos relacionados siempre con la Atención Primaria, así como de intentar potenciar la formación y el perfeccionamiento profesional de los directivos (de los miembros de la Sociedad), y de publicar trabajos que estuvieran relacionados con la planificación y la gestión de la Atención Primaria.

El fin de la Sociedad ha sido intercambiar experiencias entre la Administración del Estado, las comunidades autónomas y expertos sobre cuanto tenga que ver o esté relacionado con la planificación y la gestión de la Atención Primaria. De hecho, en ese fin se enfocan todas nuestras actividades. Tenemos el Congreso Anual, que es la actividad más importante, en el que cada año se aborda una cuestión diferente, y en el que, ante todo, lo que se hace es intercambiar opiniones y experiencias entre las personas responsables de las comunidades autónomas, expertos en la materia, integrantes de la Administración del Estado, y también, si podemos –depende de las limitaciones presupuestarias–, procuramos siempre traer a alguien de Europa.

Otra de las actividades que hacemos es el Aula Sedap, que se dirige más a la formación de nuestros propios socios, y en la cual se intentan abordar cuestiones que demanden los socios encaminadas al perfeccionamiento de su labor directiva a lo largo del año. También eso se hace con periodicidad anual.

“Profesionalizar la función del directivo es la mejor manera de eludir la dependencia de los poderes políticos”

También están los “Informes de la Sedap”. Publicamos uno en 2006 y lo hemos retomado en 2009. El de 2006 fue sobre gestión integrada. Se reunió a las diecisiete comunidades autónomas para ver las experiencias y las opiniones y poder sacar un documento de consenso en aquel momento, de modo que incluyera los requisitos que se precisan para llevar a cabo una gestión integrada. En 2009 hicimos otro informe que trataba sobre “Atención Primaria: nuevos retos, nuevas soluciones”, en el solicitábamos la opinión de diferentes expertos sobre si estaba agotado o no el modelo de Atención Primaria, y analizábamos la situación de la investigación y de la formación de grado y posgrado en Atención Primaria. Asimismo, solicitábamos información a todos los responsables de las comunidades autónomas y de las sociedades científicas del primer nivel asistencial.

¿Qué relación ha mantenido la Sociedad con otros colectivos?

Siempre hemos mantenido muy buena relación con las Sociedades de Medicina de Atención Primaria (Semfyc, Semergen, SEMG) y con la Federación de Asociaciones de Enfermería (Faecap).

¿Han publicado informes como los mencionados en este año?

Por otra parte, en 2010 hemos elaborado otro informe, de título “Integración asistencial, cuestión de modelos”, y, siguiendo en la línea del anterior, lo que se ha hecho es recopilar la información de los responsables de las comunidades autónomas sobre las nuevas alternativas que están surgiendo en los modelos de gestión; conocer la opinión de los profesionales a través de las sociedades científicas; y consultar a expertos, aspecto en el que, este año, hemos tenido la colaboración de Sedisa, cuyo presidente ha escrito uno de los artículos que integran el informe.

Hemos mencionado las principales actividades que hacemos a lo largo del año. También hacemos artículos que tienen cabida en Medical Economics o en medios como El Médico, con carácter mensual, donde vamos tocando diferentes asuntos que tienen que ver con la gestión de la Atención Primaria.

Algunas voces autorizadas han incidido en que conviene extender el modelo de colaboración público-privada no sólo a la atención hospitalaria, sino también a la Primaria, como se hace en la Comunidad Valenciana en el bautizado como “modelo Alzira”. ¿Qué le parece esa opción?

Como he dicho, en el informe hemos analizado todas las alternativas posibles a los modelos de gestión, entre ellos el “modelo Alzira” como uno de los modelos innovadores en gestión. Todos los modelos que hemos estado analizando –y lo que nos dicen los responsables de las comunidades autónomas–, tienen como objetivo mejorar la continuidad asistencial.

“La continuidad asistencial ha sido siempre nuestro caballo de batalla”

Ése ha sido siempre el caballo de batalla en el que todavía nos quedan muchas cosas pendientes: la continuidad asistencial entre Atención Primaria y Atención Especializada. Eso es lo que se ha intentado con los diferentes modelos de área única o de gestión integrada, como puede ser el “modelo Alzira”, u otros modelos de gestión integrada que, aunque no sean de concesión administrativa, también se encaminan a la integración de la gestión.

Hemos analizado todos ellos y hemos visto que están utilizando las mismas estrategias, o al menos muy similares, para lograr esa continuidad asistencial, siendo fundamental lo que es la información compartida entre Atención Primaria y Atención Especializada por medio de la historia clínica o por medio de una información fluida entre ambos niveles, así como por medio de las guías de comunicación.

En el informe citado, hablamos del modelo tradicional, de la gestión integrada, del área única… y, lo que se ve que constituye una aspiración en todas las estrategias trazadas, se refiere a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación [TIC], que se revela como uno de los elementos fundamentales para conformar esa continuidad asistencial. Eso sin menoscabo del desarrollo de otras estrategias que están más enfocadas a la gestión de los procesos entre Primaria y Especializada. Por lo tanto, en el informe concluimos que no hay evaluaciones, hechas con rigor metodológico, de los modelos que se han ido implantando, pero que puede que sean una buena forma de gestionar la asistencia a falta de esa evaluación. Reclamamos, pues, que se evalúen para ver si, realmente, están consiguiendo una mejora y resultan más eficientes o no es así. Hoy por hoy, esta evaluación para compararlos a los modelos tradicionales no existe, así que puede que sean mejores o puede que no lo sean.

JPEG - 41.8 KB
La entrevistada, durante una jornada de la Sedap.

Sin duda la Sedap defiende –como lo hace, por ejemplo, la Sociedad Española de Directivos de de la Salud: Sesida– que se profesionalice la función del gestor sanitario, una cuestión que puede combatir su excesiva dependencia del poder político, por ejemplo. ¿No es así?

Depende mucho hoy en día [el gestor sanitario, del poder político]. Creemos que es imprescindible que haya una profesionalización del gestor y que, para ello, se regule y se implante la formación y excelencia necesarias para la carrera directiva. Creemos que ésa es la mejor manera de que no se dé la dependencia de los poderes políticos. Hay que profesionalizarlo, buscar y seleccionar a los buenos gestores, también para que cumplan unos requisitos de conocimiento y de experiencia en el sector sanitario. Nuestro sector es muy complejo, y necesita que el gestor no sólo esté dotado de buena formación en gestión, sino que, además, esté provisto de un buen conocimiento del sector sanitario con el fin de poder disponer de garantías de éxito en la carrera directiva, o en la labor directiva.

Con independencia de la crisis económica, ¿está en crisis la función del directivo de la Salud?

Sí. Creo que es algo unido a la profesionalización. Lógicamente pasamos por una crisis económica, tenemos unos recursos limitados, y, sin embargo, el gestor está obligado a mantener la calidad de los servicios e incluso a mejorarlos a pesar de esa limitación. Así que se necesita de buenos gestores que puedan establecer estrategias con mucho ingenio y sean capaces de hacer participar a los profesionales para que, entre todos, pueda buscarse la mejor manera de mantener la calidad de la atención y de los servicios que se están prestando a los ciudadanos. Para eso se necesita conocimiento y experiencia en la materia.