Gestión e innovación

LA ATENCIÓN PRIMARIA DELEGA LA MAYORÍA DE LOS DIAGNÓSTICOS A LA ESPECIALIZADA

La sobrecarga hospitalaria apunta al colapso del sistema


Los países europeos promueven la integración entre niveles asistenciales, apunta Álvaro Santos

Redacción. Barcelona / Más de 30 profesionales han asistido a la primera sesión de la jornada “Encuentro con el experto”, organizada por la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic) con la colaboración de la compañía farmacéutica Novartis, y han concluido, entre otras cuestiones, que la derivación de la mayor parte de los diagnósticos clínicos a los hospitales por parte de los centros de Salud, sobrecargan la Atención Especializada y relega la Primaria al abordaje de casos banales y a la burocracia, lo que está relacionado, a largo plazo, con el el sostenimiento financiero del Sistema Nacional de Salud (SNS), aspecto muy debatido en el sector desde hace tiempo y aún más con motivo de la crisis económica iniciada hace dos años.

JPEG - 28.1 KB
Álvaro Santos.

En concreto, Álvaro Santos, ex director general de Atención Sanitaria y Calidad del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), impartió la ponencia titulada “Sostenibilidad e integración sociosanitaria como garantía de continuidad asistencial. ¿Realidad o ficción?”. Este directivo es conocido como uno de los primeros en encabezar un área de gestión que integra la Atención Primaria y la Especializada.

“El sistema sanitario español se enfrenta a una serie de retos que inciden notablemente en su sostenibilidad”, explicó. “La aparición continua de avances tecnológicos, la investigación en tratamientos, la existencia de una población crecientemente envejecida que, cada vez, se muestra más exigente en temas de salud y el desequilibrio entre Atención Primaria y Atención Especializada, son algunos de los aspectos que dificultan la continuidad del sistema sanitario en su configuración actual”.

En palabras de Santos, “Atención Primaria ha delegado, en la mayoría de los casos, su función diagnóstica en el hospital, donde se encuentran la mayoría de las pruebas de diagnóstico. Esta situación provoca que el hospital asuma más pacientes que deberían ser atendidos en Atención Primaria, con la consiguiente hipertrofia hospitalaria, mientras que Atención Primaria, cada vez más burocratizada, queda relegada a solucionar casos banales”.

“Las políticas sociosanitarias europeas apuntan a la integración de sus servicios”, expuso Santos. “Aplicar una visión integrada de la atención sociosanitaria, reduciendo en lo posible los riesgos relacionados con la equidad en la prestación de los servicios, debe ser un objetivo de primer orden para garantizar la continuidad asistencial”.

Para conseguirlo, Santos recomiendó las siguientes medidas: tomar la gestión por procesos como la herramienta clave (y, en este sentido, se debe proceder a la elaboración e implantación de rutas asistenciales de integración que aseguren la continuidad del proceso y eliminen pasos que no añadan valor y sirvan de interfase entre Atención Primaria, Atención Especializada y Servicios Sociales); utilización de modelos de gestión de calidad, ya que facilitan la gestión integrada de una organización; identificación del paciente crónico con pluripatologías mediante la aplicación de “agrupadores” que permitan, a partir del CMBD poblacional, establecer clasificación de pacientes por nivel de riesgo; introducción de sistemas de información clínicos y de gestión compartidos entre los servicios sociales y sanitarios; puesta en marcha de dispositivos de atención a domicilio, apoyándonse en las nuevas tecnologías; y participación efectiva de los ciudadanos en la gestión de los servicios sociosanitarios, lo que puede convertirse en un potente instrumento que contribuya a la sostenibilidad del sistema y a la integración sociosanitaria.