Gestión e innovación

DURANTE EL CONGRESO NACIONAL DE LA SEMI EN OVIEDO

Los internistas resaltan el papel de la especialidad en los hospitales comarcales y de tercer nivel


Este especialista desempeña una función esencial en el seguimiento de patologías como el ictus

Leire Sopuerta Biota. Oviedo / Una de las mesas organizadas en el XXXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna ha debatido sobre el papel de la Medicina Interna en los hospitales comarcales y de tercer nivel. Pilar Román, del Servicio de Medicina Interna del Hospital General de Requena (Valencia) y Ramón Pujol, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Bellvitge han mostrado opiniones encontradas aunque ambos han concluido que el internista no debe ser excluyente con ningún entorno.

Pilar Román ha defendido que en el hospital comarcal “la atención especializada de enfermedades médicas corre a cargo, fundamentalmente, de los internistas”. En su ponencia también ha explicado que generalmente un internista es el jefe del Servicio o Departamento que coordina la función de los internistas y la del resto de especialidades médicas como cardiología, neumología, neurología o digestivo. Y que sólo se remite a pacientes al centro de tercer nivel cuando precisan de pruebas diagnósticas o tratamientos más sofisticados. Además, ha resaltado que el internista forma equipo con el resto de los especialistas y médicos de Primaria. Una relación que es más fácil en los hospitales más pequeños, lo que a su vez favorece una mayor eficiencia en la asistencia y una mejor continuidad de la asistencia del paciente. Pero también ha explicado las dificultades en estos centros. “La limitación de este tipo de hospitales es la carencia de ciertas técnicas o la ausencia de superexpertos en determinadas situaciones que obligan a trasladar a algunos pacientes para recibir la asistencia más adecuada”.

JPEG - 31.1 KB
Ramón Puyol.

Ramón Pujol, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Bellvitge, cree que el hospital de tercer nivel se diferencia del comarcal en que recibe pacientes de otros centros porque dispone de más herramientas diagnósticas y terapéuticas; además de la posibilidad de trabajar equipos en multidisciplinares ante patologías complejas. En este tipo de hospitales el internista tiene una función importante, además su papel está más definido, “ejerce de abogado del paciente porque el internista se preocupa de que el paciente tenga un medico de verdad, que atienda al enfermo, tan rodeado de maquinas”. La capacidad de investigación y docencia es mayor en los hospitales de tercer nivel que en los comarcales. Al igual que la posibilidad de tener un mejor curriculum. En este sentido, también en el tercer nivel hay más recursos para ensayos clínicos, protocolos o modelos organizativos innovadores. Todo ello implica que el residente elige formarse en el hospital de tercer nivel porque cree que tiene más posibilidades. Pero a pesar de todo ello cree que “internista tercer nivel no ha de ser excluyente del resto de entornos”.

El internista y el tratamiento del ictus

Miguel Camafort del Servicio de Medicina Interna del Hospital Comarcal de Mora d`Ebre (Tarragona), ha participado en el Congreso de la SEMI para defender el papel del internista en el tratamiento de los pacientes con ictus, sobre todo en los hospitales comarcales. En estos centros, los internistas tratan a los pacientes con esta patología, por lo que Camafort resalta la importancia de que conozcan a estos pacientes y sus peculiaridades. “El ictus es la segunda o tercera causa de ingreso en los Servicios de Medicina Interna”, de ahí que insista en que se requieren de tratamientos y protocolos que deben conocer los internistas. La formación, como siempre, es fundamental”, ha dicho.