Gestión e innovación

SEGÚN UN ARTÍCULO PUBLICADO EN THE NEW ENGLAND

Las `listas de verificación´ bajan a la mitad las complicaciones en quirófano


El Hospital Universitario de Canarias celebra la cuarta edición de las Jornadas de Calidad y Seguridad
JPEG - 50.2 KB
Joaquín Estévez, secretario general técnico de la Fundación Ad Qualitatem y presidente de Sedisa, e Ignacio López Puech, gerente del HUC.

Javier Barbado. Madrid / Un estudio publicado en enero de 2009 en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine ha demostrado que la aplicación sistemática de las llamadas listas de comprobación o de verificación (check list) en la actividad del quirófano, reduce a la mitad las complicaciones de la operación en incluso la mortalidad en un 30 por ciento, según ha recordado a este periódico Ángel Antonio Hernández Borges, jefe de la Unidad de Calidad del Hospital Universitario de Canarias (HUC), a propósito de la cuarta edición de las Jornadas de Calidad y Seguridad, celebradas en el centro a principios del mes a partir del lema “Innovar para mejorar”.

Si conclusiones de esta índole se aplicaran a los fármacos –razonó este especialista–, ningún gestor sanitario pondría objeción alguna para autorizar su uso, si bien “lo duro de verdad es implantar y mantener en el tiempo” este tipo de protocolos. Por lo general, se trata de actividades de registro que “fragmentan” las tareas importantes en etapas, les asignan elementos o ítems y sirven para controlar su aplicación. Según Hernández Borges, las check list se utilizan con mucha frecuencia en una gran variedad de ámbitos como, por ejemplo, en la industria aeronáutica, donde sirven para verificar que el despegue, el aterrizaje y el propio vuelo transcurren de la manera adecuada. “Nosotros hacemos lo mismo con ellas en la atención sanitaria, donde se convierten en una herramienta tan simple como potente”, concluyó.

Por otra parte, el encuentro sirvió para analizar sistemas de acreditación de la calidad técnica y asistencial de los servicios hospitalarios. El HUC, en concreto, se vale del modelo EFQM y de las normas ISO, de acuerdo Hernández Borges, lo que no obsta para que se el centro se muestre receptivo a otros métodos de evaluación como, por ejemplo, el propuesto por la Fundación Ad Qualitatem y que fue mostrado en una ponencia específica por su secretario general, Joaquín Estévez.

Para el director de las jornadas, el modelo acreditativo de esta entidad es “muy interesante” y, de hecho, parte de las mismas premisas que el EFQM, sólo que “intenta hacerlo un poco más cercano al lenguaje sanitario; es decir, que no sea tan genérico y tan industrial”.

Sistemas de información y trabajo en equipo

Por último, Hernández Borges destacó las ponencias relacionadas con la Seguridad del Paciente, “uno de los asuntos en los que más se está avanzando en los últimos años”, y, en concreto, las palabras de Paloma Leis García, gerente de Aenor, quien aseguró que merece la pena tratar de ordenar las actividades que gestionan este importante aspecto de la asistencia sanitaria. Asimismo, en el segundo día de las jornadas, se hizo un repaso de la historia de la informática y su relación con la Sanidad y la atención hospitalaria, y también se analizó la trascendencia del trabajo en equipo dividido en unidades, porque se sabe de su buena marcha depende “que las cosas vayan bien”.