Enfermería directiva

ANA ISABEL DÍAZ CUASANTE, DIRECTORA DE OPERACIONES Y ENFERMERÍA DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO FUNDACIÓN ALCORCÓN

“El modelo de área y unidad asistencial nos caracteriza”


El centro separa las zonas de ingreso de las consultas y las salas de pruebas diagnósticas

Javier Barbado. Madrid / A partir del 1 de diciembre se lleva a la práctica, en la Comunidad de Madrid, la Ley de Libre Elección en lo que atañe a los hospitales. Desde el 15 de octubre, la normativa se pone en marcha en los centros de Atención Primaria. El paciente podrá escoger, a partir de ahora, médico, enfermera y centro. Además, la normativa lleva implícita la instauración de un área única en la Comunidad, en lugar de las once ahora existentes, es decir, se reducen los puestos directivos en la Atención Primaria. Pero, ¿cómo afectará al directivo hospitalario la nueva norma, y, en concreto, al gestor de equipos enfermeros? La entrevistada analiza este punto en el inicio de la conversación y responde a cuestiones concretas sobre la Fundación Hospital Alcorcón. Así, explica el contenido de los proyectos firmados con el Ayuntamiento, la acreditación de que se dispone para impartir docencia en áreas del conocimiento enfermero o, incluso, la estructura arquitectónica del centro.

Es inminente la aplicación en Madrid del área única de salud como parte implícita de la libre elección de médico, enfermero y centro. ¿Cuál es su opinión sobre este importante cambio estructural?

Los cambios, en ocasiones, producen alarmas, dudas y rechazos. Hasta que comience el proyecto no vamos a saber exactamente, en realidad, la repercusión que tiene y los problemas que se puedan crear (en caso de que se creen; y, si es así, los resolveremos).

Pero, ¿cómo cree que va afectar en la práctica a la vida hospitalaria? Se puede pensar, por ejemplo, que una avalancha de pacientes escoja a un mismo especialista o centro…

Podemos prever que algún área asistencial estrella de nuestro hospital, quizá tenga una mayor demanda y eso pueda ocasionar que haya una lista de espera… En todo caso, se trataría de resolver esa situación una vez que se produjera, si es que se produce. Ahora se trata sólo de conjeturas.

¿Se harán listas de indicadores por especialistas o por hospitales?

Tenemos los indicadores propios del modelo organizativo actual. Con respecto al nuevo modelo, estamos trabajando para ver las posibles repercusiones. Pero, como le digo, en un principio se está haciendo una proyección de futuro sin datos concretos porque, realmente, no conocemos con exactitud la magnitud del problema. Se están habilitando las agendas… Todo lo que es poner en marcha el funcionamiento de la libre elección.

Usted ha explicado que, en su hospital, está implantado un modelo basado en cuidados por área asistencial. ¿Puede aclarar, con ejemplos de su rutina de trabajo, esta manera de dirigir y de organizarse en un centro hospitalario? ¿Es un modelo característico del centro, o también existe en otros hospitales que no son fundaciones?

El modelo de trabajo con áreas asistenciales es característico de nuestro hospital. Están agrupadas y se dividen, a su vez, en unidades asistenciales. Veamos las ventajas que tienen por medio de algún ejemplo: el área asistencial de cirugía. Es un área que está ubicada en el hospital en un bloque, en un edificio que recoge todas las unidades asistenciales en las cuales está dividida el área asistencial general de cirugía. Eso hace que sea mucho más dinámico el trabajo, que sea más operativo… Lo tenemos todo agrupado desde el punto de vista de los recursos materiales y, desde el punto de vista de los recursos humanos, los profesionales que trabajan en esas áreas asistenciales que son homogéneas, así como en las unidades asistenciales, tienen unas competencias y unos perfiles parecidos.

A la hora de hacer los protocolos, los hacemos generales, de trabajo, de cuidados… de las áreas asistenciales, y también específicos de las unidades asistenciales.

De acuerdo con nuestra información, el hospital acaba de ser acreditado para impartir formación en el área de la Enfermería Pediátrica. Ya lo estaba en el ámbito de las matronas y se prevé que se le reconozca esta función en los ámbitos de la Salud Mental y la Salud Laboral. ¿Es así?

Sí, efectivamente: es correcto. Recientemente se nos ha concedido una acreditación. Para ser exactos, en el mes de septiembre se nos confirmó que la Unidad Docente Multiprofesional de Enfermería Pediátrica había sido acreditada, lo cual para nosotros es un orgullo.

Dentro de las líneas estratégicas de la Dirección de Enfermería, se encuentra conseguir la acreditación del resto de las especialidades de Enfermería que podamos solicitar de acuerdo a la cartera de servicios que tenemos en el hospital. Es decir, no podemos solicitar [acreditación] para todas las especialidades de Enfermería, que son siete (por ejemplo, geriatría: el hospital no dispone de ella en su cartera de servicios).

Nos queda por solicitar Salud Mental (estamos trabajando en ello) y la de Salud Laboral. Se trata de obtener la acreditación de todas las especialidades en que sea posible tener enfermeras especialistas.

En el quinto Encuentro Internacional e Interuniversitario de Gestión Sanitaria, celebrado el pasado septiembre en la Universidad Europea de Madrid, los asistentes al curso –muchos de ellos de nacionalidad chilena, ya que forma parte de un programa de la Universidad Andrés Bello de Chile– se extrañaron de que, en apariencia, se diese menos importancia en España a la figura del psicólogo clínico como complemento y refuerzo de la atención enfermera. ¿Es una percepción acertada y, en todo caso, cuál es su opinión personal?

Efectivamente. Todo apunta a que, en Chile, la figura del psicólogo clínico tiene unas competencias diferentes a las que desempeña en España. Tenemos que tener en cuenta que hablamos de dos sistemas sanitarios diferentes, por lo que es difícil establecer comparaciones.

Creo que la percepción que obtuvieron los congresistas no era del todo acertada. Pienso que es necesario profundizar mucho más en el tema y conocer nuestro sistema sanitario. En el hospital tenemos dos psicólogos. Es cierto que no son psicólogos clínicos; ambos forman parte de la plantilla del hospital y están en el Departamento de Recursos Humanos, concretamente en formación y selección de personal.

Si se considera necesaria en el hospital la intervención del psicólogo, la opción que tenemos para los pacientes ingresados es la de derivarlos, en el momento de darles el alta y si lo consideran apropiado los profesionales, al centro de Salud Mental, donde sí existe la figura del psicólogo clínico.

Según declaró en ese mismo foro, la Fundación Hospital Alcorcón ha firmado cuatro proyectos de área de Salud con el Ayuntamiento. ¿Puede explicarnos en qué consisten?

Son exactamente cuatro grupos de colaboración que tenemos con el Ayuntamiento de Alcorcón. El primero es el denominado Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna. Este grupo comenzó sus actividades en diciembre de 2008, y la persona de nuestro hospital responsable de esta colaboración es la supervisora matrona del Bloque Obstétrico y de Hospitalización Obstétrica, y además cuenta con la colaboración de Lactancia Materna.

Las actividades que se realizan son reuniones mensuales, gratuitas, por lo general el primer martes de cada mes, con una duración aproximada de dos horas y en un centro cívico (en concreto el Centro Cívico de los Pinos).

A él asisten madres y mujeres embarazadas del área 8 (todavía está en vigor esta área sanitaria) que están interesadas en la lactancia materna. Estas reuniones se publicitan en el hospital y en la web de la Liga de la Leche.

El segundo programa que tenemos es un programa de salud dirigido a personas mayores. Esta colaboración ha comenzado a principios de este año, y las personas de nuestro hospital que son responsables de esta colaboración son dos supervisores de la Unidad de Cardiología y Hemodinámica, y el supervisor de Hospitalización Médica y de Especialidades.

Las actividades de este programa se centran en diversas materias: la salud, el deporte, la nutrición, el ocio… con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores. El martes 19 [de octubre], el supervisor de Cardiología del Centro de Salud Ramón y Cajal, titulada Cuidando tu corazón, cuidas tu vida En enero tenemos prevista una conferencia de título Pérdidas de memoria, demencias y trastornos cognitivos impartida por el supervisor de Medicina Interna.

El tercer proyecto es el Pacto Ciudadano contra la violencia, que se crea en 2008. A lo largo de todo este tiempo se han realizado diferentes actividades y se han adquirido una serie de compromisos por parte de cada una de las asociaciones participantes y de la Concejalía de la Mujer del Ayuntamiento de Alcorcón. La persona responsable de este proyecto es enfermera y es la presidenta de la Comisión de Violencia Intrafamiliar del hospital. Se reúnen un promedio de tres-cuatro veces al año y mantienen una comunicación fluida, por medio del correo electrónico, para hacer un seguimiento de los compromisos adquiridos y evaluar su seguimiento. Se participa en los actos que promueve la Concejalía (por ejemplo, al acto de conmemoración del Día Mundial de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina o las actividades que se realizan para conmemorar el Día de la Mujer Trabajadora, y, por supuesto, todos los 25 de noviembre, que es el Día Internacional de Erradicación de la Violencia de Género).

Como último proyecto debo mencionar el Consejo Local de Atención a la Infancia y a la Adolescencia, que se creó en noviembre de 2008. Es un órgano colegiado, de coordinación de las distintas administraciones públicas, y participan entidades, asociaciones y organizaciones que tienen una iniciativa social que incide en la calidad de vida de los menores. Su objetivo es fomentar y articular la participación social de los niños y de las niñas y de cuanto contribuye a la expresión y conocimiento de sus intereses y necesidades. El responsable de este programa es nuestra supervisora de la Unidad de Pediatría y Neonatología.

La Fundación Hospital Alcorcón está construida siguiendo un línea arquitectónica de techo bajo, es decir, de grandes superficies en un conjunto que tiende a ser horizontal. Hay quien objeta a este diseño el tiempo perdido en los desplazamientos. ¿Qué opina como enfermera?

En estos momentos, efectivamente los nuevos hospitales que se construyen (y tenemos ejemplos en Madrid) son todos de arquitecturas horizontales, porque es lo que los profesionales y los expertos consideran que responde a una arquitectura más humanizada.

Las arquitecturas horizontales facilitan la circulación interna, y, concretamente nuestro hospital, está muy bien diseñado y estructurado. Tiene una zonificación por áreas en las cuales se permite diferenciar las áreas asistenciales de las que son propiamente del bloque técnico. Esto hace que se facilite bastante la intimidad de los pacientes y le aporta al hospital una gran cantidad de luz natural. Los hospitales verticales, propios de los centros que podríamos llamar de arquitecturas antiguas, se está más limitado y se depende más de las barreras arquitectónicas (ascensores…). En este caso, esas barreas se salvan y, siempre que el hospital esté bien diseñado y estructurado, eso facilita mucho las cosas. Yo tengo la experiencia de que facilita mucho el trabajo a los profesionales y mejora la calidad de vida de los pacientes, aunque pudiera tener el tópico de que haya grandes distancias: no es tanto como parece.