En primera persona

ENRIQUE PALAU, DIRECTOR DE DESARROLLO ESTRATÉGICO EN SANIDAD DE ATOS ORIGIN

“Es posible la colaboración público-privada para las TIC”


Las nuevas fórmulas financieras y gestoras pueden tener éxito si se aplican en este campo

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid / Las nuevas fórmulas financieras y gestoras empleadas en la construcción de hospitales y en la asistencia sanitaria no tienen por qué excluir otros servicios como las TIC. Según explica el director de Desarrollo Estratégico en Sanidad de Atos Origin, Enrique Palau, existen experiencias de este tipo desarrolladas por la compañía en otros países. Por eso no duda de que España debe seguir el sendero de esos proyectos y fomentar la iniciativa privada relacionada con las TIC en el sistema sanitario público.

¿Hasta qué punto ve las TIC como una manera de combatir la crisis económica?

Son una herramienta imprescindible para modernizar las organizaciones sanitarias desde el punto de vista de su funcionamiento interno, de su operativa, y para relacionar a las organizaciones sanitarias con sus usuarios, que son los pacientes.

Por lo tanto, [son importantes] en la medida en que hacen falta para mejorar la eficiencia operativa de las organizaciones, y también para conseguir todos esos paradigmas en la Sanidad de los que se viene hablando desde hace años (como, por ejemplo, la continuidad asistencial, la gestión del paciente crónico o la asistencia sociosanitaria). Hoy día, hacer todo eso requiere, necesariamente, utilizar tecnologías de la información.

En mi opinión, si todavía no se han logrado todo esos paradigmas, ha sido porque no se han utilizado las tecnologías de la información con la amplitud que se ha hecho en otros sectores de la economía, por ejemplo la banca. Ésta, desde hace muchos años, ha sido capaz de cambiar todo su funcionamiento interno, incluida su relación con los clientes y gracias sólo al uso de las tecnologías de la información. Y, por supuesto, gracias también a cambios organizativos (pero que se apoyan en todo caso en el uso de las tecnologías de la información).

Atos Origin acaba de firmar un convenio con la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) por el que ambas entidades se comprometen a fomentar el uso de las TIC en la Sanidad. ¿Por qué les interesa el sector sanitario?

Para Atos Origin la Sanidad es una apuesta estratégica. Hace ya años, Atos Origin decidió trabajar en el mundo de la Sanidad. Coincidimos con Sedisa en cuanto tiene que ver con la necesidad de conseguir que las organizaciones sanitarias resulten eficientes y sostenibles. Coincidimos también en la consideración de que los profesionales y los directivos son elementos imprescindibles en las organizaciones sanitarias, y creemos que es importante compartir con Sedisa información, ideas, organización de eventos y promoción de iniciativas que, en definitiva, puedan redundar en una mejor formación y desarrollo profesional de los directivos y profesionales sanitarios en el ámbito de las tecnologías de la información.

Ése es el fundamento básico del acuerdo de Sedisa con Atos Origin Salud, que luego se plasmará en ideas y objetivos concretos, el primero de los cuales es nuestra participación en una mesa redonda durante las próximas jornadas de Sedisa en noviembre.

¿Puede adelantar el contenido de esa mesa redonda?

Sí. El lema global de la jornada es ¿La gestión sanitaria en entredicho? Impacto del escenario de crisis económica sobre las formas de gestionar, y nosotros vamos a participar en una mesa aportando nuestra visión desde del mundo de las tecnologías de la información. Básicamente [analizaremos] cómo creemos que, en este momento de crisis, las organizaciones en general –y las sanitarias en particular–, pueden utilizar las tecnologías de la información y pueden llegar a utilizar más –y no menos, como parece que sería lógico en momentos de crisis– las tecnologías de la información para salir de ella y, bueno, para ser más eficientes. De eso hablaremos.

Usted ha dicho, durante la firma del convenio con Sedisa, que las autoridades deben concentrarse en buscar nuevas fórmulas de financiación de las TIC en la Sanidad pública. Porque, según ha razonado, de lo que no cabe duda es de la eficiencia de esta tecnología. ¿Cuáles pueden ser esos nuevos modelos financieros?

Hay publicaciones y, si quieres, algún “cuerpo de doctrina” en la literatura, que demuestran que la utilización de tecnologías de la información en la Sanidad consigue ventajas y resultados en orden a la mayor eficiencia y a la mayor seguridad de la asistencia. De eso hay datos publicados, es decir, no es que haya que demostrarlo, sino que ya lo está.

Otra cosa es que en nuestro medio, en nuestro ambiente, haya que hacer determinadas materializaciones de esas ventajas, y que nuestros responsables sanitarios tengan elementos de decisión a favor de las tecnologías.

El otro asunto reside en lo que hemos llamado “fórmulas imaginativas” o nuevas fórmulas de financiación de las tecnologías. En concreto, yo creo –y además tenemos experiencia en Atos Origin, no en España, pero sí en otros países donde trabajamos– que es posible acudir a fórmulas de financiación público-privadas también para invertir en tecnologías de la información (no sólo para construir hospitales).

Creemos que, en España, la ley permite esas experiencias nuestras en otros países. La ley ya contempla la colaboración público-privada en varias formas, así que creemos que es posible, que los números salen para ambas partes: para el socio tecnológico y para el socio sanitario.

¿Han propuesto en Atos Origin esa fórmula a algún gobierno autonómico?

No. Vamos a empezar ahora a difundir un poco la propuesta, y ésta es una de las cosas que yo llevaré a las jornadas de Sedisa, por ejemplo.

Dado que este periódico se dirige a directivos de salud, nos gustaría rescatar su etapa como directivo.¿Puede recordarnos su trayectoria profesional?

Yo soy médico y trabajé en calidad de clínico asistencial durante 18 años. Luego he sido subdirector médico, primero, y director médico, después, en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Más tarde estuve trabajando en el extinto Insalud y, luego, después de las transferencias, fui al Servicio Madrileño de Salud antes de trabajar en el sector privado.

Desde que trabajé en el Insalud, en la calle Alcalá, me dediqué solamente al campo de las tecnologías, como la telemedicina, y a su aplicación al mundo de la Sanidad, cosa a la que también me dedico ahora, sólo que en el sector privado.

¿Cómo ve ahora, con la perspectiva del tiempo, el Hospital Clínico San Carlos?

No conozco muy bien su situación actual, pero, por referencias, sé que ha avanzado mucho, y, en términos de tecnología de la información, ahora está a la cabeza de los hospitales madrileños bajo la dirección de José Soto.