Gestión e innovación

SÓLO SUPONEN EL 0,25 POR CIENTO DEL GASTO SANITARIO

Industria y directivos defienden las vacunas por su eficiencia y bajo coste


Sedisa y Sanofi Pasteur MSD se comprometen a realizar actividades conjuntas

Javier Barbado. Madrid / La relación entre coste y eficiencia en materia de prevención sanitaria no deja lugar a dudas , y por esa razón cabe preguntarse, entre otras cosas, por qué muchos hospitales disponen de poco personal en su servicio de Medicina Preventiva, por qué no se tiene en cuenta el gasto generado por las infecciones nosocomiales o por qué los médicos y enfermeros tienden a no ponerse la vacuna de la gripe común.

JPEG - 49.9 KB
Lourdes González, gerente de Sedisa; Joaquín Estévez; Sergio Montero y Pedro Alsina, director de Relaciones Institucionales de Sanofi Pasteur MSD, durante la firma en Madrid del convenio / J.B.

Éstas son algunas de las conclusiones esbozadas por los representantes de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y de la compañía farmacéutica especializada en vacunas Sanofi Pasteur MSD, durante la firma de un convenio por el que ambas entidades se comprometen a “promover iniciativas conjuntas para la realización de estudios, además de actividades conjuntas tales como cursos, congresos y seminarios”.

Tanto el presidente de Sedisa, Joaquín Estévez, como el director general de Sanofi Pasteur MSD, Sergio Montero, atribuyeron parte de las deficiencias en materia de prevención sanitaria al inexplicable rechazo de muchos profesionales a vacunarse, por ejemplo, de algo tan popular y conocido como la gripe estacional, máxime cuando está demostrada la eficacia y el ahorro que trae consigo hacerlo. De hecho, el coste de las vacunas oscila entre el 0,25 y el 0,30 por ciento del gasto sanitario y equivale a poco más del 1 por ciento del total de la factura farmacéutica.

JPEG - 35.7 KB
Montero y Estévez, tras firmar / J.B.

Para Montero, la psicología del sanitario incluye razonamientos del tipo “esto no me va a ocurrir a mí” a la hora de prevenir enfermedades como la gripe, lo que puede explicar en parte que sean reacios a ponerse la vacuna. En cualquier caso, a su parecer la vacunación “tiene dos enemigos”: el hecho de que dejemos de temer a la enfermedad porque desaparece (y aludió a la poliomelitis para reforzar su argumento, ya que el último caso documentado en España de esta enfermedad con vacuna data de 1987), y, en segundo lugar, “la percepción del riesgo-beneficio”, es decir, “si a uno le duele la cabeza, se toma paracetamol o ibuprofeno a pesar de los posibles efectos adversos porque el dolor se manifiesta ahora”, mientras que, en el caso de las vacunas, el beneficio no se percibe de manera tan directa.

En cuanto a las acciones que promoverán de la mano el laboratorio mencionado y Sedisa, colectivo que agrupa a directivos del sector en toda España, cabe destacar, por su proximidad en el tiempo, la presencia de la compañía farmacéutica en la Jornada Nacional de Sedisa, que se celebra el próximo 18 de noviembre, y en el Congreso Nacional de Hospitales, que reunirá a miles de gestores y profesionales del sector en Madrid a finales de abril de 2011. Además, el convenio también contempla un acuerdo de asesoramiento recíproco y el posible intercambio de información y documentación entre ambas entidades.