GESTIÓN Autonómica

BALANCE DEL 2009 PRESENTADO POR PILAR FARJAS

Crece la espera quirúrgica pero baja en las operaciones prioritarias


Redacción. Santiago de Compostela. La comunidad gallega cerró el pasado 2009 con una demora media de 79 días para operarse, nueve más que al final de 2008, y “por primera vez” la espera para pacientes con patologías urgentes de prioridad uno bajó de los 30 días establecidos en el Sistema Nacional de Salud y se situó en 28.

JPEG - 51.7 KB
La consejera de Sanidad Pilar Farjas.

Así lo ha anunció en una rueda de prensa la consejera de Sanidad, Pilar Farjas, en la que analizó el resumen de actividad quirúrgica de 2009 sobre el que subrayó que, “por primera vez, Galicia ha cumplido el tiempo de espera en pacientes de prioridad uno”, en los que está indicada una intervención por cáncer, cardiopatías, enfermedades neurológicas, respiratorias o digestivas. Al respecto, afirmó que la disminución fue del 30 por ciento con respecto al mismo periodo de 2008, cuando era de 40 días.

En este sentido, comentó que se centró el esfuerzo en 2009 en reducir el tiempo de espera en pacientes de prioridad uno y aseguró que “fue posible por la importante implicación de todos los servicios clínicos de los hospitales”. Resaltó al respecto que se “ha dado el primer paso para que el Sergas centre su actuación en la prioridad del paciente”.

Farjas incidió en la “reducción drástica” de la demora para las intervenciones en enfermedades prioritarias, siendo significativa en cirugía cardíaca, con una disminución del 86 por ciento en adultos y del 100 por ciento en infantil; del 56 por ciento en cirugía vascular; del 52 por ciento en cirugía torácica; y del 45 por ciento en oftalmología.

Sin embargo, la titular de la Administración sanitaria sostuvo que no se dan por satisfechos “mientras se mantengan pacientes” en tiempos de espera superiores a los recomendados. En el caso concreto de prioridad 2 Galicia se sitúa en 75 días—frente a los 60 establecidos por real decreto—y en 84 para los de prioridad 3 —en la que no hay límite fijado—. Para mantener los ratios, Farjas matizó que por cada intervención de prioridad tres hay que hacer seis de prioridad uno.

Operaciones y consultas

El año pasado se realizaron en los hospitales del Servicio Gallego de Salud (Sergas) un total de 64.844 operaciones quirúrgicas en jornada ordinaria, lo que supone 3.025 más que el año anterior, que conlleva un aumento del cinco por ciento frente a 2008 y del nueve por ciento con respecto a 2005 –año en que también gobernaba el PPdeG en la Xunta–.

En cuanto a las primeras consultas, que crecen por tercer año consecutivo, en 2009 se realizaron 1.288.766 y 2.544.000 consultas sucesivas; frente a las 1.269.605 y 2.430.083 registradas en 2008, respectivamente. Farjas hizo hincapié en el incremento de la actividad ordinaria de consultas, con 133.080 más que el año anterior, lo que supone un aumento del cuatro por ciento.

La consejera puntualizó que la espera en primeras consultas no se puede comparar con los datos de años anteriores, porque no recogían a los pacientes incluidos en agendas dinámicas o en reprogramación—pendientes de cita—. La demora media al cierre de 2009 era de 69 días, frente a los 65 del ejercicio anterior, aunque Farjas matizó que de haber incluido a esas personas habría subido a 70 en 2008.

Por todo ello, consideró que los datos de cierre de actividad y la situación de pacientes en lista de espera en Galicia a final de 2009 constatan que con el trabajo conjunto de los profesionales el sistema sanitario gallego tiene la capacidad de mejorar la actividad ordinaria, “priorizando la atención a los pacientes más graves”. También valoró que, por primera vez el Sergas disponga del tiempo medio de espera en pruebas necesarias para resolver una consulta.

“Si trabajamos conjuntamente con los profesionales el sistema gallego tiene una gran capacidad de mejora y de incremento de la actividad ordinaria, tanto diagnóstica como quirúrgica”, insistió la consejera, quien añadió que en los centros sanitarios se “ha superado el 70 por ciento del rendimiento quirúrgico”, que en España se sitúa en un 85 por ciento.