GESTIÓN Autonómica

ESTÁ BASADO EN UN PROGRAMA PREMIADO EN EL II CONGRESO NACIONAL DE ATENCIÓN A ESTE TIPO DE PACIENTES

La Fe implanta un modelo pionero de atención a crónicos


En 2020, el 78 por ciento de las actuaciones sanitarias se dirigirán a personas con esras patologías

EP. Valencia / El nuevo Hospital La Fe implantará un novedoso modelo de atención a enfermos crónicos pionero en España que se está poniendo en marcha ya en el Departamento de Salud Valencia La Fe, y que funcionará al cien por cien a lo largo de 2011, cuando se ubique en las nuevas instalaciones del bulevar sur.

JPEG - 32 KB
El director del Hospital La Fe de Valencia, Melchor Hoyos.

El objetivo de este programa, tal y como destaca Bernardo Valdivieso, director de Planificación del Hospital La Fe y coordinador de este proyecto, “es mantener a los enfermos con patología crónica tan independientes y estables como sea posible, para incrementar así su calidad de vida, su satisfacción y la de sus cuidadores. Del mismo modo, se busca reducir los consumos derivados de los periodos de empeoramiento y los reingresos hospitalarios, ya que al estar más estables se reducen las recaídas.” Este nuevo modelo de atención al paciente crónico es posible gracias al apoyo del profesional, a la prevención, a la detección temprana de la cronicidad, a la correcta gestión de la enfermedad y al uso de diversas herramientas de telemedicina. Estas tecnologías de la comunicación deben permitir incrementar la eficiencia de los procesos y garantizar la continuidad, disponibilidad y accesibilidad de la información para profesionales, pacientes y cuidadores.

Proyecto piloto con un 76 por ciento menos de ingresos

Para evaluar la implantación de este programa se ha puesto en marcha de forma piloto con dos grupos de pacientes crónicos avanzados: los pacientes con cáncer activo sin tratamiento de cura y necesidad de cuidado paliativo, y los pacientes con insuficiencia cardiaca de gravedad media y/o alta. Este nuevo Programa de Gestión de Enfermedades Crónicas fue premiado en el II Congreso Nacional de Atención al Paciente Crónico, celebrado en febrero en Santiago de Compostela.

En el grupo de pacientes con cáncer activo en fase de cuidados paliativos, se incluyó un total de 327 pacientes con un seguimiento promedio de 80 días, durante el que recibieron, de forma programada, una llamada semanal por parte de la enfermera gestora y una visita semanal o quincenal en el domicilio por parte del médico o de la enfermera. Los pacientes presentaron un adecuado control de los síntomas, en el 73 por ciento de los casos se obtuvo una muerte digna en el propio domicilio, se derivaron menos de un cinco por ciento de los casos al hospital y, en todo momento, se alcanzó un alto grado de satisfacción por parte de los cuidadores.

Por otro lado, en el grupo de pacientes con condición crónica de insuficiencia cardiaca, que habían ingresado al menos una vez en el último año, se incluyeron 50 pacientes, con un seguimiento de un año. Tras este tiempo, se realizó una evaluación de los pacientes y se comprobó un mejor control, una mejor calidad de vida y una disminución del 73 por ciento de reingresos, del 77 por ciento de las estancias hospitalarias y del 61 por ciento de las atenciones en urgencias.

Además, al paciente crónico con insuficiencia cardiaca que participó en el estudio piloto se le entregó un “kit del paciente” que permitía transmitir instantáneamente desde dispositivos móviles (teléfonos) a equipos informáticos del hospital variables tomadas con un aparataje específico al enfermo, como la presión arterial o el pulso, así como la situación clínica a través de breves cuestionarios.

La enfermera “gestora de casos”

Todos estos datos remitidos al hospital quedan incorporados al historial clínico y son analizados por los profesionales, de forma que se puede detectar a tiempo una recaída. Aparece aquí la figura de la enfermera “gestora de casos” para el seguimiento a distancia de los pacientes crónicos complejos, y se impulsa la Atención Domiciliaria y las alternativas a la hospitalización tradicional.

Del mismo modo, el sistema sanitario debe adaptar los procesos para conseguir una atención integrada, de manera que se coordinen los recursos implicados bajo la filosofía de “gestión del caso”. Esto significa que la Enfermería se encarga de identificar al paciente, evaluar sus necesidades, planificar su cuidado y supervisar y personalizar cada seguimiento.

Asimismo, esta atención integrada precisa una correcta coordinación entre la Atención Primaria y la Atención Especializada, ya que las condiciones crónicas requieren un contacto prolongado y regular con el sistema de salud que garantice una atención proactiva, apropiada y segura. Del mismo modo, se potencia la educación sanitaria del paciente y cuidador y la incorporación de nuevas tecnologías para asegurar que la información se comparta entre centros.

Las enfermedades crónicas representan el 80 por ciento de los ingresos

En la actualidad, el 60 por ciento de la población adulta de la Comunitad Valenciana padece algún tipo de enfermedad crónica, su atención representa el 48 por ciento de las actuaciones sanitarias, y las previsiones apuntan a un 78 por ciento en el año 2020. Las cardiopatías, los accidentes cerebro-vasculares, la demencia y el cáncer son las patologías que más casos crónicos aportarán al sistema sanitario. Concretamente, en la Comunitad Valenciana las enfermedades circulatorias y del aparato respiratorio y digestivo, junto a los desórdenes mentales, constituyen el 80 por ciento de los ingresos hospitalarios.

Las cifras de pacientes crónicos registradas en la actualidad suponen el 80 por ciento de las consultas en Atención Primaria y casi el 70 por ciento de las urgencias. De estos elevados porcentajes se deriva la necesidad de aplicar un sistema que proporcione un mayor nivel de satisfacción de los pacientes, racionalice los recursos destinados a esta franja de la población, y proporcione la mejor atención posible.