Gestión e innovación

PROPONE ACORTAR EL PLAZO PARA FIJAR EL PRECIO DE LOS MEDICAMENTOS

Ana Pastor aboga por un modelo sanitario que premie “a quien trabaja”


La secretaria de Política Social del Partido Popular pide “reformas estructurales” que garanticen la viabilidad del sistema
JPEG - 34.9 KB
Pastor, en San Lorenzo de El Escorial.

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid / La secretaria de Política Social del Partido Popular, Ana Pastor, ha declarado que el actual modelo de retribución de los profesionales sanitarios “no incentiva a quien trabaja”, favorece la frecuentación excesiva de los pacientes a las consultas, se muestra “lento” y está dominado por la burocracia, todo lo cual exige llevar a cabo “cambios estructurales” en el Sistema Nacional de Salud (SNS) y no medidas coyunturales ante la crisis económica que afronta el Estado.

Entre las iniciativas que, según dio a entender, se han llegado a plantear por parte de otros partidos políticos, Pastor criticó cualquier fórmula de copago para financiar la sanidad y, con especial énfasis, la idea “de que paguen los pensionistas” más de lo que ya lo hacen.

Para lograr ese “cambio” en la gestión del SNS a medio y largo plazo, la también vicepresidenta segunda del Congreso de los Diputados ha instado al Gobierno central a “aumentar los recursos y la capacidad de resolución” del primer nivel asistencial, la Atención Primaria, amén de una vasta serie de medidas expuestas a lo largo de su intervención, este mes de julio, en uno de los cursos de verano que organiza la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial.

Política farmacéutica

Entre otras, la ex ministra de Sanidad insistió en que el Gobierno central acorte de dos a un solo año el plazo para fijar el precio de los medicamentos una vez que caduque la patente farmacéutica.

Según recordó, la también ex ministra del ramo, Elena Salgado, fijó en tres años el plazo para determinar ese precio en función del genérico más barato equivalente al fármaco caducado. Después el propio PSOE –matizó– marcó en dos años el tiempo autorizado para determinar el precio, pero insistió en que el partido en el que milita aboga por uno solo.

JPEG - 54.8 KB
José Ignacio Cantero, vicesecretario de la Sociedad Españolal de Médicos de Atención Primaria (Semergen), patrocinadora del curso; Ana Pastor; Jorge Matías-Guiu, presidente de la Comisión Nacional de Neurología y Jerónimo Sancho, presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Pastor citó otras actuaciones “concretas” para “cambiar” los modelos establecidos tanto en Atención Primaria como hospitalaria. Así, defendió una “cartera de reformas única” que acabe con las desigualdades entre las comunidades autónomas; el refuerzo, en el mismo sentido, de los “planes integrales de salud” y de las áreas de capacitación específica; el desarrollo de un mapa de referencias que permita eludir la duplicación de recursos y “ser más eficientes”; un sistema homologado de desarrollo profesional “que permita la movilidad de los profesionales” así como la “implantación universal de la tarjeta sanitaria, historia clínica electrónica y receta electrónica”.

En cuanto a los recursos humanos, incidió en la asignatura pendiente desde hace años en política sanitaria: elaborar un registro estatal de profesionales sanitarios. Alertó, de hecho, de que, al no haber una base de datos única, “se incumple la LOPS”. También propuso un Plan Estatal de Recursos Humanos en el Sistema Nacional de Salud “y en el sistema sociosanitario”, así como “potenciar la formación y consideración de los facultativos de Atención Primaria”.

En este aspecto recalcó que, desde su punto de vista, el sistema retributivo y de reconocimiento del desempeño también necesita cambios y, en concreto, se mostró disconforme con el modelo actual porque “no se incentiva a quien trabaja”.

Pastor se mostró, desde un punto de vista general, partidaria de “reformas estructurales” y no coyunturales: “No soy partidaria del copago ni de que tengan que pagar los pensionistas” como, dio a entender, se ha propuesto desde otros partidos. En su opinión, el actual modelo asistencial “es lento, burocrático” y favorece la frecuentación excesiva de los enfermos, por lo que hay que cambiarlo por otro “más accesible y cercano”.