GESTIÓN Autonómica

CLAUDIO BUENO, DIRECTOR GERENTE DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO DE VALME (SEVILLA)

“Esperamos un cambio cualitativo en la gestión del centro”


Asegura que la organización se halla “inmersa” en la reforma de sus sistemas de información

Javier Barbado. Madrid / Hace menos de dos meses, el Hospital de Valme de Sevilla cambió de director gerente tras la renuncia voluntaria de Laureano Fernández, que cerró una etapa de “cuatro años de eficaz gestión” según informó en su momento el Colegio de Médicos de la capital andaluza. Desde entonces ostenta la gerencia del centro Claudio Bueno Mariscal, quien fue el subdirector médico desde enero de 2007. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, ha desarrollado su vasta experiencia profesional en las provincias de Córdoba, Sevilla y Huelva. Como facultativo, ha desempeñado su labor en Urgencias Hospitalarias y en Atención Primaria. En el área de la gestión, amén de los cargos mencionados, ha sido director de la Zona Básica de Almonte y del Distrito Condado Campiña. Entre sus méritos académicos, cabe destacar un Máster en Medicina de Urgencias y Emergencias y la formación específica como Experto Universitario en Calidad de Instituciones Sanitarias. También posee experiencia docente en Urgencias y Emergencias, cursos sobre gestión de la demanda asistencial, actualización del manejo de fármacos y epidemiología.

JPEG - 45.9 KB
El director gerente del Hospital de Valme de Sevilla, Claudio Bueno.

De la subdirección médica pasa a la gerencia del hospital. Parece lógico que dispone de una experiencia previa útil en su nueva función. ¿Qué nuevos retos y obligaciones tiene como director del hospital? ¿Cuáles son las líneas estratégicas básicas que debe potenciar en el centro a medio y largo plazo?

Los nuevos retos al asumir la Dirección Gerencia del hospital se centran en la consolidación del Hospital Universitario de Valme como un Hospital de Especialidades, que cumple con sus objetivos en un marco de excelencia en la asistencia a los ciudadanos de su área. Para ello, se establece como líneas estratégicas: el desarrollo de un proyecto asistencial sólido, en el marco de la gestión clínica, con una proyección clara al área sanitaria y coordinado con los profesionales de Atención Primaria; favorecer la participación de profesionales y ciudadanos en los grandes proyectos del hospital; así como potenciar el gran impulso de investigación que tiene este centro. Por supuesto, también actuar sobre las áreas de más importancia del hospital: urgencias, hospitalización y bloque quirúrgico.

Según la información proporcionada por el hospital, su ascenso encaja en la línea del centro de reforzar la excelencia profesional, lo cual, a su vez, responde a la estrategia general del Servicio Andaluz de Salud de resaltar el peso específico de los sanitarios. ¿Es así? ¿Está dispuesto a favorecer la participación de los profesionales en las decisiones de gestión del centro?

Actualmente es la única vía posible. Los profesionales sanitarios deben participar activamente en la gestión del hospital, pasando de una estructura transversal a una estructura horizontal y favoreciendo los foros y órganos de participación.

Hábleme del relevo en la subdirección médica, ahora a cargo de la doctora Lourdes Grande. ¿Se ha reunido con ella para asesorarla?

La doctora Lourdes Grande es nuestra directora médica, no subdirectora, y hasta ahora desempeñaba su trabajo como facultativo de la UGC de Enfermedades Digestivas del Hospital Universitario de Valme, por lo que conoce muy bien el centro y su problemática. Pero, efectivamente, desarrollamos una labor muy cercana, ya que la actividad del hospital así lo requiere.

Explíqueme, por favor, la estrategia para la seguridad del paciente que, según tengo entendido, se desarrolla en el centro. ¿Forma parte de un plan autonómico?

Efectivamente, la Estrategia de Seguridad del Paciente está enmarcada en el II Plan de Calidad del Sistema Sanitario Público Andaluz. Desde nuestro centro, y en el seno de la Comisión de Calidad del hospital, hace dos años que pusimos en marcha una Comisión de Seguridad Clínica que intenta minimizar los efectos adversos que pudieran ocasionarse al ciudadano al contactar con el sistema sanitario.

Se han activado distintas estrategias de identificación del paciente, de chequeo al inicio de intervenciones quirúrgicas, y también se ha favorecido la puesta en marcha de planes de seguridad en cada una de las unidades.

El hospital acaba de concluir la implantación de la receta electrónica en todas sus unidades. ¿De qué otros sistemas de información dispone el hospital? ¿Cómo funciona hasta el momento la receta electrónica?

El hospital ha implantado la prescripción electrónica, que es la herramienta que permite que las órdenes de tratamiento del hospital se realicen en un sistema informatizado, lo cual aumenta la seguridad en la prescripción farmacéutica, y además facilita el trabajo de los profesionales que intervienen en dicha prescripción posibilitando un mejor trazado de la misma.

Por otro lado, este hospital se encuentra inmerso en estos momentos en una renovación de sus sistemas de información que esperamos que, en breve, supongan un salto cualitativo en la documentación clínica y en la gestión del centro.

Por último, hágame una breve valoración, si es tan amable, de su antecesor en el cargo, Laureano Fernández.

Laureano ha sido un gerente con una larga trayectoria en gestión y que ha posibilitado en el hospital un gran desarrollo en infraestructuras y en equipamiento tecnológico. Esto ha supuesto un gran reto para todo el hospital, cuando recientemente ha celebrado sus 25 años de creación. En este sentido, hemos visto modernizadas sus instalaciones en un corto periodo de tiempo.

Laureano ha favorecido un hospital con un alto rendimiento, siendo uno de los más eficientes de su grupo, y también en una buena posición con respecto al total de hospitales de Andalucía. Asimismo, con Laureano se ha favorecido la incorporación de nuevas unidades de gestión clínica y el desarrollo de áreas asistenciales que actualmente desarrollan una actividad de gran nivel de calidad. En definitiva, Laureano ha supuesto un gran impulso para el Hospital Universitario de Valme y su área sanitaria.