Enfermería directiva

ARACELI TEJEDOR FRANCO, SUBDIRECTORA DE ENFERMERÍA DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO RÍO HORTEGA (VALLADOLID)

“Con el tiempo habrá una gestora-web que integre las funciones enfermeras”


Vocal de ANDE por Castilla y León, esta directiva hace balance de la última edición de las Jornadas de Supervisión

Javier Barbado / Imagen: angelfnava@hotmail.com. Valladolid/ Preguntada por las funciones de la “enfermera de enlace”, la entrevistada, que ostenta la vocalía por Castilla y León de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), cita el acceso a la historia clínica, la formación y la atención continuada como las principales “líneas de actuación” en ese sentido del Hospital Río Hortega de Valladolid. También destaca el área sociosanitaria como objetivo prioritario del centro en el futuro, porque integra a los grandes dependientes que son, a su vez, “consumidores de grandes recursos”. Se muestra “expectante” por la creación de cuatro especialidades enfermeras de acuerdo a la normativa vigente desde 2005 y considera que, con el tiempo, el desarrollo de la telemedicina justificará la existencia de un departamento específico dentro de la Dirección de Enfermería del hospital.

Acaban de celebrarse con notable éxito las 21º Jornadas de Supervisión de Enfermería-Enfermeras Gestoras en el Palacio de Euskalduna de Bilbao. Como miembro del Comité Organizador, ¿cree que se han cumplido, en general, los objetivos que se propuso el Comité en cuanto a público asistente, ponentes, stand comerciales, número y calidad de comunicaciones, talleres, etc.?

En efecto, estas 21º Jornadas de Supervisión de Enfermería y Enfermeras Gestoras acaban de celebrarse, el pasado mes de mayo, con el lema: “Innovación y sostenibilidad: avanzar integrando” y, tanto la Junta Directiva de ANDE como la presidenta de las jornadas, Carmen Yarritu Fernández (vocal autonómica del País Vasco en ANDE), y los integrantes de los comités organizador y científico (sin olvidar el gran esfuerzo del comité local), han trabajado para que el evento fuera un foro de encuentro de profesionales enfermeros que, partiendo de distintos escenarios en la gestión, pudieran compartir experiencias para la búsqueda de nuevas formas de mejorar la gestión en nuestras organizaciones sanitarias.

Los objetivos científicos giraron alrededor de aspectos tan variados como: la innovación y buenas prácticas en gestión; potenciar modelos de atención proactivos; profesionalizar la gestión; búsqueda de las sostenibilidad mediante la eficiencia en la gestión; participación del ciudadano en diferentes entornos y necesidades de salud…

Estos objetivos tuvieron su reflejo en la exposición de una conferencia inaugural, cuatro mesas redondas, desayunos con expertos y una mesa de debate. Se expusieron 331 comunicaciones en formato oral, digital, o panel con un alto nivel científico.

Desde el punto de vista de la participación, hay que resaltar que asistieron 800 congresistas de todas la comunidades autónomas. Hubo una importante representación de las diferentes casas comerciales. Tanto la asistencia al programa científico como los actos sociales fueron seguidos con gran interés por los asistentes. Mucho descubrimos gratamente la ciudad de Bilbao.

En estas jornadas se habló del papel de la “enfermera de enlace” para referirse a su papel mediador entre los servicios de Atención Primaria y los hospitalarios. ¿Llevan a cabo esa función “de enlace” las enfermeras de su hospital?

La figura de la enfermera de enlace es un recurso más en la continuidad de cuidados. Nosotras apostamos por varias líneas de actuación distintas a esta figura en la continuidad de cuidados [a continuación las enumera y explica]:

En cuanto al acceso a la historia clínica del paciente, actualmente los sistemas de información permitirán con un mínimo de esfuerzo la comunicación entre Atención Primaria y Especializada, y esto servirá para dar mayor fluidez en la comunicación entre los profesionales de ambos niveles, lo cual evitaría la duplicidad de acciones u omisiones y garantizaría la eficiencia en la atención de los pacientes durante todos los días del año y horarios. Actualmente estamos mejorando en esta forma de comunicación.

Asimismo, apostamos por la formación continuada y por conocer las necesidades que tienen nuestros pacientes y nuestros compañeros profesionales del otro nivel asistencial con el fin de coordinar los esfuerzos en la planificación y continuidad de cuidados. En este sentido, hemos celebrado dos jornadas de continuidad de cuidados, potenciando la comisión de continuidad de cuidados compuesta por enfermeras de ambos niveles.

Queda pendiente la comunicación con el área sociosanitaria, que es un área de gran importancia y una relevante repercusión en nuestros servicios asistenciales, por ser los usuarios consumidores de grandes recursos estando en esta población los grandes dependientes.

Se habló también de la enfermera como “gestora web”, es decir, como coordinadora en la aplicación de las nuevas tecnologías al campo de la salud. Incluso hay centros que la llaman “enfermera de telemedicina”. ¿Existe algo así en el Río Ortega?

No está en activo la telemedicina (no existe por lo tanto una “enfermera web”), pero sí sesiones médicas a través de videoconferencia. Tenemos una enfermera que, junto con la supervisora del área de formación y calidad, se encarga de las aplicaciones y desarrollo de la coordinación tecnológica que utilizan el personal dependiente de esta dirección de Enfermería.

En su inicio, empezó con el objetivo de implantar el aplicativo de cuidados Gacela, pero las necesidades de los nuevos tiempos y el avance de la tecnología deben llevarnos a que haya una visión integradora de estos elementos que faciliten el cuidado.

En esta línea, esta enfermera coordina la formación al personal de nuevo ingreso en estas aplicaciones y verifica que lo hagan con metodología enfermera.

También realiza la formación de otros profesionales como los médicos, para que no tengan dificultan en el acceso a los registros informatizados de la historia clínica del paciente que cumplimenta la enfermera.

Con el tiempo tenderá a ser un departamento dentro de la dirección de Enfermería y tendrá una visión integradora que facilite el trabajo, repito, de los profesionales dependientes de esta dirección de Enfermería.

La profesión y, en concreto, el Consejo General, lucha por que se establezcan nuevas especialidades enfermeras. ¿Cuál es su opinión?

El Real Decreto publicado el día 6 de mayo de 2005 sobre especialidades de Enfermería, hacía referencia a la creación de siete especialidades, de las cuales sólo se han desarrollado tres: Enfermería Gineco-Obstétrica (matrona), Enfermera de Salud mental y Enfermería del Trabajo.

Faltan, por tanto: Enfermería geriátrica, Cuidados Médico-Quirúrgicos, Familiar y Comunitaria y Pediátrica. Estamos expectantes para ver cómo se encaminan a su desarrollo las restantes y qué va a pasar con todas las enfermeras que llevan más de 15 años en estas áreas trabajando.

Con Bolonia desaparece la diplomatura y se equiparan a otros sanitarios, como los médicos, en la obtención del Grado. ¿Detecta usted interés por la investigación (y la actividad académica en general) entre los enfermeros castellanoleoneses?

Con el tratado de Bolonia desaparecen todas las diplomaturas y Enfermería y fisioterapia son dos carreras que, entre otras, pasan a ser de grado. En nuestra comunidad autónoma hay una larga trayectoria de participación de los profesionales enfermeros como profesores titulares, asociados y vinculados con las Universidades y nuestros centros sanitarios.

Respecto al interés por la investigación es de destacar y reconocer el impulso dado por nuestra Consejería de Sanidad por el convenio suscrito con el centro colaborador en España del Instituto Joanna Briggs, principal referente a nivel mundial en investigación en Enfermería y práctica clínica basada en evidencia.

Este convenio ha dado lugar a la formación del grupo de Enfermería basada en la evidencia que, sin duda, va a ayudar a canalizar el interés, el conocimiento y los proyectos de los profesionales que deseen iniciar trabajos en investigación.

Nuestra Comunidad ha colaborado en dos proyectos nacionales dependientes del Ministerio de Sanidad relacionados con los cuidados de Enfermería y la seguridad del paciente: el Estudio Eneas, en el que participó el Hospital Universitario de Salamanca, y el Proyecto Seneca, en el que han participado el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid y el Complejo Hospitalario de Palencia.

Estos dos últimos hospitales, a través de la plataforma de Seneca, también están incluidos en el estudio RNCAST4. Asimismo, distintos hospitales de nuestra comunidad participan en el programa Bacteriemia Zero.

En el año 2007, dentro del Plan Nacional de calidad del Sistema Nacional de Salud alineado con el objetivo 8, se realizó la guía de prevención y tratamiento de úlceras por presión en Atención Especializada, en el que participaron todos los hospitales de la Comunidad. En la actualidad se encuentra vigente porque está basado en evidencia científica.

Así mismo este año tendrá lugar el tercer encuentro de investigación de Enfermería de Castilla y león, en asociación con el foro de enfermería Metis de esta comunidad autónoma.

La búsqueda de la mejor evidencia nos debe servir para integrar en la práctica estas propuestas y proporcionar a nuestros pacientes cuidados más humanos, más seguros y más eficientes.

En esta edición de las jornadas, se ha revalidado la Junta directiva de ANDE, de la que usted forma parte como vocal. ¿Qué nuevos proyectos y retos han programado para Castilla y León?

En el año 2008 se celebraron en Valladolid las 19ª Jornadas de Supervisión y Enfermeras Gestoras en Enfermería y la Junta directiva de ANDE depositó su confianza en esta vocalía para llevar acabo el evento. Desde ese momento, la asociación va paulatinamente teniendo más presencia en distintos foros de encuentro como, por ejemplo, en carrera profesional en la firma como asociación científica.

Nuestro objetivo es potenciar la asociación mediante el diseño de estrategias que aglutinen a los profesionales de Enfermería que trabajan o que tienen inquietudes en la gestión de Enfermería. En estos momentos de crisis, los líderes de Enfermería deben estar comprometidos con los valores que sostienen la asistencia sanitaria.

El segundo día de las jornadas, Rafael Beltrán, antropólogo y enfermero en los Servicios Sociales de Canarias, recordó que, para ser enfermero, hay que ser de una “madera” especial. Se refería a la dureza de observar la “miseria humana”, según sus propias palabras. ¿Está de acuerdo? ¿Cree que se minusvalora socialmente la profesión?

Ser enfermera es tener el privilegio de poder cuidar de las personas en circunstancias muy diversas en las que la vida y la enfermedad les colocan en situación de fragilidad, en las que ellos nos confían determinadas parcelas sumamente sensibles para ellos.

Por tanto, yo lo siento con un enorme respeto y ese acercamiento a las personas que sufren hace que, como cuidadoras, seamos cada vez más conscientes del deber de construir, saber e integrar en nuestra práctica aquellos otros aspectos que constituyen los valores que deben estar presentes en la actividad del cuidado.