Gestión e innovación

MARÍA DEL MAR SENDINO, PTA. DEL COMITÉ CIENTÍFICO DE LAS XIV JORNADAS DE DOCUMENTACIÓN CLÍNICA

“Somos el eslabón entre el ciudadano y el sistema sanitario”


Los servicios documentalistas del hospital gestionan un ingente volumen de información con ayuda de la informática

Cristina Mouriño / Javier Barbado. Madrid / Las XIV Jornadas de Documentación Clínica han reunido en Valladolid a más de 300 profesionales. Estos profesionales son los encargados de facilitar a los ciudadanos el acceso a los servicios de salud desde su trabajo en los servicios de Admisión. También gestionan y custodian las historias clínicas de todos los ciudadanos, y son los encargados de elaborar y coordinar toda la información necesaria para la gestión eficaz de la sanidad, la docencia o la investigación. María del Mar Sendino, presidenta del Comité Científico de estas jornadas, hace una valoración del encuentro para Redacción Médica.

JPEG - 42 KB
María del Mar Sendino, presidenta de las jornadas.

¿Qué valoración hace de las jornadas?

En esta ocasión, en la cual se cumplía el 25º aniversario de las primeras jornadas nacionales, el planteamiento inicial fue la elaboración de un atrayente programa científico tomando como referencia tanto los grandes avances metodológicos existentes en la actualidad, como las nuevas posibilidades tecnológicas en el ámbito de la organización y gestión de los servicios de salud. De esta manera se contactó con relevantes profesionales tanto a nivel nacional como internacional, de forma que no sólo las nuevas experiencias, sino las nuevas tendencias en el ámbito de la Documentación Clínica, Admisión de pacientes y Sistemas de Información pudieran ser compartidas y conocidas por todos los asistentes.

En este horizonte, uno de los objetivos era poder dar difusión al trabajo y a las diferentes funciones que este colectivo de profesionales realiza diariamente en los servicios de salud. Es importante recordar que los Servicios de Admisión y Documentación Clínica suponen un importante volumen de recursos humanos, que sólo en Castilla y León, entre médicos, Enfermería y administrativos supera las 800 personas.

Fácilmente entendible si conocemos que se gestionan más de 300.000 ingresos, más de 4.000.000 de consultas externas o cerca de 1.000.000 de urgencias anuales, y sólo en el ámbito de la documentación clínica se proporcionan más de 4.000.000 de historias clínicas, con una media de 37 documentos por historia, las cuales, entre entradas y salidas, suponen 8.000.000 de movimientos.

Estas grandes cifras nos pueden dar una idea de los grandes retos a los que nos enfrentamos tanto en la organización de recursos, la clasificación y la gestión de usuarios y la recuperación y explotación de la información que esta actividad genera. Sería impensable en la actualidad desarrollar estas funciones sin el apoyo que las nuevas tecnologías nos están proporcionando, aunque somos conscientes de las dificultades que, en muchas ocasiones, proyectos tan ambiciosos pueden generar durante su implantación tal y como podemos observar con la Historia Clínica de Salud, aunque sin duda su desarrollo supondrá un gran beneficio para la organización, pero sobre todo para la mejora de la calidad asistencial y, por lo tanto, para todos los usuarios.

Lenguaje médico y clasificación de enfermedades

Es principalmente en este desarrollo de la historia clínica y en la implantación de los sistemas de información integrados donde adquieren su mayor relevancia las diferentes herramientas tanto de lenguaje médico como de clasificación de enfermedades y procedimientos, siendo la interoperabilidad semántica el objetivo principal en el primer caso mediante el Snomed CT y las clasificaciones estadísticas en el segundo mediante la Cie10mc. Dos herramientas de experiencia contrastada y de amplio uso en el ámbito internacional.

Así mismo, una de las grandes inquietudes dentro de los sistemas de información es la disponibilidad de otro tipo de aplicaciones estadísticas que permitan un mayor conocimiento sobre la totalidad de la población de referencia en cuanto a previsiones sobre la demanda de salud, o incluso estimaciones del gasto sanitario; de esta manera se presentaron algunos de los modelos desarrollados en la actualidad bajo estas perspectivas, tales como los Clínical Risk Groups o los Diagnostic Cost Groups, los cuales procesan toda la información generada comenzando principalmente desde la Atención Primaria y son completados con la información de Atención Especializada.

En general, podríamos concluir en que el interés general de todos los profesionales implicados en esta disciplina por el conocimiento de nuevos, actualizados y modernos sistemas tanto tecnológicos como conceptuales ha sido el responsable de la gran asistencia y del reconocimiento que ha tenido la celebración de estas Jornadas.

¿Cuál es el impacto de las TIC?

Tal y como se ha comentado anteriormente, nos encontramos ante el reto que supone la implantación de las nuevas tecnologías y la evidente necesidad de la migración progresiva de las historias clínicas en papel a soportes más adecuados, También las nuevas tecnologías nos están proporcionando la oportunidad, mediante potentes sistemas de captura y explotación de datos, de realizar análisis más complejos tanto para la investigación, gestión o la planificación, al permitirnos acceder a fuentes de datos integradas, y evitar la falta de homogeneización y dispersión de la información, existente en muchos casos y de difícil accesibilidad y manejo.

Los Médicos de Admisión y Documentación Clínica tenemos asignadas en nuestras funciones la gestión de Pacientes, la gestión de la documentación y la gestión de los sistemas de información, por lo que adquiere una mayor relevancia nuestra implicación y colaboración en las tareas de implantación y diseño de estas nuevas herramientas tal y como se ha venido realizando a lo largo de los años cada vez que los avances tecnológicos así nos lo han demandado.

De ello se deriva la importancia de disponer de unos sistemas de información modernos por lo que, tras una evaluación previa, Castilla y León ha seguido los siguientes desarrollos, tal y como nos ha comentado Jesús García-Cruces, director general de Desarrollo Sanitario de Sacyl, quien ha tratado estos temas en su conferencia de clausura. Se ha creado un corpus técnico normalizador cuyo objetivo es la inteoperabilidad de sistemas, una oficina de integración relacionada con todos los procesos de intercambio de datos y se ha escogido el estándar HL7/HE por ser éste el más utilizado para la interconexión de Sistemas de Información Clínicos.

Informática en la Atención Primaria

De esta manera, se ha conseguido la informatización de más del 90 por ciento de los centros de Atención Primaria incluyendo consultorios locales permitiendo la implementación de la historia clínica electrónica de primaria, proyecto denominado Medora. Durante los próximos meses se consolidará lo ya realizado en Medora, mejorando la calidad del servicio y ampliando las funcionalidades de la misma, incluyendo entre ellas la integración de las guías asistenciales y la petición y recepción de analíticas de forma electrónica. También se ha comenzado recientemente con pilotajes relativos a receta electrónica superando las 5000 dispensaciones.

Así mismo la HC electrónica de Atención Especializada Jimena es un desarrollo propio, mediante la participación de un colectivo de profesionales mutidisciplinar, médicos asistenciales, de Admisión y Documentación, gestores, informáticos, etc., iniciado a mediados de 2007 y que ya se está utilizando en varios hospitales con más de 100.000 informes realizados en el último año y en proceso de expansión. Esta HC incluye todos los aspectos departamentales (a través de sus aplicaciones correspondientes) y está constituida sobre una base sólida fundamentada en arquetipos, compuestos por variables codificadas con Snomed CT como nomenclatura, con CIE-9-MC como clasificación de diagnósticos y procedimientos, así como los sistemas Loinc para pruebas de laboratorio y Seram para radiología.

El principal reto para un futuro cercano es la implantación de la HC Electrónica única, como repositorio de información procedente de todos los niveles asistenciales. De esta manera la HC Única de Salud podrá ser compartida independientemente del área en que se ha generado la información, podrá ser accesible al propio ciudadano e igualmente compartida dentro del acto asistencial fuera de nuestra comunidad (proyectos abiertos con Madrid, País Vasco y el Ministerio de Sanidad y Portugal.)

Respecto a las nuevas formas de gestión sanitaria: ¿se plantea el Sacyl analizar cómo afectan a la estructura y funcionamiento de los Servicios de Admisión y Documentación Clínica? En el encuentro hablan de ello especialistas de Valencia y Alicante….

La gestión por procesos consiste en un conjunto de actuaciones, actividades y tareas que se encadenan de forma secuencial y ordenada para conseguir un resultado que satisfaga plenamente los requerimientos del cliente al que van dirigido.

Dados los beneficios que dicha gestión proporcionaría al paciente, los médicos de Admisión y Documentación Clínica propusieron que se tratase ampliamente dicho tema en estas jornadas para poder, así, compartir experiencias entre las diferentes CCAA.

Sacyl, en este sentido, está desarrollando estrategias de mejora de la calidad asistencial donde toman fundamental relevancia la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (Datawarehouse, HC electrónica, receta electrónica, etc.) básica tanto para el establecimiento y seguimiento de los indicadores de gestión, como para la recuperación de información en los diferentes campos de actuación y, por lo tanto, para poder adoptar con precisión nuevas formas en la gestión de procesos asistenciales.

¿Cree que los hospitales y centros castellano leoneses (y del SNS en general) tienen pendiente una división o dirección específica para la Documentación Clínica?

Como ya he comentado anteriormente, los Servicios de Admisión y Documentación Clínica tienen establecidas sus competencias en el Real Decreto 866/2001 de 20 de julio. Anteriormente, desde el año 2000, por la Dirección General del Insalud para los hospitales de él dependientes, o por los Servicios de Salud de las comunidades autónomas, a las que ya se les había transferido las competencias en Sanidad. Otra cuestión es si se siguen estas directrices en todos los centros.

Tenemos una entidad propia bien definida y regulada y, además, como dice el eslogan de las jornadas, somos el eslabón operativo entre el ciudadano y los Servicios de Salud.