Gestión e innovación

ATENCIÓN PRIMARIA DEBERÍA RESOLVER EL 80 POR CIENTO DE LAS DEMANDAS DE SALUD

La integración asistencial, principal reto de los gestores


Tres directivos defienden la gestión por procesos, los modelos de organización transversal y el pago razonable de incentivos

Javier Barbado. Vitoria (Álava) / La gestión por procesos, los modelos organizativos horizontales, el pago calculado de incentivos y la continuidad asistencial, con especial relevancia de la Primaria como lugar de resolución “del 80 por ciento” de las demandas de salud, resumen tres exposiciones cuya moraleja bien podría ser huir de una sanidad “fragmentada” y que fueron divulgadas durante la segunda jornada del Primer Encuentro Autonómico de Directivos de la Salud organizado por Sanitaria 2000, grupo editor de Publicación de Directivos de la Salud, con el auspicio de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza.

Luis Fernando García, gerente del área sanitaria única (o integral) de Puertollano, Ciudad Real, desde el pasado mes de enero (pinche y lea la entrevista concedida a este periódico), recalcó que el proyecto que dirige ha conseguido, desde 2005 hasta la fecha, disminuir el número de visitas e ingresos al hospital gracias a las llamadas “rutas asistenciales de coordinación”.

Se trata de “guías” o “documentos” diseñados, según explicó, para integrar la Atención Primaria y la Especializada, que establecen el “equipaje” que deberá portar el paciente durante su viaje por los servicios sanitarios: “El 70 por ciento de la ruta” –aseguró– se dirige al paciente para que vuelva al punto de partida y tarde en regresar al destino, es decir, al centro hospitalario, ya que “el entorno natural [del enfermo] debe ser la Atención Primaria”. Y puso un ejemplo muy gráfico para ilustrar el proceso contrario: paciente diagnosticado de gonartrosis al que el médico de cabecera deriva al especialista con la indicación “gonartrosis: ruego valorar”. Esto, a su parecer, sería una suerte de “secuestro del paciente” retirándolo del que debe ser “su entorno natural”.

Por su parte Mónica López, subdirectora de Innovación y Sistemas en la Red de Salud Mental de Vizcaya, reconoció que la filosofía de su trabajo coincide de pleno con la de su colega manchego sólo que aplicada al caso específico de los enfermos psiquiátricos.

“Se trata de sacar del hospital al enfermo y llevarlo a miniresidencias, unidades de refractarios, centros de estancia media… En todo caso, se trata de que el objetivo sea el alta a la comunidad”, exhortó. Asimismo, López subrayó que, en España, la asistencia psiquiátrica en particular “está muy fragmentada” y, en consecuencia, existe “la necesidad de integrarla”. Reiteró que el proyecto en el que trabaja busca la orientación hacia los procesos y modelos de gestión transversales, y advirtió al auditorio del reto que supone animar a los psiquiatras a consolidar este tipo de estrategias integradoras.

“Partimos de cuatro organizaciones distintas. Al presentárselas a los profesionales, vimos que eran conscientes de la necesidad del cambio. En estos seis meses, el espacio sociosanitario se como el principal reto. Necesitamos disminuir el número de ingresos hospitalarios con alternativas a la hospitalización”, declaró.

En tercer lugar, Iñaqui Berraondo, director gerente del Hospital Bidasoa, habló del proyecto de integración en este centro. Mencionó, entre otros asuntos, los contratos de gestión clínica, que definió como “documentos que regulan la relación entre la dirección y las unidades de gestión clínica”; y, por otro lado, el “pago por incentivos”, del que recordó que se han publicado artículos donde se estudian cuáles son sus “elementos esenciales” y cuáles “sus limitaciones”.

La cita se cerró con otras tres intervenciones a cargo de Juan Manuel Buades Fuster, jefe de Servicio de Nefrología del Hospital Son Llatzer; Iñaki Laboa Calafel, jefe de Unidad del Centro de Salud Muxika (Comarca Interior, País Vasco); y Rafael Sánchez Bernal, director médico del Hospital Txagorritxu. Los tres analizaron la implantación en España de la historia clínica digital y fueron moderados por el director médico del Hospital Galdakao-Usansolo, Julián Salvador Blanco (pinche y consulte la información publicada en el número anterior).