Enfermería directiva

UN PROGRAMA SUGIERE LA CAÍDA DE REAGUDIZACIONES DE EPOC GRACIAS AL SEGUIMIENTO INFORMÁTICO

La telemedicina potenciará el papel de la “enfermera de enlace”


Los programas informáticos de seguimiento hacen disminuir el número de visitas a domicilio

Texto e imagen: Javier Barbado. Bilbao / La aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) al campo de acción del enfermero podría reforzar, si se generaliza, el papel de “puente” que ejerce este profesional entre el paciente, la Atención Primaria y la Atención Especializada, a tenor de la experiencia de Rosa Díez San Vicente, enfermera de telemedicina del Hospital de Galdakao-Usansolo en Galdakano,Vizcaya.

En la ponencia difundida por esta profesional en las 21º Jornadas de Enfermería-Enfermeras Gestoras, que organiza la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) cada año, se muestra un proyecto en curso en el que se monitoriza el seguimiento clínico de pacientes con EPOC por parte de la que podría denominarse “enfermero de enlace”.

La función de este profesional no debería ser, en todo caso, el “centro” del dispositivo sanitario diseñado para mejorar la calidad de vida del enfermo, sino sólo un enclave que, en efecto, una los servicios primarios con los hospitalarios. Eso sí: los medios telemáticos pueden salvar distancias y facilitar el contacto del enfermero con el paciente.

Según explicó Díez San Vicente, éste rellena un cuestionario que el enfermero recibe en su ordenador y, a su vez, lo pone en conocimiento del neumólogo. El paso siguiente es contactar con el médico de cabecera de Atención Primaria y decidir sobre si procede enviar al enfermo a la consulta hospitalaria.

“El paciente está en su domicilio y nos puede enviar información desde cualquier parte del mundo; el problema es que nuestro programa se limita a nuestra área sanitaria”, reconoció. E insistió en que, en todo caso, el “perfil” del enfermo que se obtiene a partir de cuestionarios y pruebas específicas, en el contexto de este tipo de seguimientos ayudados de la informática, permite aplicar medidas que contribuyen a mejorar la salud del enfermo (por ejemplo –matizó–, “una disminución de los episodios de reagudización de la EPOC”).

El programa, según explicó, ha superado las fases de selección de pacientes y desarrollo del proyecto. “Ahora está en su fase de implantación y esperamos tener resultados dentro de un año”, reveló.

Por otra parte, Julio Sandoval Negral y Judith Rezabal Guridi, jefe de Servicio de Hospitalización a Domicilio del Hospital Alto Deba de Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa), y supervisora del mismo centro, respectivamente, presentaron en el mismo foro la experiencia de sus servicios en el uso de las TIC. El primero aseguró que “si mejora el control de los pacientes” por medio de este tipo de aplicaciones, “disminuirá el número de visitas del médico y de la enfermera al domicilio”, lo cual llevará, a su vez, “a optimizar mejor el tiempo, gestionar mejor y a más enfermos con un perfil pluripatológico”. En definitiva –resumió– “disminuirá el número de ingresos y la frecuentación de nuestros pacientes a los servicios de Urgencias”.

Asimismo, aclaró que, ante la detección por medios informáticos de signos o síntomas anormales en el paciente, “caben dos actuaciones”: “actuación inmediata” si salta la alarma en el programa informático, o en el SMS enviado al móvil; o bien “actuación preventiva” para anticiparse al empeoramiento de la clínica del enfermo.