En primera persona

ANTONIA BROGLIA, CONSULTORA Y EXPERTA INTERNACIONAL EN INNOVACIÓN Y PUBLICIDAD

“La enfermera ocupa el mejor lugar posible para innovar”


Inauguró la cita más importante de los directivos de la profesión con una conferencia sobre el valor de tener nuevas ideas

Javier Barbado. Bilbao / Todo gran evento que se precie comienza con un discurso inaugural a cargo de un “invitado estrella”. Las 21º Jornadas Nacionales de Supervisión de Enfermería-Enfermeras Gestoras, celebradas a finales de mayo en el Palacio Euskalduna de Bilbao, no fueron una excepción. Tuvo ese honor, en este caso, Antonella Broglia, quien se define ante el periodista como consultora de Infonomía, una empresa con sede en Barcelona que reúne a profesionales entusiastas que innovan, es decir, ofrecen a diversos compradores ideas y aplicaciones de creación propia. Doctora en Derecho por la Universidad de Módena (Italia) y experta en Innovación y Publicidad de ámbito internacional, Broglia transmitió a los directivos de Enfermería el entusiasmo por el hallazgo y el progreso y su utilidad en el campo de la sanidad. Citó, por ejemplo, la creación de un microorganismo a partir de genoma fabricado en el laboratorio, o una web destinada a los pacientes que la cadena estadounidense CNN ha catalogado como uno de los diez proyectos “que van a cambiar el mundo”. Y, en todo momento, recordó al auditorio que los profesionales de Enfermería se encuentran “en primera línea” para “observar” qué necesita el paciente, paso previo imprescindible para innovar en salud.

En su conferencia inaugural ha recordado a los asistentes a las jornadas que, como profesionales de la Enfermería, están “en primera línea” para poder innovar. ¿Qué quiere decir con ello?

Quiere decir que tienen la oportunidad de observar las necesidades del paciente de una manera directa y ésa es la base de toda innovación. Toda innovación parte de la observación. De la observación del paciente, de una necesidad que no está cubierta, de una oportunidad para hacer una cosa mejor… Toda innovación, no importa desde qué ámbito de la industria se haga, parte de la observación.

Obviamente, la enfermera puede no observar. Puede simplemente su trabajo y no mirar lo que está haciendo. Pero lo cierto es que está posicionada en el mejor lugar para poder observar.

También ha mencionado la web patientlikeme.com [www.patientslikeme.com], un portal, al parecer exitoso, en el que el paciente encuentra a personas que padecen su misma enfermedad…

Sí. Patientslikeme es una web que nace de la iniciativa privada de un ciudadano para ayudar a su hermano, que estaba enfermo, y el objetivo es que una serie de pacientes, que padecen las mismas enfermedades, pongan en común su experiencia con los médicos, su experiencia con determinadas prescripciones y, en fin, su experiencia en términos de lo que les ayuda a vivir mejor. En patientslikeme es muy importante la información que la gente está dispuesta a compartir… Usted lo puede ver si la analiza. Es una página extraordinariamente personal, delicada y de alto valor científico. Por lo tanto, ¿qué decimos de esta web? Decimos que se está viendo que hay personas que, además de hablar con el médico –y, en ciertas ocasiones, en lugar de hablar con el médico, en ciertas ocasiones hablan con otra persona desconocida que tienen su misma enfermedad. Ése es un fenómeno muy importante.

No puedo dejar de preguntarle por uno de los ejemplos de innovación que ha puesto: el primer organismo vivo, una bacteria, creado a partir de un cromosoma sintético, fabricado en el laboratorio por el equipo de John Creig Venter. Me gustaría conocer su opinión personal.

Bueno, yo estoy a favor de todo. Creo que debe existir [el logro de Creig Venter], pero también creo que deben existir las opiniones en contra. Creo que debe existir todo. Si el ser humano ha sido capaz de producir eso, deberíamos ver qué es eso, qué es lo que nos puede dar. Por tanto, digo “sí”.

Pienso que su utilización en el ámbito energético es, probablemente, prioritaria. Pero también está claro que, en el ámbito de la salud, poderle pedir a una bacteria que haga cosas útiles, cosas que nos interesan, tiene infinitas posibilidades. Mucha gente se ha aventurado a decir muchas cosas.

Yo no soy en absoluto competente para decir cómo vamos a hacer eso o lo otro, si vamos a hacer una patente que se pueda vender o, por elñ contrario, que se deba regalar porque es de utilidad pública. Y si debemos o no delimitarlo y quién lo debe delimitar… No lo sé, pero digo “sí”: exploremos lo que nos puede dar, y puede que nos ayude a vivir mejor. Si puede ayudarnos a tener un mundo más limpio, una vida mejor, por supuesto que digo “sí”.

Por último, ¿puede contarnos cuál es su ocupación en la actualidad? ¿Da clases en la Universidad?

No. Yo soy consultora en una compañía de innovación que se llama Infonomía, con sede en Barcelona y creada hace diez años por un consultor muy importante en el campo de la innovación en España, Alfons Cornella. Ofrece diferentes servicios de innovación a las empresas, entre ellos un servicio de exploración, análisis y explicación de modelos, sistemas, productos y servicios innovadores en todo el mundo.