Enfermería directiva

EL CIE ADVIERTE DE QUE PODRÍA EVITARSE POR MEDIO DE LA PREVENCIÓN

35 millones de enfermos crónicos mueren cada año


El organismo internacional difunde un documento en el que analiza dos modelos de gestión asistencial de estos pacientes

Redacción / J.B. Madrid / El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), organismo con sede en Ginebra que engloba a los consejos generales de la profesión en todo el mundo, ha difundido un amplio informe sobre las actuaciones enfermeras frente a las enfermedades crónicas, un problema de “enorme” magnitud ya que, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), estas patologías “son responsables de 35 millones de fallecimientos al año”.

JPEG - 30.8 KB
Rosemary Bryant, presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras.

Además, según han precisado fuentes del Consejo General de Enfermería de España, “lo más dramático es que hasta el 80 por ciento de las enfermedades de corazón, el ictus, la diabetes tipo 2, y más de una tercera parte de los cánceres, podrían evitarse eliminando factores de riesgo comunes, principalmente el uso del tabaco, las dietas no saludables, la inactividad física y el abuso del alcohol”.

Entre otros puntos, el documento de la CIE analiza los modelos de gestión de los cuidados crónicos vigentes así como las innovaciones de la Enfermería en su abordaje.

Respecto a los primeros, se indica que, en realidad, “en todas las enfermedades crónicas se aplican estrategias de gestión comparables, lo que hace que parezcan mucho más similares que diferentes”. Y, como líneas generales que debería cumplir todo modelo, se citan el “amplio apoyo” hacia los pacientes por parte de las comunidades en que residen, y el fomento de “unos cuidados y una gestión dinámicos, integrados y planificados que prevean sus necesidades”.

En este sentido, se alude al papel de las enfermeras, quienes “se encuentran en una situación privilegiada para dirigir y favorecer los modelos adecuados de cuidados crónicos”.

Como ejemplos se analizan dos modelos: el de los cuidados crónicos (MCC) y el Marco para los cuidados innovadores de los estados crónicos de la OMS (CIEC). Del MCC se explica que, en esencia, consiste en “la interacción entre un paciente informado y activo y un equipo preparado, de práctica dinámica”, lo cual equivale a hablar de “un paciente motivado, con la información, las capacidades y la confianza necesarias para adoptar decisiones efectivas acerca de su salud y para gestionarla, y un equipo profesional con los necesarios recursos e información sobre el paciente, apoyo para sus decisiones y recursos para dispensar unos cuidados de gran calidad”. El modelo se basa en seis elementos interrelacionados en los que los enfermeros “tienen una importante función”.

En cuanto al CIEC –siempre según el documento, que cita aquí a un informe de la OMS de 2002–, se basa “en el convencimiento de que los resultados positivos, en el caso de las enfermedades crónicas, solamente se consiguen cuando colaboran los pacientes, las familias, los equipos de atención de salud, y los apoyos comunitarios preparados, informados y motivados”.