Gestión e innovación

XI ATENEO DE BIOÉTICA EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

La crisis acentúa el dilema entre gasto y praxis clínica


Diego Gracia, presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud, alerta de las situaciones “incómodas” que afronta el médico

Redacción. Valencia / La crisis económica ha incrementado la sensibilidad general con relación a los problemas financieros y a la ética de las empresas, organizaciones e instituciones, tanto privadas como públicas. El asunto es particularmente crítico en el área de la sanidad, cada vez más atosigada por el incremento de los costes y la escasez de recursos económicos.

JPEG - 53.6 KB
Pilar Ripoll y Diego Gracia, en el XI Ateneo de Bioética.

“Los profesionales sanitarios se encuentran con frecuencia en situaciones muy incómodas, al tener que compaginar el mayor beneficio de sus pacientes con las normas de contención del gasto”, ha apuntado Diego Gracia, presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud.

La Fundación de Ciencias de la Salud, con el auspicio de la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, ha organizado un acto que equivale a la presentación de la fundación en la Comunidad Valenciana. Celebrado en el Centro Superior de Investigación en Salud Pública, la apertura del XI Ateneo de Bioética ha corrido a cargo de Pilar Ripoll, directora general de Calidad y Atención al Paciente, y de su clausura se ha encargado Alfonso Bataller, subsecretario de Sanidad.

Los recursos siempre son escasos, pero más aún en situaciones de crisis económica. “El médico tiene la obligación de hacer todo lo que pueda por sus pacientes, aunque su práctica clínica puede chocar con ciertos criterios de racionamiento que se la dificulten, y muy especialmente en el ámbito de la prescripción de medicamentos”, apunta el profesor Gracia. Es lo que se llama en Ética la “doble agencia”, pues el médico es simultáneamente agente del paciente y agente de recursos, y en sus decisiones tiene que cazar esas dos funciones, algo que no es nada fácil”, comenta. “Es cierto que en el SNS se gasta muchísimo en productos de dudosa eficacia, pero esto es algo que sólo puede solucionarse con la formación de los profesionales”.

“Buen sistema con mal pronóstico”

Según el profesor Vicente Ortún, director del Centro de Investigación en Economía y Salud de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, “España tiene un buen sistema sanitario, pero con mal pronóstico salvo que se enderecen algunas tendencias”. A este respecto, el experto ha hecho alusión a un “cierto deterioro institucional”, que “sólo podría revertirse con una mejor política”, añadió. “La preocupación por el buen gobierno, entendido como las tradiciones e instituciones que determinan cómo se ejerce la autoridad en un país, obedece a la conveniencia de consolidar el Estado del Bienestar, al mismo tiempo que mejora la productividad de la economía”, explicó.

“Tanto las carreras individuales como la trayectoria de las organizaciones deberían depender de los resultados que ofrezcan en términos de salud”, señaló el profesor Ortún. “Una utilización desbocada del sistema sanitario y una oferta esclerótica –con poca capacidad de adaptación a las circunstancias cambiantes– reflejan el deterioro institucional” de que habla el experto. Sirva como indicativo la cifra de 9,5 consultas médicas anuales por habitante, un 50 por ciento más que en Francia y el doble que en Reino Unido. “Preocupa que se visualice la frecuentación como algo exógeno sobre lo que no se puede influir”, comentó. “Las visitas en atención primaria constituyen una variable endógena siempre que exista una mínima capacidad de organizarse y distribuir tareas”.

Según Ortún, “con una mejor política habrá una mejor gestión pública, incluida la sanitaria, pero difícilmente será esto posible si no se acaba antes con la financiación irregular de los partidos políticos y se les dota de mayor democracia interna”. De acuerdo con datos del experto, España sólo está mejor situada que Italia y Grecia en este ámbito. Una mejora de la Ley Electoral y una nueva normativa de los medios públicos de comunicación son otras medidas que propone para mejorar la situación de nuestro país. Por su parte, para evitar que el gasto sanitario siga creciendo de manera desproporcionada, el experto propone “ir configurando la cartera de servicios de manera que la cantidad y la calidad de vida que éstos produzcan justifique lo que cuestan”.