GESTIÓN Autonómica

EL CENTRO ACABA DE IMPLANTAR LA RECETA ELECTRÓNICA EN TODAS SUS UNIDADES

El subdirector médico del Valme asume la gerencia


Claudio Bueno sustituye a Laureano Fernández y Lourdes Grande ocupa la dirección médica del hospital

EP. Sevilla / El subdirector médico del Hospital Universitario de Valme (Sevilla), Claudio Bueno Mariscal, sustituirá en la dirección gerencia del centro hospitalario al actual gerente, Laureano Fernández, que ha presentado su renuncia voluntaria tras completar una etapa de cuatro años de eficaz gestión, según informó el propio hospital.

JPEG - 45 KB
Vista de la fachada principal del Hospital de Valme.

Según este centro, el nombramiento de Bueno Mariscal supone una apuesta por la excelencia profesional dentro de la estrategia del SAS de dar peso a los profesionales en la gestión sanitaria, dado que ha ejercido, durante los últimos tres años, como subdirector médico en el centro sanitario que ahora pasa a dirigir.

Asimismo, Lourdes Grande ha sido nombrada como nueva directora médica del área hospitalaria, cargo del que ha tomado posesión el pasado 26 de abril.

Currículum de los nuevos directivos

Bueno Mariscal, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba, es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, y dispone de una dilatada experiencia profesional desarrollada en las provincias de Córdoba, Sevilla y Huelva.

Como facultativo, ha desempeñado su labor en Urgencias Hospitalarias y en Atención Primaria. En el área de la gestión, ha sido director de la Zona Básica de Almonte, del Distrito Condado Campiña y, desde enero de 2007, ha desempeñado su labor como subdirector médico en el Hospital de Valme.

En su haber dispone también de un Máster en Medicina de Urgencias y Emergencias, así como la formación de Experto Universitario en Calidad de Instituciones Sanitarias y la realización de diferentes cursos relacionados con la gestión. Igualmente, acumula experiencia docente en formación en Urgencias y Emergencias, cursos sobre gestión de la demanda asistencial, actualización del manejo de fármacos y epidemiología.

En cuanto a Lourdes Grande, es licenciada en 1995 en Medicina en la Universidad de Sevilla y especialista en Aparato Digestivo en este hospital, centro donde ha ejercido toda su trayectoria profesional. Además, ha participado en diversas comisiones hospitalarias de docencia, documentación clínica y calidad, además de ser tutora de los residentes de esta especialidad médica.

Aparte de su labor asistencial, es miembro del Ciber (Centro de Investigaciones Biomédicas en Red) de Enfermedades Hepáticas y Digestivas, y de la Red Temática de Investigación sobre Encefalopatía Hepática. También es investigadora principal de un proyecto FIS 2007 y participa en varios estudios financiados por el Ministerio de Sanidad y la Consejería andaluza de Salud.

Prescripción electrónica en todas las unidades

Por otra parte, la Unidad de Farmacia del hospital ha concluido el proceso de implantación de la prescripción electrónica en todas sus unidades de hospitalización, convirtiéndose así en uno de los primeros centros del sistema sanitario público de Andalucía en materializarlo.

Se trata de una iniciativa enmarcada en la estrategia para la seguridad del paciente, que está desarrollando este centro hospitalario en la línea de trabajo diseñada por la Consejería de Salud para minimizar el riesgo de errores en la medicación y con ello potenciar la seguridad en el tratamiento farmacológico del paciente.

La prescripción electrónica es una nueva herramienta, integrada en el sistema de gestión del servicio de Farmacia, que está orientada a la mejora de la calidad asistencial. El proceso consiste en informatizar la orden médica que realiza el facultativo y que posteriormente será validada electrónicamente por un farmacéutico hospitalario. Más tarde, el personal de enfermería se encarga de imprimir el listado de administración de medicamentos del paciente.

El sistema implantado aporta numerosas ventajas frente a la tradicional prescripción escrita: orden médica legible, sin ambigüedades y estandarizada que evita errores de transcripción; mayor coordinación entre el farmacéutico y el médico a través de una comunicación bidireccional e inmediatez en la accesibilidad al tratamiento farmacológico que recibe el paciente, durante el ingreso actual y posteriores.

El proceso de implantación de la prescripción electrónica en el Hospital de Valme comenzó en el 2006 en las unidades de gestión clínica de Enfermedades Infecciosas y Medicina Interna. El resto de áreas de hospitalización se han ido incorporando a este sistema de forma progresiva hasta hoy.