GESTIÓN Autonómica

SE TRATA DE LAS ÚNICAS ACEPTADAS EN LENGUA ESPAÑOLA

El departamento de Salud estadounidense evaluará dos guías clínicas vascas


Según ha declarado el director de Gestión del Conocimiento de la sanidad en Euskadi

Javier Barbado / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid / La National Guideline Clearinghouse, web dependiente del Departamento de Salud de Estados Unidos que se caracteriza por su alto grado de exigencia a la hora de publicar protocolos, ha aceptado evaluar dos guías clínicas elaboradas por el Departamento de Sanidad del Gobierno vasco, según ha confirmado a Publicación Médica de Directivos de la Salud José Asua, director de Gestión del Conocimiento y Evaluación en Euskadi.

Elaboradas “hace años”, ambos documentos son los primeros en lengua castellana que publicará la conocida web. La utilidad de este tipo de protocolos reside en que “ayudan a la toma de decisiones tanto en la gestión sanitaria como en la práctica clínica, que responde en realidad a lo que podría llamarse “el nivel micro de la gestión”, según razonó Asua. “Ayudan para aportar elementos que facilitan la toma de decisiones, y ayudan a garantizar un mejor logro de objetivos en la tarea asistencial”, resumió.

Asua asistió como ponente, el pasado jueves 22, a una jornada organizada por la Fundación Gaspar Casal (con el patrocinio de la farmacéutica Merck) en la Real Academia Nacional de Medicina, donde analizó los pormenores de la evaluación económica de los productos sanitarios en la sanidad del País Vasco.

Para este directivo debe resaltarse que, con toda la localidad que se quiera, las comunidades autónomas desarrollan métodos de control de los medicamentos en comunión con otros organismos de todo el mundo. No en vano, Asua forma parte de la Red Internacional de Agencias de Evaluación de la Tecnología Sanitaria. “No es extraño que un producto elaborado en el País Vasco haya ayudado a una toma de decisiones en Noruega, Chile, México, Perú o Canarias: es una realidad. Puede haber ciertos matices que se pueden analizar de forma complementaria, porque las economías no son iguales; la contextualización se hace a nivel más local, pero el proceso evaluativo de la calidad, la eficacia y la seguridad [la tríada clásica en la evaluación de los productos sanitarios] y de la coste-efectividad es similar y aplicable en otros contextos: los pacientes son iguales. Hay colaboración e intercambio de información desde hace unos diecisiete años en la Red Internacional de Agencias y también en España entre las distintas agencias de evaluación”, explicó.