Enfermería directiva

Patricia Gómez Picard, directora de Cuidados y Coordinación Sociosanitaria del Servicio de Salud de Islas Baleares

“No debemos fragmentar la asistencia al enfermo”


Javier Barbado. Madrid / La inminente publicación del plan de acción en el campo sociosanitario de la comunidad, la posición pionera en la aplicación de la receta electrónica y de la historia clínica digital, y la excelente relación con otras direcciones generales son algunos de los asuntos que aborda Gómez Picard durante la conversación con este periódico desde su despacho. Asimismo, no pasa desapercibida su labor como vocal por Islas Baleares de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) ni la dirección, a su cargo, de la primera revista en español especializada en gestión enfermera.

JPEG - 66.3 KB
La entrevistada, frente a una imagen con el logotipo del servicio balear de salud.

El contexto de crisis económica ha obligado a reducir costes a todos los gobiernos autonómicos, a menudo en áreas como la sanidad. ¿Ha sido así en el caso de Islas Baleares? ¿Afectará a los planes de la Consejería en el campo sociosanitario?

Sí, hay recortes en sanidad y educación. Pero también es cierto que, en el servicio regional de salud, trabajamos para terminar todos los proyectos iniciados. No hemos parado ninguno, si bien algunos se tendrán que temporalizar para adecuarlos a esta situación económica mediante un plan de eficiencia.

En relación con nuestro plan estratégico 2008-2011, tiene un avanzado grado de cumplimiento (lo hemos estado revisando hace muy poco) tanto en mejoras a la atención urgente como en el refuerzo de la Atención Primaria como garantía de proximidad, el aumento de la cooperación entre niveles (algo que resulta muy eficiente), el impulso de proyectos como la gestión clínica… Seguimos impulsando como comunidad pionera el desarrollo de tecnologías y sistemas de información. En esto estamos invirtiendo muchísimo y, de hecho, somos pioneros en receta electrónica e historia de salud (y seguimos trabajando en esas líneas).

Este año, el producto estrella de la legislatura (no sólo para la Consejería sino para el resto del Gobierno) es la apertura del nuevo hospital, con todas las mejoras que supone para la atención de los ciudadanos en Baleares.

En cuanto al fomento y desarrollo de los centros sociosanitarios en la comunidad, buena muestra de su importancia es la próxima publicación del plan de acciones en el ámbito sociosanitario y de los servicios de salud 2011-2014 (en proceso de edición en este momento; esperamos publicarlo este mes o el que viene).

En este documento definimos tanto las directrices del modelo de atención como los recursos actuales disponibles, las necesidades y proyecciones de aquí a 2014… y estrategias de intervención, entre las que destacan la necesaria coordinación entre los sistemas sanitario y social (muy debatido en todo el país en los últimos tiempos), la definición de nuevos servicios en función de las necesidades de la población, potenciar el papel de la Atención Primaria para nuestro hospital [Hospital Universitario Son Dureta]…

La conversión de recursos sanitarios en sociosanitarios podría suponer un ahorro considerable para el Sistema Nacional de Salud. ¿Está Baleares más adelantada en ello que otras comunidades?

Durante 2008 se concluyó el proceso de reconversión del Hospital General [de Mallorca] en hospital sociosanitario mediante el traslado de la actividad quirúrgica, que era lo único que nos quedaba. Para este año está previsto el plan funcional de las áreas disponibles del hospital para aumentar, precisamente, los recursos de hospitalización. También creamos un Hospital de Día rehabilitador.

En Menorca, existe un acuerdo entre las administraciones implicadas para realizar un plan de usos en el Hospital Verge del Toro, el cual quedó vacío cuando se trasladó toda la actividad al nuevo Hospital Mateo Orfila. En Mallorca también estamos estudiando la pertinencia de incrementar recursos una vez se traslade el Hospital Son Dureta al nuevo centro. En Ibiza, está prevista la reforma de algunas unidades de hospitalización del Hospital de Can Misses para dedicarlas a convalecencia, rehabilitación y cuidados paliativos (una vez se construya el nuevo hospital). Queremos utilizar todas las infraestructuras que tenemos disponibles y crecer en recursos sociosanitarios.

Hábleme del “proyecto estrella”: el nuevo hospital. ¿Cómo se va a llamar?

Es muchísimo más amplio que el actual Hospital Son Dureta. De momento no tenemos nombre para él. Está ubicado en la finca de Son Espases y hemos utilizado este nombre habitualmente (hay quien se refiere ya al Hospital de Son Espases). En estos momentos se ha abierto un proceso participativo en el que asociaciones de pacientes, profesionales y otros interlocutores sociales están analizando cuál piensan que sería el nombre más adecuado. Se barajan las opciones de mantener el actual nombre (Hospital Son Dureta), otro por completo diferente o bien utilizar el de la zona en que está ubicado (al fin y al cabo, Son Dureta y Son Llàtzer están situados en fincas que responden al mismo nombre, pero en Menorca, por ejemplo, el nombre del hospital nada tiene que ver con el terreno). Se prevé que el diez de octubre de este año concluyan las obras y, a partir de ahí, esperamos adecuar todas las instalaciones para poder hacer el traslado cuanto antes.

Hábleme de su labor cotidiana al frente de una dirección del Ib-Salut.

Desde mi incorporación hago frente a una intensa actividad con muchísimos proyectos y con el continuo apoyo del director general, Josep Pomar, y del resto de miembros del equipo, no sólo del área de cuidados e integración sociosanitaria.

En mi dirección hay dos áreas claramente diferenciadas: la dirección de cuidados y la coordinación sociosanitaria. En cuanto a la dirección de cuidados, una de mis inquietudes al incorporarme era la necesidad de conocer los proyectos de los centros para poder compartir y aprovechar sinergias. En febrero de 2008 creamos la Comisión Autonómica de Cuidados (integrada por todas las direcciones de Enfermería de todos los ámbitos: Atención Primaria, Hospitalaria, cuidados sociosanitarios y 061 de las cuatro islas) con la finalidad de impulsar proyectos compartidos y siempre vinculados a las estrategias del Ministerio, a las prioridades de la consejería y, por supuesto, a nuestro plan estratégico del servicio de salud.

De esta forma nos sentimos bastante orgullosos de haber podido realizar proyectos autonómicos con participación de todos los centros, algunos relacionados con la seguridad clínica. Por ejemplo, hicimos un estudio de prevalencia de úlceras por presión en toda la comunidad autónoma. Otros de calidad asistencial, como la valoración y el control del dolor como quinta constante en las unidades de hospitalización de todos nuestros centros.

Patricia Gómez nació en Toulouse (Francia) el 10 de noviembre de 1965. De nacionalidad española, se diplomó en Enfermería en el Hospital Universitario Son Dureta (Palma de Mallorca), donde se concentra la mayor parte de su experiencia laboral tanto clínica como directiva. Entre otras responsabilidades, fue subdirectora de Enfermería del centro de 1997 a 1998, así como supervisora del Área de Formación e Investigación de Enfermería de 2000 a octubre de 2007. Además de su fecunda labor investigadora, ha dirigido numerosos cursos relacionados con la gestión y el liderazgo en el sector sanitario. Desde 1999 es vocal por Islas Baleares de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE).

Nos preocupa mucho la continuidad asistencial y no fragmentar el proceso de atención. Creemos que hemos mejorado utilizando potentes herramientas informáticas. Hemos conseguido una comunicación mucho más fluida por medio de la historia clínica de salud. Algo vinculado, a su vez, a la línea estratégica de personalización de la atención. Estamos implantando la figura de la enfermera referente en nuestros centros y también de la enfermera gestora de casos.

Con vistas a los profesionales, este año iniciamos un proyecto que consideramos interesante y estratégico de desarrollo y evaluación de mandos intermedios. Está dirigido a todos los mandos intermedios de la comunidad, asistenciales y no asistenciales. Este año empezamos por los primeros: jefes de servicio y supervisores de unidad. Se trata de una apuesta por la profesionalización y la gestión del desarrollo competencial. Todos estos proyectos se incorporan a los contratos de gestión que realiza el servicio de salud con las gerencias de cada uno de los centros.

Hasta aquí en lo que respecta a la dirección de cuidados. En cuanto a la coordinación sociosanitaria, también supone muchísima dedicación. En breve publicaremos el plan de acciones sanitarias en el ámbito sociosanitario del servicio de salud. Ya hemos evaluado algunas de las estrategias que proponemos, y estamos en especial orgullosos de haber puesto en marcha la rehabilitación domiciliaria. El año pasado se atendió a unos trescientos pacientes.

Con este plan también queremos potenciar los dispositivos de día, la atención domiciliaria, la coordinación con los servicios sociales… Disponemos para ello de diversas estructuras (consorcios, comisiones) que funcionan como foros de toma de decisiones.

En cuanto a la atención sociosanitaria infantil, hemos participado en la elaboración del Plan de Atención Temprana y Desarrollo Infantil de 0 a 6 Años en nuestra comunidad, junto con la Consejería de Educación y la de Asuntos Sociales, Promoción y Educación creando un centro coordinador en el ámbito sanitario, dirigido por una pediatra, la doctora Pedrosa, que permite mejorar muchísimo la calidad de vida tanto de los niños con problemas de desarrollo como de sus familias.

Hágame una valoración del actual gerente del Ib-Salut, Joseph María Pomar, y del consejero de Sanidad autonómico, Vicenç Thomàs.

“El proyecto estrella de la legislatura es la apertura del nuevo hospital”

Nuestra relación con la consejería es excelente en todos los sentidos y no es un tópico. Debido a mi área de competencias, colaboro con diferentes directores generales. Por supuesto, dependo de Josep Pomar como director general del servicio de salud, quien es una persona brillante, y también trabajo con otras direcciones generales, caso de la directora general de Farmacia, Rosa Maria Alís, quien nos ha mantenido informado desde el principio en el asunto de la prescripción enfermera; con el director general de Planificación y Financiación de la Consejería, Juli Miquel Fuster, con quien hemos trabajado el plan sociosanitario y la estrategia de cuidados paliativos de ámbito autonómico; con el director general de Evaluación y Acreditación, Joan Llobera Cànaves, todo lo referente a las diferentes especialidades enfermeras…

Del consejero, Vicenç Thomàs, puedo decirle que siempre tiene las puertas abiertas para cualquier colectivo enfermero, tanto colegios profesionales como asociaciones. Participa en todos los actos en los que se le solicita. Ha nombrado a diferentes enfermeras para asumir importantes cargos de responsabilidad en la Consejería, como la coordinadora de Salud y Género y la coordinadora de la Estrategia en Cuidados Paliativos. Puedo decirle que es una persona, en fin, que escucha y analiza muchísimo las aportaciones de todos los colectivos profesionales, en particular de los de enfermeros, fisioterapeutas, matronas, podólogos…

En tu currículum se refleja una brillante trayectoria como investigadora, además de la experiencia clínica, ¿es algo frecuente entre los enfermeros? ¿Cree que otros profesionales, como los médicos, tienen poco en cuenta la labor investigadora de los enfermeros?

“Está prevista la publicación del plan de acción en el ámbito sociosanitario”

Está claro que el número de publicaciones científicas crece a un ritmo exponencial. La investigación enfermera está en auge y se incrementa exponencialmente. Esta publicación permite la difusión de trabajos de investigación. Por lo tanto, hay mucha investigación enfermera en estos momentos.

También aumenta el número de asociaciones profesionales que promueven foros científicos, como jornadas, congresos, etc. Pero creo que hay que dar un salto entre la investigación y la práctica clínica. Lo más difícil es la transferencia de esos resultados de la investigación a la práctica diaria, tanto en el colectivo médico como en el enfermero. En ese sentido, participamos también en un proyecto de ámbito autonómico liderado por un grupo de enfermeros de la Universidad de las Islas Baleares, en el que nos planteamos conocer, precisamente, cuáles son los aspectos de nuestras organizaciones que favorecen o dificultan la práctica basada en la evidencia, y del que esperamos poder ofrecer resultados muy pronto (se empiezan a presentar la semana que viene [la que va del lunes 19 al domingo 25]).

En cuanto a la relación con otros gremios y a si se nos margina o no, yo pienso que investigar es difícil para todos. Supone para todos una dedicación extra al trabajo clínico habitual. Me alegro de que cada vez haya más investigaciones compartidas entre diferentes colectivos, porque la visión que aporta cada profesional tiene un valor incalculable para el paciente. Precisamente ayer por la tarde [jueves 15] se presentó (y estuvo el presidente autonómico, Francesc Antic; el consejero de Salud, Vicenç Thomàs, y el director general de Evaluación y Acreditación) el Plan Estratégico de Investigación en Ciencias de la Salud, para impulsar cuanto tiene que ver con la investigación; el director general, por su parte, habló aquí tanto de investigación biomédica como de investigación en cuidados.

Dirige la revista Tesela, primera publicación en español especializada en gestión enfermera, que patrocina la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE). Hábleme de este trabajo.

Se llama Tesela, Liderazgo y Gestión, su formato es digital y hace cuatro años que trabajamos en ella. Contiene publicaciones desde los últimos tres años y su periodicidad es semestral. Nos interesa estimular la participación en la revista, que consta de varias secciones. Como la mayoría de revistas científicas, la sección más importante es la de “originales”, pero publicamos también revisiones y artículos que hacen referencia a instrumentos de gestión.

En la sección de “entrevistas” aparecen desde la consejera de Andalucía a la directora general de Calidad de Valencia u otras personas relevantes en el ámbito sanitario. Asimismo, disponemos de una sección de “bibliografía”, de “cartas a la dirección” y del editorial.

“Nos preocupa mucho la continuidad asistencial y no fragmentar el proceso de atención”

Estamos contentos. Está patrocinada por la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) junto con la Fundación Index, de Granada, que la edita.

Dado su carácter científico, se seguirá un procedimiento específico de selección de artículos…

Sí. Como en cualquier revista científica, se hace una revisión por pares. Los artículos pueden llegar a la revista procedentes directamente de los autores. No obstante, al estar enmarcados en una hemeroteca y en la Fundación Index, es ésta quien los recibe y los registra antes de enviarlo a nuestro secretario de Redacción, quien inicia todo el proceso para el envío a los revisores. En estos momentos tenemos catorce revisores en el Comité de Redacción de la revista, una subdirectora, una redactora-jefe, el secretario y yo misma, además de un Comité Editorial que vela por los intereses generales de la revista.

Los artículos científicos son originales fruto de un trabajo de investigación. Yo soy una defensora a ultranza de la gestión basada en la evidencia. Pedimos a los profesionales asistenciales que trabajen de acuerdo a la evidencia científica, que su práctica clínica se base en ella. Y los gestores también debemos hacer una gestión basada en la evidencia, dado que existe mucha relacionada con los métodos de gestión y que resulta innovadora en éste y otros países. Hay que aprender de la evidencia y ponerla en práctica, no gestionar improvisando en función de cada momento.

En cuanto a ANDE, es vocal en Islas Baleares. ¿Por qué considera importante este tipo de asociaciones?

“Hay mucha evidencia relacionada con los métodos de gestión que los gerentes debemos aplicar”

Soy vocal de ANDE desde 1999. Creo que es un foro importante porque recoge a los directivos entendidos en su sentido más amplio. Cuando hablamos de dirección, no sólo nos referimos a directores y subdirectores, sino también a los mandos intermedios, que son las piezas claves en cualquier organización. Tenemos muchos asociados que son supervisores, coordinadores de centros de Atención Primaria… y nos interesa impulsar la visibilidad enfermera en la gestión. Es fundamental trasladar la visión enfermera a la gestión. La asociación es importante, como lo prueba que el Ministerio siempre ha contado con nosotros. Ante cualquier asunto planteado [por el Ministerio], nuestro presidente [Jesús Sanz Villarejo] siempre ha trabajado infatigablemente para poder estar en todos los encuentros, foros y asociaciones.

Organizamos, junto con la organización de gerentes [Sociedad Española de Directivos de la Salud] el Congreso Nacional de Hospitales, uno de los más importantes de este país. Cada año tenemos una Jornada Anual de Supervisión en Enfermería, celebrada cada vez en una comunidad autónoma distinta (este año será en Bilbao la última semana de mayo). Y, en cada comunidad, el vocal de la asociación procura promover encuentros y, en la medida de lo posible, organizar cada año alguna jornada de ámbito autonómico para tratar asuntos de gestión.

“Prueba de la importancia de ANDE es que el Ministerio siempre ha contado con nosotros”

Quiero preguntarle sobre su relación con los sindicatos. ¿Cómo se lleva con el representante de los enfermeros, Satse?

Mi relación es buena pero escasa. No tengo demasiada relación con ellos en los foros que tenemos establecidos, porque no trato los temas laborales ni la gestión de personal, a cargo de nuestro departamento de recursos humanos, pero sí participo en los diferentes grupos de trabajo relacionados con la carrera profesional, con la relación de mandos intermedios o con la oferta pública de empleo (este año esperamos incorporar a las matronas así como a ochocientas enfermeras en el servicio de salud; y están en marcha los procesos para fisioterapeutas y auxiliares de Enfermería).

Querría concluir la entrevista con una pregunta sobre la vocación enfermera. En las facultades de Enfermería se estudia la figura de Virginia Henderson, por ejemplo. ¿Cuál es la función de la Enfermería desde su punto de vista?

Para mí la enfermera es el profesional que ayuda a las personas a adaptarse a su situación de salud en todo momento, desde la promoción de hábitos saludables a la atención de la persona cuando no puede valerse por sí misma, y decidiendo en comunión con el paciente y su familia el plan terapéutico adecuado. En Baleares, tenemos la suerte de que el modelo de cuidados elegido, tanto por los centros asistenciales como el impulsado por el servicio de salud –el que se utiliza en todos los sistemas de información y el que se enseña en la Universidad– es el mismo: el de Virginia Henderson, y eso es algo poco frecuente en las comunidades autónomas, que utilizan diferentes modelos.

“Investigar es difícil para todos porque supone una dedicación extra al trabajo clínico”

Por otra parte, es difícil conjugar la práctica con los sistemas de información. En cambio aquí lo que se enseña en la Universidad es lo que después se aplica en los centros y, por lo tanto, nos resulta mucho más sencillo trasladarlo, unificar y consensuar criterios, para lo que trabajamos intensamente con todos los sistemas de información. Es algo de lo que ya no hablamos porque lo damos por sabido: el predominio del modelo Henderson; en definitiva, satisfacer las necesidades del paciente y conseguir que pueda valerse por sí mismo en el mayor grado posible.