Enfermería directiva

DESDE SU PUNTO DE VISTA, PODRÍA CONSIDERARSE COMO UN FACTOR DE RIESGO LABORAL

Una directiva alerta de la “presión añadida” en la tarea enfermera


La coordinadora de Prevención del Hospital de Cruces de Vizcaya matiza que el perfil más común es el de mujer y recuerda la dificultad para separar la vida personal del trabajo

Redacción. Madrid / La alta exigencia psicoafectiva de la profesión de Enfermería puede ser un factor de riesgo laboral si no se controla adecuadamente, según ha explicado la coordinadora de Prevención del Hospital de Cruces en Vizcaya, Esperanza Álvarez.

JPEG - 42.3 KB
Exterior del Hospital de Cruces.

“Las buenas prácticas en prevención de riesgos en el sector sanitario funcionan de una manera muy similar a las de cualquier otro sector; sin embargo, hay aspectos específicos. En el colectivo de enfermería, por ser una profesión altamente feminizada y por las características de su ejercicio profesional, puede haber una presión añadida sobre sus riesgos laborales”, ha matizado.

Concretamente, hizo referencia a la alta exigencia que se produce, en ocasiones, en muchas profesionales para las que no es fácil “mantener la necesaria separación” de la realidad profesional con la vida personal.

Igualmente, Álvarez ha puesto de relieve que “a la actividad continua del sistema sanitario, siete días a la semana, 365 días al año, con trabajo a turnos, a las enfermeras se les añade, en muchas ocasiones, las cargas (…) de las labores del hogar y, en ocasiones, la difícil tarea de la crianza de los niños o el cuidado de personas dependientes”.

Por otra parte, la coordinadora ha recalcado la necesidad de la “autodedicación” de tiempo por los propios profesionales de este colectivo. “Es totalmente necesario que las personas que trabajan en este ámbito dediquen un tiempo suficiente a ellas mismas, un tiempo en el que recuperarse de las exigencias diarias, tanto laborales como familiares”.