Enfermería directiva

POR MEDIO DE LA UNIDAD DE COORDINACIÓN Y DESARROLLO DE LA INVESTIGACIÓN EN ENFERMERÍA DEL MINISTERIO DE CIENCIA

El Carlos III y 15 autonomías colaboran con el Joanna Briggs para formar a sanitarios


Extremadura y Navarra son las únicas que todavía no forman parte del Centro Colaborador Español de la organización

J.B. Madrid / Tan sólo dos comunidades autónomas (Extremadura y Navarra) todavía tramitan su adhesión al convenio de colaboración que establece el Instituto de Salud Carlos III con aquellos servicios regionales de salud que deseen colaborar con el Instituto Joanna Briggs, organización australiana que fomenta en todo el mundo los cuidados de salud basados en la evidencia.

JPEG - 39.3 KB
José Jerónimo Navas, director general del Instituto de Salud Carlos III.

Para hacer posible ese trabajo con el prestigioso Instituto, el Carlos III creó en 2004 el Centro Colaborador Español, en la actualidad vinculado al Ministerio de Ciencia e Innovación y a la Unidad de Coordinación y Desarrollo de la Investigación en Enfermería (pinche aquí para visitar la web).

No en vano, los enfermeros son algunos de los sanitarios potencialmente más interesados en este servicio, en general enfocado a facilitar la revisión sistemática de la literatura científica sobre cuidados de salud.

Tal como puede leerse en sendos números del Boletín Oficial del Estado, publicados este mes de abril, sobre el convenio suscrito entre el Carlos III y las comunidades de Canarias y Valencia, para ser miembro colaborador del Joanna Briggs ambas partes se comprometen a aportar financiación al Centro Colaborador Español así como a la promoción de las siguientes actividades: “Una revisión sistemática anual sobre un tema a elegir (revisión de una cuestión formulada que utiliza métodos para identificar, seleccionar y evaluar críticamente la investigación relevante), con la participación de personal cualificado de diferentes Comunidades Autónomas que formarán el panel de revisores del centro)”; “realización de talleres y cursos de formación anuales sobre práctica clínica basada en la evidencia (…)”; “configuración en común del Comité de Seguimiento y Científico del Centro con miembros de las diferentes Comunidades Autónomas que participan” y “reuniones anuales” de dicho comité.

A lo anterior debe añadirse una reunión anual, en la sede del Joanna Briggs, de todos los directores de Centros Colaboradores del instituto australiano, para tomar decisiones comunes sobre su funcionamiento. De hecho, los servicios regionales de salud también se comprometen a difundir la labor del Centro Colaborador en el ámbito nacional, con especial énfasis en el beneficio que supondrá su actividad para la práctica clínica.

En cuanto a la financiación por parte del Carlos III, este instituto aporta un total de 16.000 euros anuales con independencia del número de autonomías implicadas en cada uno de los convenios, pero lo hace con cargo a su propio presupuesto de gastos (no se transfiere el dinero a las comunidades). Éstas, por su parte, contribuyen con 8.000 euros anuales a los objetivos del convenio, que tiene una duración de cuatro años a contar desde el pasado mes de enero.