Enfermería directiva

APROBADA LA DIRECTIVA POR EL CONSEJO EUROPEO DE MINISTROS DE EMPLEO

España podría ahorrar 31 millones con las medidas de bioseguridad


El Consejo General de Enfermería promueve la creación de una Red Europea y un Observatorio

Eva Fariña. Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid / El Consejo Europeo ha aprobado por directiva la implantación de medidas de bioseguridad en todos los estados miembro. El objetivo es evitar la exposición de los profesionales sanitarios a enfermedades como el sida o la hepatitis por pinchazos accidentales. España ha sido pionera en la puesta en marcha de estas medidas, aprobadas precisamente durante la Presidencia Española en la Unión Europea.

Para implementar la Directiva del Consejo que aplica el Acuerdo Marco para la Prevención de las lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes en el sector hospitalario y sanitario, el Consejo General de Enfermería ha promovido la creación de la Red Europea de Bioseguridad, así como un Observatorio.

El presidente Máximo González Jurado asegura que los dispositivos son más caros, pero reducirán costes como las bajas laborales. Sólo en los hospitales públicos, el coste sociosanitario de los pinchazos es de cerca de 42 millones de euros al año, e introducir las medidas de seguridad ahorraría 31 millones.

González Jurado se refiere a “datos reales”, como los que proporciona el Observatorio de la Comunidad de Madrid, donde se han reducido los pinchazos un 85 por ciento tras la aprobación de estas medidas de bioseguridad.

“Cuando empezamos experimentalmente a poner en marcha el proyecto en el Hospital Clínico San Carlos y en la Fundación Alcorcón, y obtuvimos los primeros resultados, observamos la evidencia científica de la bondad de este proyecto, que se basa en una trilogía: el dispositivo de bioseguridad, la formación del profesional en el ámbito de los dispositivos y el Observatorio”, explicó González Jurado, quien añadió que el dispositivo “pierde un 30 por ciento de eficacia si no va acompañado por la formación correspondiente para los profesionales sanitarios”.

Según los cálculos del Consejo General de Enfermería, en las 108.000 camas de la sanidad pública se han producido 18.477 pinchazos leves y 3.261 graves. El coste sociosanitario de los pinchazos es de cerca de 42 millones de euros, mientras que introducir las medidas de seguridad costaría algo más de 11 millones.

González Jurado destacó el impulso realizado no sólo por la actual ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, a la aprobación de esta directiva, sino también los pasos iniciales dados por antecesores como Celia Villalobos o Elena Salgado. Ahora se abre un plazo de dos años, con posibilidad de un tercero, para aplicar la directiva en todos los centros sanitarios, tanto públicos como privados.