GESTIÓN Autonómica

MANUEL TORDERA ENCABEZARÁ LA DIRECCIÓN DEL CENTRO CASTELLANO-MANCHEGO

Manuel Tordera toma posesión como gerente del Virgen de la Luz de Cuenca


Ramón Gálvez señaló que el futuro Hospital Universitario será un referente regional en Atención Especializada

Redacción. Cuenca / El nuevo director gerente del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, Manuel Tordera, tomó posesión ayer, destacando como líneas prioritarias de su proyecto la coordinación con Atención Primaria, “para conseguir esa necesaria continuidad asistencial”, la investigación y la calidad. Tordera, que agradeció la confianza depositada en él, ha agradecido la confianza depositada en él y ha pedido la complicidad y colaboración de todos los profesionales “para gestionar de forma eficaz y eficiente”.

Al acto acudió el director gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Ramón Gálvez, que aseguró que el nuevo Hospital General Universitario de Cuenca se convertirá en un referente regional en la atención sanitaria especializada ya que será un centro dotado de la última tecnología tanto a nivel diagnóstico como terapéutico.

JPEG - 67.1 KB
Ramón Gálvez asistió a la toma de posesión de Manuel Tordera.

“El nuevo Hospital está mucho más cerca y esto es muy importante para Cuenca y para Castilla-La Mancha, vamos a tener un Hospital tecnológicamente bien dotado tanto a nivel diagnóstico como terapéutico, que va a cubrir todas las necesidades de los ciudadanos de Cuenca”, dijo Gálvez, que instó al Tordera a contar con todos y cada uno de los profesionales del centro para construir un nuevo modelo organizativo “que encaje con la estructura arquitectónica del futuro centro hospitalario”.

Según Gálvez, los hospitales están basados en el conocimiento de los profesionales “que son los que hacen posible que las organizaciones avancen”. Una organización, dijo, que se encuentra en una etapa de transformación, debido, fundamentalmente, a los cambios producidos en las necesidades de los pacientes, y que exige un planteamiento que garantice la continuidad asistencial, además de un replanteamiento de la Medicina condicionado por los avances de tecnológicos “y que obliga a buscar alternativas en la gestión”.

“Abrimos una nueva etapa que nos lleve a posicionar al Hospital de Cuenca como un hospital del siglo XXI y eso nos exige introducir nuevas formas organizativas para que el conocimiento clínico sea la base de la gestión”, concluyó Gálvez, quien destacó la prudencia, sencillez y sensibilidad del nuevo gerente del hospital conquense.