¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Viernes, 31 de enero de 2014   |  Número 91 Ao IV
Acceda a nuestra hemeroteca
gestión autonómica
OBTIENE LA ACREDITACIÓN CSUR
Vall d’Hebron, centro de referencia en trasplante cardiaco infantil
Se han hecho 22 trasplantes cardiacos con una supervivencia del 84,2 por ciento

Redacción. Barcelona
El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha reconocido el Hospital Universitario Vall d'Hebron como centro de referencia en España en trasplante cardiaco infantil. El hospital ya contaba con 19 grupos de patologías reconocidas con esta acreditación. Los centros, servicios y unidades de referencia (CSUR) del Sistema Nacional de Salud (SNS) tienen por objeto garantizar la equidad en el acceso a una atención sanitaria de calidad, segura y eficiente a las personas con patologías que, por sus características, necesitan cuidados de alto nivel de especialización.

 Dimpna Albert, coordinadora del programa de trasplante infantil del hospital.

Estos centros son una de las herramientas del Ministerio de Sanidad y Política Social (MSPS), en colaboración con las comunidades autónomas, para avanzar en la cohesión del Sistema Nacional de Salud y para que toda la población tenga las mismas oportunidades de acceder a las prestaciones.

El Programa de Trasplante Cardiaco en Vall d'Hebron se inició en 2006 con un trasplante cardiopulmonar, el primero que se realizaba en el Estado a un paciente en edad pediátrica. Dos años más tarde, en 2008, se hizo el primer trasplante cardíaco y desde entonces se han realizado 22 con una supervivencia del 84,2 por ciento a los 3 años de la intervención.

En este ámbito, Vall d'Hebron trabaja para poner en marcha trasplantes de grupo sanguíneo no compatible que permitirán incrementar el número de donantes para los niños y niñas menores de tres años.

Alternativas tecnológicas a la espera del trasplante cardiaco

Las cardiopatías congénitas son las malformaciones congénitas más frecuentes. En Cataluña nacen cada año alrededor de 600 bebés con cardiopatías congénitas (la incidencia es de entre 5 y 12 de cada 1.000 recién nacidos vivos), de los cuales, alrededor de un 25 por ciento requerirá atención quirúrgica en la edad pediátrica. Gracias a los avances tecnológicos y el perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas, la supervivencia de estos pacientes ha aumentado de forma notable en los últimos años, cosa que ha provocado que un mayor número de niños desarrolle al crecer insuficiencia cardiaca y fallo cardiaco y requiera un trasplante de este órgano. Además, la tasa de miocardiopatías (la afectación de la fuerza del músculo cardíaco por causas familiares o adquiridas) es de 1 de cada 100.000 habitantes y cerca del 40 por ciento de los niños mueren a los 2 años del diagnóstico de la enfermedad.

En estos casos, los dispositivos de asistencia ventricular son hoy en día una herramienta esencial como puente al trasplante, ya que permiten mantener a los receptores en unas condiciones adecuadas hasta la aparición de un órgano compatible. Dado que cada vez el tiempo de espera del órgano es más largo, sobre todo en niños pequeños, es necesario disponer de estos dispositivos de media y larga duración, para evitar el deterioro del paciente y que se mantenga en buenas condiciones hasta al trasplante cardiaco.

En el Hospital Vall d'Hebron ya hace años que se trabaja con estas técnicas de alta complejidad con resultados muy positivos. Concretamente, los pacientes pediátricos con malformaciones congénitas del corazón o cardiopatías adquiridas y que están a la espera de un trasplante se les da apoyo circulatorio, en función del caso, o bien con un dispositivo de asistencia ventricular, o bien con oxigenación con membrana extracorpórea (ECMO). El dispositivo de asistencia ventricular está formado por dos bombas neumáticas (ventrículos) que, adecuadamente conectados al corazón o los grandes vasos, bombean la sangre como si se tratara del mismo corazón.

El proceso, que permite sustituir total o parcialmente la función del corazón, lo monitoriza el médico mediante un ordenador incorporado. Existen múltiples dispositivos de asistencia, el más utilizado de larga duración en niños hasta el momento es el Berlin Heart®. Por otra parte, la ECMO es un dispositivo que consiste en una bomba de sangre y un oxigenador que permite añadir oxígeno a la sangre del paciente y eliminar el dióxido de carbono, además de dar apoyo circulatorio.

El caso de Unai

Unai Casado, paciente del Hospital Universitario Vall d'Hebron, es el niño que más tiempo ha llevado un dispositivo de asistencia ventricular en España. Este paciente de seis años, afecto de una miocardiopatía que le impedía andar y le provocaba pérdidas de conocimiento frecuentes, se incluyó en la lista de trasplante cardíaco en noviembre de 2009, puesto que en aquel momento no había ningún donante, los médicos decidieron colocarle un dispositivo de asistencia ventricular (tipo Berlin Heart®) el 30 de noviembre de 2011. Se le realizó el trasplante el 4 de noviembre de 2012, y se le dio el alta seis meses después. No sólo es el paciente pediátrico del Estado que más tiempo ha llevado un dispositivo de asistencia ventricular, sino que ha ido superando todas las complicaciones y ahora se está adaptando a su nuevo corazón y ya empieza a correr.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com