¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 13 de diciembre de 2011   |  Número 44 Ao II
Acceda a nuestra hemeroteca
EXPUESTO EN LA 76ª REUNIÓN DE LA UNIVERSIDAD AMERICANA DE GASTROENTEROLOGÍA
Un estudio advierte del uso en YouTube de publicidad encubierta para pacientes
La investigación reconoce no obstante las ventajas de internet para el enfermo

Javier Barbado. Madrid
Dos investigaciones presentadas en la 76ª reunión anual, en Washington DC, de la Asociación Americana de Gastroenterología, confirman los peligros de la consulta de dudas por el enfermo en internet y, al mismo tiempo, su utilidad, si se emplea con precaución, para complementar la información aportada por el médico en la consulta. Más en concreto, una de ellas advierte de que el popular portal para vídeos YouTube no siempre resulta aconsejable para pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, dado que no pocas veces “los clínicos y sus pacientes necesitan ser avisados de la información que puede inducir a error expuesta por [otros] enfermos o, en particular, por compañías farmacéuticas que a menudo cuelgan vídeos para que parezca que proceden de un paciente cuando, de hecho, se trata de un anuncio de la compañía”.

Imagen tomada de un vídeo colgado en YouTube.

Esta segunda separata, difundida en el citado foro hace dos meses, lleva por título YouTube: A Friend or Foe When You Are Taking Care of IBD Patients, y ha sido elaborado por investigadores de la Clínica Fundación de Cleveland, quienes analizaron para ello los cien principales vídeos colgados en el conocido portal en función de su contenido, popularidad y como fuente informativa de la educación de los pacientes.

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son las formas más comunes de enfermedad inflamatoria intestinal, y afectan, solo en Estados Unidos, a más de 1,4 millones de personas. Ambas cursan con inflamación del intestino, diarrea líquida, rectorragia, calambre y dolor abdominales, fiebre y pérdida de peso. En el caso de la primera, puede manifestarse en cualquier zona del tracto digestivo, mientras que la colitis ulcerosa se localiza en la mucosa del intestino grueso y el recto.

Los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal responden de forma diferente a los diversos tratamientos indicados y, además, se debe tener en cuenta que se trata de un proceso que se hace crónico. De modo que, de acuerdo con Saurabh Mukewar, uno de los especialistas consultados a raíz de la publicación del estudio el pasado mes de octubre, el manejo de la enfermedad cambia con frecuencia, lo que hace que muchos de los pacientes busquen de manera constante información nueva e incluso recurran al apoyo de otros enfermos que les reporten datos basados en su experiencia que los médicos no pueden proporcionar.

Según Mukewar, una de las mejores fuentes a que podrían recurrir idealmente quienes padecen enfermedad inflamatoria intestinal, serían vídeos colgados en YouTube por médicos que se encontrasen en condiciones de relatar una experiencia personal, ya que, de ese modo, la información no solo sería más creíble, correcta y verídica sino que, incluso, se trataría de una experiencia de primera mano para el interesado. Desde su punto de vista, las sociedades profesionales y los proveedores de contenidos de salud no deberían desdeñar en modo alguno la utilidad de plataformas como YouTube, que define como una “poderosa” herramienta que también puede usarse para contrarrestar informaciones que pueden inducir a errores en este campo.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com