¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 22 de octubre de 2013   |  Número 85 Año IV
Acceda a nuestra hemeroteca
GESTIÓN E INNOVACIÓN
PFIZER COLABORA EN UN ESTUDIO CON ETANERCEPT
Un biológico es coste-efectivo incluso en terapia intermitente de psoriasis
Está indicado como primera elección si fracasa la terapia clásica, según un estudio

Javier Barbado. Madrid
Un estudio de campo elaborado en el Hospital Clínico Virgen de la Victoria de Málaga y en el que ha colaborado Pfizer ha demostrado, en un intervalo de cinco años, la coste-efectividad de etanercept, fármaco biológico indicado en la psoriasis desde 2005 y que ya se había probado en otras enfermedades sistémicas autoinmunes como la artritis reumatoide, según ha confirmado a Publicación de Directivos de la Salud el dermatólogo del citado centro Jorge Alonso Suárez, coautor del trabajo que ha coordinado el jefe del Servicio, Enrique Herrera. Los datos se han presentado durante el XXII Congreso ed la Academia Europea de Dermatología y Venereología en Estambul.

 El dermatólogo Jorge Alonso Suárez.

De acuerdo con Alonso Suárez, el ahorro derivado de su uso es doble ya que su efectividad, según se ha observado en la investigación, se prolonga durante tres años en el 80,4 por ciento de los pacientes desde el inicio del tratamiento y en siete años en el 67,5 por ciento de los enfermos del grupo estudiado, y, por otra parte, el fármaco permite probar terapias intermitentes que revelan mejores resultados incluso que los tratamientos continuos con inmunosupresores, que son la indicación clásica de la enfermedad.

“Nuestra conclusión es que, en los pacientes que responden bien [al fármaco], el tratamiento de elección es la terapia intermitente, al menos en el grupo de población que hemos estudiado”,  lo cual disminuye el gasto y además mejora la calidad de vida del enfermo, que elude el “pinchazo” semanal a que debe someterse y disfruta de intervalos de tiempo libre de la enfermedad de entre tres y hasta doce meses.

Al ahorro derivado de la interrupción pautada de la medicación se une, por tanto, el de su efectividad, ya que debe tenerse en cuenta –siempre según Alonso Suárez– que el fracaso de la terapia biológica (en su fase de inducción o de mantenimiento) lleva consigo probar otra con el consiguiente coste adicional.

En el estudio en cuestión el perfil del paciente es el de un enfermo con psoriasis grave resistente al tratamiento convencional o bien aquel otro en el que existen contraindicaciones específicas a terapias clásicas (“por ejemplo, si se detecta hipertensión arterial en el paciente no se debe administrar ciclosporina, o si se observa enzima hepática alterada la enfermedad no se trata con metotrexato”, aclara).

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com