¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 02 de noviembre de 2011   |  Número 41 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
XAVIER BONFILL, DIRECTOR DEL CENTRO COCHRANE IBEROAMERICANO
“Todos los tratamientos eficaces deberían ser gratuitos”
La organización se esmera en dilucidar qué terapias funcionan a partir de la evidencia

Redacción. Madrid
El 19º Coloquium Cochrane, celebrado en el Palacio de Congresos de Madrid de manera simultánea al Congreso Nacional de Seguridad del Paciente, ha dejado el mensaje de que urge dilucidar qué tratamientos empíricos resultan eficaces y cuáles otros no lo son con el fin de aplicar los primeros al mayor número de personas posible.

Xavier Bonfill.

En concreto, Xavier Bonfill, director del Centro Cochrane Iberoamericano ha declarado que, conforme dicta el ideario del mentor de esta organización, el médico británico Archie Cochrane, “todos los tratamientos que han demostrado ser eficaces, deben ser gratuitos”.  “Al parecer, no hemos aprendido de la historia ni de las buenas ideas que se formularon  hace muchos años –-continuó— porque  ahora estamos en un momento en el que seguimos discutiendo si reclamamos que todos los tratamientos deben ser gratuitos o sólo aquellos que han demostrado ser eficaces… Nos gustaría asegurar que es mejor la segunda opción, pero no hemos desarrollado ni una cultura, ni los mecanismos para hacer esta discriminación entre los que son eficaces de los que no lo son…y en esa labor de explicación estamos nosotros”.

Por su parte, Jeremy Grimshaw, copresidente también de la Cochrane Collaboration, considera que evaluar las iniciativas de calidad en la asistencia sanitaria debe hacerse “primero para saber si las actuaciones  que se llevan a cabo son beneficiosas o dañinas y segundo, porque a veces hay que repetir estudios en los que se invierte mucho dinero pensando que sirven para mejorar la calidad asistencial y luego resultan fallidos y no demuestran una eficacia real”.

Gordon Guyatt, profesor de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Universidad de McMaster en Hamilton, Ontario y padre de la Medicina Basada en la Evidencia ha señalado que “es importante que, aunque tengamos pocas pruebas sobre un determinado tipo de actuación clínica, esas pruebas sean de calidad para no malgastar los recursos”.

De ahí la importancia de sistematizar una metodología apropiada para evaluar el grado de confianza y calidad de las actuaciones sanitarias. En esa tarea, continuó Guyatt,  “hemos desarrollado el método Grade, una iniciativa que ha revolucionado el mundo de las guías de práctica clínica y, en general, de la formulación de las recomendaciones en salud”.

Mirta Roses, Directora General de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirmó de forma rotunda que “sin investigación no hay salud y es importante que en situaciones de crisis económica, como la actual,  la crisis sea una oportunidad de mejora y no una repetición de errores pasados”.

“De igual forma –aseguró Mirta Roses- en el área de las Américas hay una enorme distancia entre unos países y otros en función del grado de desarrollo y mejorar la salud de la gente es nuestra prioridad”.

Hay que recuperar la credibilidad de la población hacia la asistencia sanitaria a través de la evidencia científica y por eso, afirmó la directora general de la OPS, “es fundamental la traducción y la transmisión del conocimiento científico y hacerlo llegar a la población, a los investigadores, a los políticos y a los medios de comunicación. El marco ético y regulatorio también es básico y ahí es donde la Colaboración Cochrane ha puesto especial hincapié ayudando a la formación de profesionales voluntarios”.

En la sesión plenaria dedicada a los pacientes y ciudadanos  ante los retos de la calidad y seguridad asistencial, se ha puesto de manifiesto el nuevo modelo de paciente activo en materia de salud; la necesidad de incluir la participación del paciente en la toma de decisiones de los sistemas sanitarios y la importancia de la red de formadores ciudadanos para avanzar en la mejora de la calidad asistencial.

El papel del enfermo

Involucrar a los pacientes en la priorización de la investigación en salud es uno de los objetivos fundamentales de la Colaboración Cochrane. En Reino Unido hay iniciativas muy sugerentes como la realizada en colaboración con la Alianza James Lind. Según explicó su representante, Sally Crowe, “tenemos la necesidad de que los pacientes se impliquen en las revisiones de la investigación en salud porque contribuyen con sus impuestos a financiar esa investigación. En el Reino Unido hay grandes desequilibrios entre lo que se investiga y lo que los pacientes exigen que se investigue. Es importante reunir en un mismo grupo a investigadores, clínicos y pacientes para saber orientar mejor las decisiones que influyen en la salud de las personas”.

Silvana Simi, representante del Grupo Cochrane de Pacientes con Esclerosis Múltiple de Italia, aseguró que “los pacientes no deben estar callados. Son una fuente no explotada para analizar cómo funcionan los servicios sanitarios y su voz se debe tener en cuenta porque así, todo el mundo gana”.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com