¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 02 de noviembre de 2011   |  Número 41 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
EL “SINAPS” FUNCIONA EN HOSPITALES DE CUATRO COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Sanidad extenderá a Primaria su registro de eventos adversos
Caídas, infecciones y errores de medicación son los percances más frecuentes

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
El Ministerio de Sanidad ha comenzado una prueba-piloto del Sistema Nacional de Notificación de Efectos Adversos (Sinaps) en el ámbito de la Atención Primaria, según ha revelado Paula Vallejo, de la Fundación Avedis Donabedian, durante la VI Conferencia Internacional de Seguridad del Paciente y 19º coloquio Cochrane, que ha reunido en su primera jornada a cientos de especialistas en el Palacio de Congresos de Madrid.

De izq. a dcha.: Gordon Guyatt; Jeremy Grimshaw; Carmen Moya, directora general de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud, moderadora de la mesa; Carlos Aibar, Paula Vallejo; y Gerard Urrútia, subdirector del Centro Cochrane Iberoamericano.

Hasta el momento, el Sinaps funciona en cuatro comunidades autónomas, en concreto Cataluña (desde diciembre de 2009); Castilla-La Mancha (desde enero de 2010); Galicia (desde octubre de 2010); y Murcia (desde febrero de 2011); ha llevadio a cabo 3.500 notificaciones hospitalarias registradas en su mayor parte por enfermeros, y, en menor medida, médicos y farmacéuticos, de acuerdo con los datos aportados por Vallejo, quien ha resaltado como factor clave para el éxito del proyecto “el feedback” de las organizaciones sanitarias con el profesional: “Es esencial que el sanitario conozca los sistemas de seguridad del centro, para lo cual se promueven toda clase de vías de difusión como intranet, boletines, reuniones, jornadas monográficas…”.

El Sinaps incluye una aplicación informática que consta de un área pública, donde se rellenan cuestionarios de notificación, se imparten cursos de formación on-line e incluso se llevan a cabo análisis causa-raíz con recomendaciones de mejora; y un área dirigida al gestor, en la que se coordinan los procesos de gestión del centro, el análisis de las notificaciones, la elaboración de informes y de indicadores de monitorización que permiten al hospital observar su progreso en el tiempo e incluso compararse con otros centros de forma confidencial.

Por otro lado, Carlos Aibar, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Zaragoza, ha expuesto en el mismo foro los primeros resultados del estudio “Earcas” sobre seguridad del paciente en centros sociosanitarios, informe que complementa los dos más conocidos en esta área, los estudios Eneas y Apeas.

“Tras estos dos estudios, quedaba pendiente la seguridad del paciente en el espacio sociosanitario; en España hay 5091 residencias sociosanitarias y 124 hospitales de larga estancia; además, el estudio se dirige a una población caracterizada por su vulnerabilidad [y cada vez más numerosa], pues más del 16 por ciento de la población española tienen más de 60 años y, solo en 2011, más de 120.000 personas [fueron ingresadas] en centros residenciales”, explicó.

El Earcas se ha desarrollado, en una primera fase, mediante un estudio Delphi en el que participó casi un centenar de profesionales (el 43,2 por ciento eran médicos y el 19,3 por ciento, enfermeros), la mayoría de los cuales trabajaba en residencias de más de 150 camas. En esta etapa de la investigación, se detectaron como principales eventos adversos los fallos en la valoración física del enfermo; la inexistencia de planes individuales de asistencia; los datos en la historia clínica y, relacionados con los cuidados, las caídas, las úlceras por presión, las infecciones (en concreto del tracto urinario, neumonías y úlceras por presión de nuevo) y errores en la medicación que derivaban en trastornos digestivos o incluso neurológicos.

En su segunda fase, el estudio ha consistido en una serie de encuestas para valorar la frecuencia con que los profesionales perciben que tienen lugar eventos adversos para el paciente: según reveló Aibar, más de un tercio de los sanitarios detectó esta clase de problemas más de una vez por mes.

También intervinieron como ponentes Gordon Guyatt, Mc Master University de Canadá, y Jeremy Grimshaw, Co-Chair de la Colaboración Cochrane. Este último insistió en que los estudios de calidad y seguridad del paciente deben basarse en revisiones sistemáticas de la literatura científica disponible, y citó como ejemplo el EPOC (Cohrane Effective Practice and Organisation of Care), en el que se han desarrollado 79 revisiones y elaborado 44 protocolos.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com