¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 14 de febrero de 2012   |  Número 48 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
en primera persona: JOSÉ LUIS GUTIÉRREZ, GERENTE DEL SERVICIO ANDALUZ DE SALUD
“Nuestro modelo de unidades de gestión clínica es eficiente”
Andalucía cerró 2011 con más profesionales y el 85% de prescripción por principio activo

Javier Barbado. Madrid
Al contrario que sus colegas de otras comunidades autónomas, los responsables de la política sanitaria de Andalucía presumen de que, a lo largo del último año, no han excedido el presupuesto de que disponían para sus cometidos ni han reducido su número de profesionales, de acuerdo con la declaraciones para Publicación de Directivos de la Salud del gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Luis Gutiérrez, quien atribuye la excepción andaluza a que “hace diez años, mucho antes de que la actual crisis económica nos azotara, el sistema sanitario público de Andalucía (SSPA) inició un cambio de modelo organizativo de altísimo calado como consecuencia derivada de un proceso de reflexión profundo”.

José Luis Gutiérrez, gerente del SAS.

Entre los frutos que, se supone, ha recogido la sanidad de esta comunidad autónoma, el entrevistado destaca la estructura transversal en forma de unidades de gestión clínica, mucho más eficiente, desde su punto de vista, que la anterior fórmula “jerárquico-vertical”. “Todo ello ha supuesto la transición completa (…) a un nuevo e innovador modelo transversal de organización descentralizada fundamentado en la corresponsabilidad, la participación de los ciudadanos y la autonomía autoorganizativa [sic] de los profesionales”, resolvió.

Esta nueva organización descentralizada de la atención sanitaria parte –siempre según Gutiérrez– de un nuevo sistema “con funcionamiento en red distribuida, en el que en cada nudo de esa red resulta ser un equipo multidisciplinar de profesionales generado para dar respuestas a las necesidades concretas de su población atendida en base a la afinidad de las áreas del conocimiento y a la agregación eficiente, todo ello a través de la negociación y el consenso”.

“En cada uno de estos equipos, “nudos gordianos” de la nueva red que denominamos Unidad de Gestión Clínica, se enlazan las necesidades en salud de los ciudadanos con el conocimiento científico, las evidencias, y las propias expectativas de los profesionales”, contestó.

Con relación al personal sanitario, en efecto Gutiérrez aseguró que el servicio regional que dirige cerró 2011 incluso con más profesionales de lo que disponía al comenzar el año, además de ajustarse a los presupuestos establecidos, todo lo cual “debe hacernos reflexionar con respecto a muchos ‘clichés’ predeterminados que establecen el prejuicio de que la gestión privada es más eficiente que la pública, lo que, sencillamente, no es verdad, como lo demuestran muchos datos de evidencia científica”.

Política de contención

Pero el equilibrio presupuestario, de acuerdo con el entrevistado, no significa que la sanidad andaluza, como el resto, haya dejado de aplicar una política de contención del gasto en el contexto de la crisis económica: “Nuestras  políticas de Uso Racional del Medicamento, en continuidad durante más de una década, nos han permitido alcanzar el 85 por ciento de prescripción por principio activo. Y nuestra  política de compras y logística integral centralizada en plataformas provinciales, entre otras muchas medidas de eficiencia y racionalización del gasto corriente” han hecho posible que cuadren las cuentas al concluir el ejercicio anual.

En cuanto a la comparación con la gestión mixta o que echa mano de la empresa privada, el gerente del SAS insistió en que “para no eludir los aspectos económicos, me “mojaré” diciendo que el SSPA no sólo es viable sino que representa un modelo altamente eficiente. Difícilmente puede uno imaginar ningún entorno de la gestión privada en el que por menos de lo que cuesta el seguro a todo riesgo de un vehículo modesto (1.200 euros aproximadamente por habitante y año) se preste la cobertura sanitaria universal, pública y gratuita a los más de ocho millones de andaluces que residen en una de las comunidades con mayor dispersión geográfica de Europa”.

“Todo ello, además, con los niveles de calidad y eficacia que son unánimemente reconocidos, y ofreciendo la máxima accesibilidad ya que todos los ciudadanos cuentan con un centro hospitalario a una crona inferior a los 30 minutos, disponen de varios canales para pedir cita con su médico de Atención Primaria y cuentan con los tiempos de acceso a pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas más garantizados”, explicó.

Resumen de su gestión

Por último, Gutiérrez hizo balance de la gestión sanitaria autonómica a falta de un mes para las elecciones en esta comunidad autónoma: “Andalucía, por lo tanto, en 2011 ha consolidado definitivamente la modernización de su sistema sanitario y lo ha dotado de recursos conceptuales, organizativos e instrumentales que permiten considerarlo como un sistema de calidad predecible y viable, que refleja la forma en que muchas ciudadanas y ciudadanos progresistas entienden que se debe proteger la salud de todas y de todos”. “Es un sistema universal, público y gratuito, sin ambages, que a pesar de las dificultades económicas tan trágicas que atraviesa toda la sociedad europea no ha vulnerado ni uno solo de los derechos y de las garantías de los ciudadanos, no ha modificado su cartera de servicios y procedimientos, no ha reducido sus plantillas, ni ha cerrado uno sólo de sus centros sanitarios.

Al contrario, con su política de contención del gasto y la gestión de las bolsas de ineficiencia ha demostrado y demuestra que, en sus condiciones actuales, puede proyectarse en el futuro para, como mínimo, otros 25 años más”, añadió. Y quiso poner énfasis en las prioridades del gobierno autonómico más allá de la política de reacción a la crisis económica: “Además, en 2011 hemos gestionado la sanidad andaluza en un periodo de crisis pero apostando por un hecho diferenciador.

Para el SSPA el debate sobre la sostenibilidad del sistema sanitario no puede ser solo –ni siquiera fundamentalmente- una cuestión de balances económicos. Es mucho más, es una cuestión de legitimidad social del modelo de sistema sanitario que los ciudadanos desean tener”. “Aquí no caben discursos fatalistas ni demagógicos orientados a “forzar” la visión o la decisión de los ciudadanos sobre su sistema de salud .Los andaluces siguen prefiriendo un sistema universal, público y gratuito, sin reparos ni excepciones. Así lo demuestran las encuestas de satisfacción que sitúan a este servicio como el mejor valorado”, declaró.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com