¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 28 de noviembre de 2011   |  Número 43 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
LAS SECUELAS GRAVES SON EVITABLES SI EL PROFESIONAL COMUNICA SU ERROR
Murcia propone la figura del ‘gestor de riesgos’ para menguar el daño iatrogénico
Los especialistas echan de menos una cultura de seguridad del paciente

Javier Barbado. Madrid
La Región de Murcia ha propuesto y desarrollado la figura del “gestor de riesgos” en cada una de las gerencias de área con el fin de reducir el impacto de los errores médicos y animar a los profesionales a denunciar sus propios fallos, extremo al que se muestran reacios por temor a represalias legales ya que, en este momento, la legislación no protege la confidencialidad del galeno pese a que su acción no llegue a tener repercusión en el paciente.

José Saura Llamas, médico de familia y responsable de la Unidad Docente de esta especialidad en Murcia.

Esta resistencia a comunicar la iatrogenia constituye, de hecho, el principal escollo para promover en España una cultura de seguridad de paciente, según ha explicado a este periódico José Saura Llamas, médico de familia y responsable de la Unidad Docente de esta especialidad en la comunidad autónoma. “La clave es que el médico comunique los errores y efectos adversos que sufre el paciente” –ha reseñado– ya que, en la mayoría de los casos en los que el profesional se equivoca, las consecuencias en el paciente “son leves o muy leves” y, en el escaso porcentaje en que son graves, “está estudiado que, en su inmensa mayoría, se trata de problemas prevenibles” y que, por tanto, podían haberse evitado.

En España, el Ministerio de Sanidad adoptó su estrategia en este asunto a partir de 2006, sumándose a la “Alianza Mundial de la Seguridad del Paciente” derivada del acuerdo internacional a que llegó en 2005 la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Saura Llamas ha participado como moderador y ponente en el XVII Congreso Regional de Medicina de Familia y Comunitaria, que se ha celebrado en Murcia a finales de la semana pasada. Desde su punto de vista, “el colectivo de profesionales de la salud aún no ha asumido bien la cultura de seguridad del paciente; el primum non nocere [del latín, “lo primero no hagas daño”] integrado en nuestro juramento hipocrático se ha quedado en un segundo plano”. “Sin embargo –prosiguió– cuando los pacientes reciben asistencia sanitaria, en especial en Atención Primaria, mejoran en un altísimo porcentaje su salud y sus problemas; pero hay un pequeño porcentaje en el que la misma acción del sistema de salud, de los profesionales, puede producirle perjuicio a los pacientes (lo que clásicamente se ha llamado iatrogenia)”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com