¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Viernes, 26 de junio de 2015   |  Número 107 Año V
Acceda a nuestra hemeroteca
CARLOS MACAYA, PRESIDENTE DE FACME
“Muchos hospitales no deben hacer cirugía cardiaca”
El Consejo Asesor de Sanidad fija límites de población para algunas intervenciones
La práctica de la angioplastia, la hemodinámica o la cirugía cardiaca debería ceñirse a la demanda poblacional, tal como refleja un informe reciente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad. Sin embargo, Macaya denuncia su proliferación sin control en multitud de hospitales de Madrid y de Comunidad Valenciana. El máximo responsable de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) defiende la elección del gerente hospitalario por parte de juntas de gobierno del propio centro, pues –razona– “si aspiramos a instaurar unidades de gestión clínica lideradas por profesionales con autonomía de mando, ¿cómo va a carecer de él quien dirige el hospital?”.
El presidente de Facme, Carlos Macaya.
 
Javier Barbado / IMAGEN: Miguel Fernández de Vega. Madrid
El informe del Consejo Asesor sobre el trabajo en red de los médicos ha generado mucha polémica. ¿Cómo lo ve usted?

Es una visión muy de hospital que dan las personas que están ahí. Se habla de fragmentación asistencial y de concepto holístico de la Medicina. Claro, hoy en día, los pacientes son cada vez mayores, con pluripatología, de modo que una insuficiencia cardiaca ingresa en el servicio de Cardiología pero también padece alteraciones propias de otras especialidades como la insuficiencia renal, la broncopatía… La asistencia está fragmentada y falta una aproximación multidisciplinar para manejar a ese paciente en el que fracasan varios órganos a la vez.

O sea, que se trata de una fragmentación asistencial, a veces incluso dentro de los propios servicios, que lleva a que unos se pasen la pelota a otros, se dupliquen exploraciones o pruebas… y no se tenga una conciencia holística, una visión completa e integral del enfermo. Eso es lo que se quiere transmitir en el informe.

En él se habla de unidades asistenciales compartidas para el caso de tres patologías concretas: cardiopatía isquémica, arritmias e insuficiencia cardiaca avanzada.

Sí, pero eso son procesos que necesitan de unidades específicas: no tiene nada que ver con la fragmentación. Se trata de una solución que da el Consejo Asesor que, en realidad, se publicó hace tres años por el mismo Ministerio de Sanidad.
“La movilidad de los profesionales existe desde hace 14 años”

Me refiero a varios documentos, uno en el área cardiovascular llamado Estándares y recomendaciones en las áreas del corazón (fíjese en el nombre). Es un libro en el que está todo lo que el profesor Alfonso Castro Beiras plasma en el informe del Consejo Asesor, pues habla de regionalización, de los diferentes niveles hospitalarios...; de hecho, Castro Beiras y yo mismo fuimos coeditores de ese documento cuando yo presidía la Sociedad Española de Cardiología [SEC]. Luego el informe incluye la parte de Neurología, para la que ha contado con el especialista José Castillo Sánchez, y la de Oncología, en la que se ha invitado a participar a la presidenta de la Sociedad Española, Pilar Garrido, entre otros.

Pero el presidente actual de la SEC, José Ramón González-Juanatey, criticó con dureza que no se le consultase para hacer este trabajo, del que destaca la ausencia de indicadores y resultados de salud.

Creo que no es un informe que sorprenda o que llame la atención ni que refleje nada que no existiera antes; otra cosa es que no se conociera, pero, en las estanterías del Ministerio estaba el documento al que me he referido. Lo que a mí me ha sorprendido es que no figure en las referencias del informe.

Dice que no hay nada nuevo. Pero se pide, por citar una de las propuestas, mayor movilidad de los profesionales entre hospitales.

Eso se lleva haciendo en Madrid desde hace catorce años. Del Hospital Clínico San Carlos, por ejemplo, acuden todos los días a una sala satélite instalada en el Hospital de Leganés. Y, desde hace cuatro años, van a Alcalá de Henares, que dispone de otra sala satélite.

Esto es, movilidad de personal ya se está produciendo. Tal vez no la deseable para ser más eficiente en el sistema.

También se habla de regionalización de la asistencia.

A mí me llama la atención que no se haya hecho hincapié en que esa recomendación, que aparece descrita en el trabajo del Consejo Asesor, no se cumpla, por ejemplo, en Comunidad Valenciana y en Madrid.

Una sala de hemodinámica necesita entre 400.000 y medio millón de habitantes

Es decir, el informe recomienda que, para hacer una unidad de hemodinámica, se necesitan entre 400.000 y 500.000 habitantes, o, para hacer angioplastias primarias en veinticuatro horas, se precisa una población aún superior.

Sin embargo, en Madrid hay multitud de centros que practican angioplastias primarias y también hay, por todos lados, centros que realizan  hemodinámica y cirugía cardiaca (por ejemplo, en Torrejón de Ardoz, donde la población es de 120.000 habitantes; si se es coherente con el informe, salvo que haya un acuerdo subterráneo por el que se incremente la prestación, no está justificada en un hospital en el que se operan 50 pacientes al año).

¿No sucede en otras comunidades autónomas?

En Extremadura, por ejemplo, hay un servicio de cirugía cardiaca, pero son un millón de habitantes. O, en Castilla y León, en toda la autonomía hay solo tres servicios, pero es que son tres millones de habitantes. Sin embargo, en Madrid, hay un montón de ellos privados e incluso público (en el Rey Juan Carlos I, en la Fundación Jiménez Díaz, en el de Collado Villalba…).

Facme acaba de publicar un manifiesto en el que insta a la elección, en cada hospital, del gerente y de los directivos a su cargo: ¿les interesa como profesionales que esto sea sí?

En efecto, ése es el punto número diez, donde se habla de que hay que buscar la eficiencia de los servicios y de los centros hospitalarios; en esto estaba de acuerdo Ciudadanos cuando se hizo el debate de la sanidad tres días antes de las elecciones municipales, pues estaba de acuerdo en que se crearan unas juntas de gobierno.

Cuando habla de Ciudadanos, ¿se refiere a alguien en concreto?

Me estoy refiriendo a Daniel Álvarez, que es el que representaba en ese foro a Ciudadanos, quien dijo que estaba de acuerdo. También lo estaba [José Manuel] Freire [del Partido Socialista], quien dijo que hay que profesionalizar a los directivos sanitarios. Éstos deben ser elegidos por una Junta de Gobierno, que es lo que había antes. Otra cosa es discutir quiénes la componen, que deben ser personas de diferente índole, incluyendo a ciudadanos, es decir, no tienen por qué ser solo médicos de renombre.

“Los hospitales deben crear juntas de gobierno y dotar de autonomía a su gerente”

¿Quién debe decidir el cometido del hospital?

La Consejería, lógicamente. Lo que se plantea es convocar públicamente, como se hace con una Jefatura de Servicio, [la plaza] del gerente. Y que se presenten a ella profesionales; hoy en día, ya tenemos en España a profesionales directivos sanitarios. Así que, en función de los méritos  y de la presentación de un proyecto sobre el hospital, se le concede una plaza y se le evalúa, tal como se hace con los jefes de Servicio (normalmente estas evaluaciones son positivas, pero, a veces, se les retira el cargo si se detectan desviaciones o incumplimiento de objetivos).

En esto están de acuerdo también los directivos de la salud. En no depender del centro ni de la Consejería, es decir, hacer una descentralización de los hospitales sanitarios.

Los directivos de la salud siempre han defendido eso, precisamente.

Claro, y en eso estamos de acuerdo. Yo creo que se pueden y se deben crear juntas de gobierno en los hospitales, ya que les daría una mayor autonomía, algo que necesitan los gerentes. Si hablamos, por ejemplo, de unidades de gestión clínica [lideradas por los profesionales sanitarios], ¿qué autonomía de gobierno tendrán si no la tiene, siquiera, el gerente?

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com