¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 05 de diciembre de 2012   |  Número 66 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
en primera persona
MELCHOR HOYOS, GERENTE DEL HOSPITAL LA FE DE VALENCIA
“Me gustaría tener las mismas herramientas que las concesionarias”
El máximo responsable del centro defiende el incentivo para el que mejor trabaje

Javier Barbado / Imagen: Adrián Conde. Valencia / Madrid
La Sanidad valenciana se encuentra en plena metamorfosis. Desde hace casi tres meses, el Parlamento autonómico aprobó el modelo de gestión compartida como nueva fórmula de trabajo, y, en el ejercicio de 2012, los responsables de los departamentos de salud recibieron instrucciones para contener el gasto y mejorar la eficiencia de sus prestaciones. En el caso del Hospital La Fe, en lo que va de año acumula un ahorro del 7 por ciento con respecto al ejercicio anterior, de acuerdo con las declaraciones de su gerente a Publicación de Directivos de la Salud, quien alaba el modelo concesional y confiesa su deseo de que la Administración “se modernice” e imite algunas de sus características.

Melchor Hoyos explica el modelo de gestión compartida.

 El gerente explica cuándo se incentivará a los mejores.

La Comunidad Valenciana lleva a cabo una reconversión de  su estructura y funcionamiento por medio del llamado “modelo de gestión compartida”. ¿En qué consiste este cambio?

El modelo de gestión compartida es un intento por parte de la Consejería de Sanidad (en mi opinión un intento  imaginativo) para, de alguna forma, conseguir economías de escala en algunos aspectos de la gestión del hospital que son susceptibles de esta mejora. Y afecta fundamentalmente a servicios que ya tenemos externalizados en muchos hospitales con distintos proveedores, y el hecho de disponer de un proveedor único puede favorecer las sinergias y las alianzas, y puede además favorecer al sistema porque va más allá de un solo departamento (suele incluir a dos o tres departamentos excepto, precisamente, en el caso de La Fe, donde es un lote único). Puede, como digo, favorecer la gestión al compartir servicios que afectan a dos direcciones distintas, por así decirlo, que se gestionaban de forma similar pero distinta.

Así que se trata de un intento para mejorar y agilizar la gestión de este tipo de servicios. Luego, dentro de este modelo de gestión compartida, hay otros aspectos –creo que uno tremendamente interesante es el de la central logística, que tiene, de hecho, todo el sentido del mundo–. También viene a potenciar la central de compras, una herramienta también importante de la Consejería desde hace años. Y otro de los aspectos tremendamente importante es el de cambio de modelo de productividad o de cómo introducir el elemento variable de forma ostensible en el sueldo de los profesionales. Es evidente que no todos trabajan igual ni todos se implican igual y eso, de alguna forma, tiene que estar reconocido. Creo que este modelo de productividad, que viene a incentivar a los profesionales según el empeño constituye una apuesta muy valiente por parte del consejero y de la Consejería

¿Cuándo disfrutarán los mejores profesionales de esos incentivos?

Estamos hablando de un modelo que, en estos momentos, se está “escribiendo”, por así decirlo. La Consejería ha anunciado el modelo en que se basa, y, en estos momentos, se está plasmando para su publicación en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana. Tras su publicación, se pondrán en marcha las herramientas que sean necesarias, bien está claro que esto debe ir acompañado de un sistema de información lo suficientemente potente como para identificar qué es lo que se hace, quién lo hace y cómo lo hace.

Según han dado a conocer tanto el consejero de Sanidad autonómico, Luis Rosado, como la secretaria autonómica de la Agencia Valenciana de Salud, Manuela García Reboll, la región ha logrado ya importantes ahorros con la política implantada. ¿Sucede así en el caso del Hospital de La Fe?

Sí. A principios de año, todos los departamentos hicimos una especie de plan de eficiencia, esto es, analizamos dónde estaba el grueso de nuestros gastos y propusimos una serie de medidas para intentar mejorar y reducir el gasto mediante herramientas que favorecieran la eficiencia en vez de la disminución de cualquier tipo de prestación. En este momento, en La Fe tenemos una disminución del gasto con respecto al año pasado que está rondando el 7 y pico por cien, con medidas, ya digo, fundamentalmente centradas en eliminar aquello que no produce valor añadido y mejorar la gestión de partidas que suponen un gasto importante en el presupuesto del hospital.

Hoyos expresa su opinión sobre el modelo concesional.

Aunque no sea el caso de La fe, ¿cuál es su opinión sobre la gestión de la asistencia por una empresa concesionaria, esto es, sobre el modelo Alzira?

¿Mi opinión personal? Bueno, yo creo que el modelo de concesión, que se implantó en la Comunidad Valenciana a finales de los años 90, vino a solucionar un problema que en ese momento tenía la Consejería de Sanidad, y era que había un departamento de 230.000 habitantes que no disponía de hospital.

Es decir: había que hacer un hospital –con todo lo que eso conlleva de gasto en equipamiento y en capítulo 1 (en personal)– y fue una solución muy imaginativa buscar ese modelo de concesión en forma de colaboración público-privada. Yo creo que vino a solucionar el problema perfectamente, y creo que este tipo de colaboración tiene cabida siempre que el nicho donde se ubique tenga sentido. Es decir, lo que no puede hacer ninguna concesión es duplicar un servicio. Tampoco se debería, por ejemplo, reducir población de un departamento sin que en él se produjera una disminución proporcional de los profesionales que atienden a esos ciudadanos: si a mi departamento le restan población, y, además, carezco de flexibilidad para gestionar su plantilla de recursos humanos, mis números van a salir peores que en el caso de una concesión.

Resumiendo, creo que este tipo de colaboración público-privada en forma de concesión tiene cabida; creo que no debe ser la única opción ni mucho menos; y me gustaría también que todo ello se acompañase de una modernización de la Administración para que a mí me dieran las mismas herramientas de que disponen [los gestores] en una concesión.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com