¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 14 de febrero de 2012   |  Número 48 Ao III
Acceda a nuestra hemeroteca
EL 71 POR CIENTO DEL RECORTE DE GASTOS FUE EN ÁREAS NO ASISTENCIALES
Los servicios compartidos de Ribera Salud lograron ahorrar dos millones en un año
La gerencia única permite reducir el número de profesionales y de estructuras directivas

Javier Barbado / Imagen: Adrián Conde. Madrid
La red de servicios compartidos entretejida por los hospitales del Vinalopó (Elche), Torrevieja (Alicante) y Torrejón de Ardoz, en cuyo accionariado está presente el grupo Ribera Salud, ha logrado en el plazo de un año ahorros de hasta dos millones de euros, según ha destacado el director gerente del primero de los centros, Ramón Navarro, durante una jornada organizada en Madrid por la consultora Antares Consulting.

De izq. a dcha.: Ramón Navarro, Joan Barrubés y Bernardo Valdivieso, ponentes matinales en la jornada de Antares.

La estrategia de elaborar acciones conjuntas entre los tres hospitales incluye la colaboración con otros organismos especializados como, por ejemplo, el laboratorio central de radiodiagnóstico de la Comunidad de Madrid o la plataforma de compras de Ribera Salud, B2B, que proveen a diversos centros tanto de naturaleza pública como privada. En definitiva, esta clase de sinergias reduce costes porque coordina a diferentes equipos de trabajo a partir de una dirección única, logra mayor eficiencia en la gestión de procesos (se calcula que los centros del citado grupo empresarial resultan un 25 por ciento más baratos que los que se rigen por sistemas de gestión pública tradicional) y pone más énfasis en cuidar al profesional por medio de incentivos comunes y trabajo evaluado por objetivos. El “proyecto multihospital” al que se ha referido Navarro trae consigo “una alta posibilidad de aprovechar las sinergias al surgir importantes economías de escala”, y consta, según ha explicado, de tres puntos clave para explicar su éxito: sistemas de información, gestión clínica y recursos humanos. De los primeros, este directivo destacó el sistema informático “Florens”, instaurado en los hospitales valencianos y extendido al resto de centros que conforman el proyecto.

En cuanto a la gestión de la actividad clínica, insistió en la importancia de que el plan se atenga a una gerencia única “con departamentos y sistemas de facturación inter-centros”. Por último y con relación a la plantilla, aseveró que “no se puede dejar que funcione por inercia”, lo que explica el esfuerzo del grupo por instaurar retribuciones variables y ajustar el personal cualificado a las necesidades asistenciales porque “no se puede olvidar que constituye el 60 por ciento del gasto”.

Estratificar a la población

Por su parte, Bernardo Valdivieso,  director de Planificación del Hospital La Fe de Valencia, explicó al auditorio (unos cien gestores, directivos y sanitarios) los mecanismos de clasificación y estratificación del enfermo que se llevan a cabo en el centro “y que ahora intentamos extender también a la Atención Primaria”. Entre ellos, sobresale el dirigido a pacientes crónicos, que son etiquetados como tales por el médico de familia, y, a partir de ese momento, entran a formar parte de un proceso organizado con minuciosidad en el que desempeña una labor imprescindible la llamada enfermera de enlace, quien llama al enfermo y le ofrece asistencia domiciliaria y hospitalaria en función de su situación personal.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com