¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 27 de marzo de 2012   |  Número 51 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
ROSA SALAZAR, DIRECTORA DE ENFERMERÍA DEL HOSPITAL DE GUADARRAMA
“Los médicos gozan de más poder que las enfermeras”
El centro ha desarrollado una estrategia innovadora en la prestación de cuidados

Javier Barbado. Madrid
La tradición ha reservado mayor protagonismo a los médicos que a las enfermeras desde el punto de vista clínico, sanitario e incluso político. Así lo prueba la todavía reciente polémica acontecida en la Comunidad de Madrid, donde se deniega la Dirección de centros de Atención Primaria a estos profesionales, según recuerda la entrevistada. No obstante, el colectivo acumula algunos avances sin precedentes en su historia contemporánea, como la incorporación de la disciplina al Grado y la posibilidad de doctorarse, objetivo imposible si cursar otra carrera universitaria antes de la reforma de Bolonia en Europa.

Rosa Salazar, directora de Enfermería del Hospital de Guadarrama, en su despacho de trabajo.

El centro desarrolla una estrategia de innovación en el área de cuidados poco convencional y que promete buenos resultados. Háblenos sobre ella.

En estos momentos estamos trabajando en varios temas. Tenemos puesta en marcha una Escuela de Cuidadores que nos permite entrenar al cuidador principal  durante el periodo de la hospitalización.  En nuestro centro la estancia es de una media de 38 días, tiempo suficiente para entrenar a los cuidadores. Los resultados que hemos obtenido hasta ahora son muy buenos con una tasa de satisfacción muy alta, y, lo que es más importante, el cuidador desarrolla habilidades que le permiten cuidar de su familiar  en su domicilio en condiciones de seguridad.

Se ha incorporado como un servicio de  Enfermería la administración de la terapia complementaria Reiki. Se trata de una terapia dirigida a mejorar el bienestar de los pacientes. La aceptación  es muy buena  y la demanda va en aumento.

Asimismo, coordinamos el “Proyecto De Úlceras cero en el distrito de Guadarrama”,  con el que pretendemos minimizar la prevalencia de las úlceras por presión. Se trata de un problema relativamente frecuente en las personas con limitaciones funcionales.  En estos últimos meses hemos podido ver cómo se han incrementado las solicitudes de ingreso en nuestro centro demandando este tipo de cuidados. En este proyecto están implicados los hospitales de La Fuenfria, Puerta de Hierro y El Escorial, así como Atención Primaria y profesionales del ámbito residencial.

En la continuidad de cuidados hemos estrechado lazos. Así, cuando se produce un alta en el hospital, se comunica al centro de Salud correspondiente para que la enfermera cite al paciente o se programe una visita domiciliaria. Los informes de continuidad de cuidados están disponibles para los profesionales a través del visor Horus. En este momento somos el único hospital que tiene los informes disponibles en este visor.

También estamos trabajando en la incorporación del Plan de Cuidados en la herramienta informática Selene, ya que, en estos momentos, no forma parte de este paquete informático, y seríamos el primer hospital que en tenerlo disponible en la Comunidad de Madrid.

Hemos modificado la organización de las supervisoras, que se han orientado más a la gestión del cuidado. Para ellas, los trabajos organizativos ocupan un tiempo importante, tiempo que se resta de la ocupación más directa de la supervisión de los Planes de Cuidados. Esperamos que este cambio contribuya a mejorar la calidad de los cuidados y la eficiencia de nuestra organización. 

 ¿Quiénes han ideado y promovido estos cambios?

La Dirección  Gerencia ha sido decisiva para todos los cambios producidos, ya que ha comprendido que, por la naturaleza de nuestra organización, estos cambios eran necesarios y nos añadirían valor. 

¿Cuál es su papel personal en este proyecto?

Mi papel es de facilitadora. Tenemos la oportunidad de poner en marcha nuevas acciones, contamos con unos profesionales cualificados,  con una importante implicación y con el apoyo de la Dirección Gerencia, por tanto mi papel es de facilitar el trabajo  a las enfermeras,  apoyar todos los proyectos  y  maximizar los resultados.   

¿Qué características de la labor enfermera considera más relevantes para los pacientes, más allá de lo que marcan los protocolos?

El cumplimiento de los protocolos resulta necesario, pues es la manera de garantizar unos cuidados de calidad y de disminuir la variabilidad en su administración; sin embargo, la labor de la enfermera va más allá de esta actividad. La enfermera es la garante de los pacientes. Su proximidad al enfermo hace que éste confié en ellas; da lo mismo que el paciente esté acompañado por su familiar o no: las enfermeras velan por él. Se trata de lograr empatía, de ser capaces de ponernos en su lugar para asegurarnos la comprensión y mejorar nuestra contribución como profesionales al proceso de enfermedad en cada persona. En definitiva, se trata de no dejar de lado lo que es la esencia del cuidado enfermero, su enfoque humanista y holístico. Este enfoque da una visión de nuestro trabajo que es muy valorada por el paciente y familia.

Háblenos del hospital en que trabaja desde el punto de vista de la Enfermería: ¿es un centro que  concede al enfermero más capacidad de actuación que otros?

Bueno, en el hospital los pacientes ingresan para trabajar con aspectos básicos de los cuidados, volver a ser capaces  de vestirse, de comer, de caminar con autonomía, etc. Sin duda, hay detrás un equipo de trabajo interdisciplinar que desempeña un papel muy importante, pero el de la enfermera es muy relevante. Se trata a pacientes crónicos que presentan problemas de déficit de autocuidado, deterioro de la deglución, incontinencia, problemas de afrontamiento, etc. (es decir, muchos problemas en los que la enfermera tiene su campo propio de trabajo). Por tanto, sí tienen [los enfermeros] mucha capacidad de intervenir de manera autónoma y en la mayoría de los problemas de salud que presentan los enfermos.   

¿Se celebran sesiones clínicas presenciales o virtuales en este centro para los enfermeros?

Sí. Tenemos identificados los diagnósticos de Enfermería y los cuidados necesarios para cada caso y los hemos distribuido entre las enfermeras, de tal manera que cada una de ellas está al día de las publicaciones y cambios que se produzcan, y, a su vez, actualiza nuestros procedimientos y los difunde entre el resto de profesionales. En el año 2011 hemos realizado un total de 78 sesiones.  

Nos interesa su opinión sobre la figura del directivo de Enfermería en España: ¿cree que tiene menos relevancia o poder ejecutivo en los centros que, por ejemplo, los directivos médicos?

Sí, creo que, en general, los directores médicos tienen  mayor peso en las organizaciones. Tradicionalmente ha sido así. Los médicos gozan de más poder y tenemos muchos ejemplos. Recientemente, hemos podido ver cómo se impide a las enfermeras que puedan ser directores de un centro de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid.

Las enfermeras estamos de alguna manera acostumbradas a que esto sea así; sin embargo, no lo compartimos y debemos tomar conciencia de ello y no dejarnos llevar por la corriente  que tradicionalmente nos ha arrastrado.

Creo que nuestra profesión ha avanzado mucho en estos últimos años. Hemos logrado cambios que hace pocos años no estaban a nuestro alcance, como, por ejemplo, el doctorado; también hemos avanzado con  la formación de Grado, las especialidades… Pero todos estos cambios han de ir acompañados  de un cambio también en nuestra actitud: no podemos tener un nivel más alto de formación para seguir con la misma dinámica de trabajo. Me refiero a tener ganas de alcanzar más protagonismo, no por el hecho de tener más, sino por el hecho de tener el que nos corresponde. Es una cuestión de respeto. Tenemos la obligación de continuar mejorando muestra profesión de cara a los futuros profesionales  y a la sociedad.

Creo que sería muy oportuno que las enfermeras alcanzasen puesto de mayor responsabilidad. Esto nos ayudaría a incorporar nuestro enfoque dentro de los órganos de decisión, y, repito, es una cuestión de coherencia, ya que sin la visión de la enfermera el sistema está sesgado.      

La Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) desempeña múltiples actividades en su defensa del directivo enfermero. ¿Cuál es su opinión sobre ella?

Efectivamente, creo que desarrolla un papel importante y permanentemente está trabajando para la profesionalización de los directivos de Enfermería y para poner de manifiesto que la Enfermería es la responsable del cuidado de las personas. A pesar de ello, aún nos queda un amplio camino que recorrer no por el hecho de demostrar que los directivos de Enfermería  son  buenos gestores, que sin duda es así, sino por la falta de ganas en nuestra profesión de ocupar el sitio que le corresponde.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com