¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 14 de febrero de 2012   |  Número 48 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
LOS RECORTES DE MATERIAL EN ESTA ÁREA AFECTAN A LA CALIDAD
Los hospitales ahorrarían más de 1.100 millones al año si centralizaran el cuidado de heridas crónicas
Además reducirían las listas de espera y aumentarían el tiempo de atención por paciente

Redacción. Madrid
Los hospitales españoles, tanto públicos como privados, ahorrarían un 25 por ciento al integrar el cuidado de heridas crónicas y agudas en una unidad especializada, lo que supone más de 1.100 millones de euros anuales, consiguiendo además reducir las listas de espera y aumentar el tiempo de atención por paciente, según se deduce de las conclusiones de la mesa político social del II Congreso Nacional de Heridas y Cicatrización, clausurado en Madrid.

Juan Antonio Ferreiro, de Fenin.

Representantes del sector clínico y sanitario presentes en la mesa, entre los que participó el presidente de Efectos y Accesorios de Fenin, Juan Antonio Ferreiro, defendieron la creación de una Unidad de Heridas en cada centro hospitalario para mejorar la atención de los pacientes y, al mismo tiempo, reducir la deuda de estos centros, que suma 16.000 millones de euros en el conjunto de las comunidades autónomas.

El tratamiento de heridas complejas consume en torno al 5 por ciento del gasto sanitario español, que asciende a 90.000 millones de euros al año, incluidos los centros privados. Esto supone cifrar en unos 4.500 millones de euros los recursos económicos destinados a tratar estas lesiones, un gasto que se reduciría en un 25 por ciento con la implantación de estas unidades especializadas. A nivel individual, la aplicación de esta medida significaría rebajar en 125 los 500 euros que cuesta al día el cuidado de este tipo de pacientes.

Además, estas unidades transformarían por completo la operativa en los centros sanitarios. Uno de los cambios más notables afectaría a la estancia media de los pacientes, que se reduciría desde un máximo de 35 días a la mitad, lo que agilizaría la rotación de camas disponibles, revirtiendo en un mejor servicio público. Estas unidades también centralizarían las visitas que los usuarios realizan a especialistas, un aspecto descuidado en la mayoría de los hospitales.

 Ahorro en hospitales

La creación de unidades de heridas en los hospitales supondría un ahorro de entre el 10 por ciento y el 25 por ciento del coste total en heridas complicadas. El coste del tratamiento de un paciente con lesiones crónicas asciende a 500 euros diarios, que se duplica en el caso de los ingresos en la UCI.

La deuda del sistema

La deuda de los centros hospitalarios españoles se cifra en torno a los 16.000 millones de euros y el plazo medio de pago de la administración es de 473 días.

Por otro lado, en los dos últimos meses las farmacias han visto caer sus ingresos en un 10 por ciento, debido a la prescripción de genéricos y a las rebajas de precios fijadas por el Ministerio. El 22 por ciento del gasto sanitario se debe a la factura global del sector farmacéutico.

Los expertos coincidieron en señalar que la aplicación de medidas de austeridad en los hospitales es una de las prioridades actuales del sistema sanitario, que tiene que lidiar al mismo tiempo con el recorte del gasto público y la mayor demanda de servicios debido al envejecimiento de la población. En 2020 uno de cada cinco españoles tendrá más de 65 años, lo que supone que más de diez millones de personas tendrán un coste sanitario ocho veces superior al del resto de la población.

Precisamente este recorte de gasto comienza a hacerse extensivo a la calidad de los materiales de cura “sin tener en cuenta la opinión de los profesionales sanitarios y farmacéuticas y generando diferencias de trato al paciente entre comunidades autónomas”. Los expertos cuestionan abiertamente la selección de material quirúrgico de acuerdo a criterios estrictamente económicos, argumentando que no representa en ningún caso una garantía para el paciente pues cada apósito cuenta con componentes singulares –impermeabilidad a los gérmenes, capacidad de absorción, etc.– que lo diferencian de los demás y que no pueden ser sustituidos tan fácilmente por otros.

Ferreiro insistió, en su intervención, en la necesidad de abordar con "urgencia" un pacto global para definir un nuevo modelo sanitario que sustituya al actual. Ese acuerdo introduciría cambios estructurales, más profundos que las medidas de recorte que se están aplicando en estos momentos. Fenin se suma de este modo al llamamiento realizado por la ministra de Sanidad, Ana Mato, para alcanzar un pacto con las comunidades antes del verano.

El representante de la industria también aprovechó la ocasión para hacer una valoración sobe la posible puesta en marcha de una central de compras por parte del Gobierno a efectos de reducir la factura farmacéutica. Según la mesa, esta iniciativa "es de difícil ejecución y restrictiva en cuanto a las prestaciones que se van a ofrecer a los pacientes" y apeló a la búsqueda de acuerdos con la Administración en este sentido. El personal clínico de los hospitales también ha mostrado su preocupación ante este sistema de compras centralizadas, ya que considera que la selección de material de curas se hace "exclusivamente por razones de precio", sin tener en cuenta el criterio de los profesionales.

Ajustes de precios que desincentivan la investigación

Precisamente esa medida afectaría de forma colateral a las farmacias, que en los últimos dos meses han visto caer un 10 por ciento sus ingresos como consecuencia del uso de genéricos y las continuas rebajas de precios de los fármacos fijadas por el Ministerio, según apuntaron. Especialmente delicada es la situación de aquellas empresas que fabrican una gama de productos cuyo cliente casi exclusivo es la Administración, debido a la morosidad y al retraso en los pagos por parte del sector público.

Según expusieron, la política de precios a la baja que viene marcando el Ministerio de Sanidad en los últimos años repercute a su vez en la investigación de medicamentos. En este sentido, podría suceder que las autoridades sanitarias decidieran bajar el precio de un fármaco hasta un nivel en el que al laboratorio no le merezca la pena comercializarlo, lo que reduciría el arsenal terapéutico del que podrían disponer los profesionales españoles.

Pese a sus efectos positivos sobre las cuentas públicas, el uso de genéricos puede llegar a desincentivar la investigación de las casas comerciales en productos de mejor calidad, lo que tendría una repercusión directa sobre los pacientes. Según los expertos de la mesa, las innovaciones tecnológicas no tienen por qué ser más caras si se tiene en cuenta el proceso y el objetivo terapéutico buscado. Además, los procesos de adquisición de la administración no pueden ni deben seguir guiando las decisiones terapéuticas.

El Congreso Nacional de Heridas es un encuentro organizado por la Sociedad Española de Heridas (Seher) y dirigido a todos aquellos profesionales del ámbito hospitalario que trabajan día a día con pacientes portadores de heridas y que necesitan dominar los últimos avances científicos y prácticos en el tratamiento de estas lesiones. Este certamen, que celebra este año su segunda edición, tiene como objetivo dotar su prevención y cuidado de una dimensión multidisciplinar -de trabajo en equipo- que permita aprovechar la complementariedad de todos los perfiles profesionales, garantizando así el máximo rigor y nivel científico. Además, este foro presenta también una vertiente social centrada en la difusión de normas y consejos de actuación básicos entre los ciudadanos, que ayuden a mejorar el tratamiento y cuidado de las heridas en el entorno doméstico.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com