¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 04 de enero de 2012   |  Número 45 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
SEÑALAN COMO PRIORIDAD LA INYECCIÓN DE DINERO EN EL SISTEMA
Los directivos de la salud otorgan su confianza a Ana Mato pese a su inexperiencia en el sector sanitario
Reclaman la profesionalización del colectivo y el desarrollo de las especialidades enfermeras

Javier Barbado. Madrid
Los directivos de la salud en España, representados en su mayoría por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), han recibido con cautela el nombramiento, como ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, de “una persona ajena al sistema sanitario” a la que, en todo caso, conceden su confianza por haber probado en su trayectoria “ser una excelente gestora” capaz de aprovechar sus habilidades políticas para conocer “rápidamente” a los principales agentes del sector y resolver con holgura los retos de la política sanitaria del país.

Joaquín Estévez Lucas.

Entre éstos, los presidentes de Sedisa y de ANDE, Joaquín Estévez y Jesús Sanz, respectivamente, han señalado a Publicación de Directivos de la Salud la ejecución de medidas encaminadas a propiciar el sostenimiento económico del Sistema Nacional de Salud (SNS), y, en segundo lugar, otras de no poco calado para los directivos sanitarios como la regulación de su perfil profesional a partir de la exigencia “de unos requisitos mínimos que deban cumplir los aspirantes” a ejercer como tales, o, en el ámbito de la Enfermería, la posibilidad de prescribir o la defensa de las especialidades enfermeras.

Con todo, la inversión de dinero en el SNS para eludir su quiebra e impedir los impagos se revela para los directivos como la operación más urgente que deber acometer Mato: “ Se necesita inyectar dinero en el sistema para pagar la deuda sanitaria, y, a través del Consejo Interterritorial, que se establezca un documento de mínimos por el cual, al igual que hay una ley de ordenación de las profesiones sanitarias [LOPS] u otras normativas específicas, y existen planes de formación de todas las especialidades sanitarias, haya también unos requisitos, un mínimo currículum que deban cumplir los aspirantes a ser directivos sanitarios en este país”, declaró Estévez.

Jesús Sanz.

Ambos presidentes remarcaron que Mato no pertenezca al colectivo sanitario, pero también los dos dejaron clara la posibilidad de que, a partir de sus dotes y capacidades, se adapte sin mayor problema al entorno de la política sanitaria española: “[Su nombramiento] ha causado cierta sorpresa; entendemos que, una vez más, hay una persona del Ministerio de Sanidad que no es técnico en su ámbito de competencias, lo cual dificulta o retrasa [su gestión y exige] un periodo de conocimiento, de toma de contacto con la realidad, en la que existen retos muy complejos no solo centrados en la viabilidad y sostenibilidad del sistema”, aseguró Sanz, quien añadió que, “dicho esto, Ana Mato ha demostrado, a lo largo de toda su trayectoria, ser una buena gestora, y, en este sentido, creemos que hay que darle el margen de confianza que todo ministro, en este caso, debe tener en sintonía con las responsabilidades de su puesto”.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com