¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 02 de noviembre de 2011   |  Número 41 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
HASTA EL MOMENTO SE CENTRAN LA VALIDEZ TERAPÉUTICA DE LAS INTERVENCIONES
Las revisiones Cochrane incluirán el coste y la eficacia de cada acción sanitaria
El consejero de Sanidad del País Vasco asiste a la clausura del 19º Coloquium

Redacción. Madrid
En la última sesión plenaria del 19º Colloquium Cochrane en Madrid, el consejero de Sanidad del País Vasco, Rafael Bengoa, apuntó algunas posibles medidas que pueden ayudar a hacer sostenibles los sistemas de salud ante una perspectiva de crisis . “Tenemos que ser mejores en la prevención de algunas de las enfermedades crónicas para las que los sistemas sanitarios actuales no están preparados. Hay que empezar a pensar sistemas basados en la evidencia, que intervengan desde el principio hasta el final. Hay que ir hacia una sanidad integrada que aborde las enfermedades como un todo y no de una en una y para ello es necesario el apoyo de los profesionales y de los pacientes.”

El consejero de Sanidad vasco, Rafael Bengoa, en una imagen de archivo.

El consejero vasco destacó la excesiva fragmentación de los servicios de salud. “Una fragmentación -apuntó Rafael Bengoa- que permanece porque los profesionales no trabajan de forma organizada y esa fragmentación no es sostenible hoy en día en un sistema sanitario. Hace falta diseñar un nuevo sistema sanitario local más integral para poder controlar las enfermedades crónicas”, aseguró.

Bengoa también destacó la importancia de buscar nuevas herramientas, más adecuadas para cambiar la forma de trabajo y mejorar la sanidad. “Conviene identificar las ineficiencias y crear condiciones para su mejora, con una estratificación organizativa más adecuada a las actuales demandas sanitarias, con una mejora de la gestión y con mayor introducción de la telemedicina. Si queremos sostenibilidad hay que garantizar que los sistemas locales trabajen en términos de eficiencia, hay que cambiar de indicadores para crear un marco nuevo y no sólo hablar de contención de costes”.

En el ámbito económico, Vicente Ortún, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la  Universitat Pompeu Fabra puso de manifiesto cómo la salud no tiene por qué verse comprometida en tiempos de crisis. “En Finlandia, del año 1990 a 1994 el paro se multiplicó por nueve, pasó del 2 por ciento al 18 por ciento y en esos cuatro año, la situación de salud del país mejoró. De manera que el efecto de las crisis en la salud depende mucho de las instituciones”

La intervención del profesor Vicente Ortún en la última sesión plenaria del 19º Colloquium Cochrane  orientó los objetivos de los sistemas de salud en tiempos de crisis no tanto en la búsqueda de recortes económicos drásticos, como en hacer lo que es más fácil y que ha demostrado su eficacia a lo largo del tiempo. En tiempos de crisis, afirmó Vicente Ortún,  hay que recuperar los determinantes de la salud que en los países desarrollados son: nutrición, salud pública y servicios sanitarios.

Como resumen, destacó cuatro recomendaciones: “Un estado del bienestar organizado como en los países del norte de Europa que han demostrado ser más eficaces; el conocimiento científico y de la evidencia debe servir para quitar “la grasa” de los servicios sanitarios; copiar de quien lo hace mejor en la prescripción de medicamentos y por último, tener claro que un sistema sanitario se mantiene si la gente vota querer mantenerlo bajo los principios de la democracia y la transparencia en la toma de decisiones.”

Por su parte, Kay Dickersin, directora del Centro Cochrane de Estados Unidos, explicó los esfuerzos de la administración norteamericana para promover la comparación entre distintos tratamientos para una misma patología en base a su eficacia demostrada. “Para esta tarea, señaló Kay Dickersin, el Gobierno de Obama ha decidido que sea una entidad independiente quien proponga el camino a seguir en base a estudios y revisiones tipo Cochrane. La idea es saber lo que funciona en sanidad y aplicarlo.”

La investigación al servicio del ciudadano

Xavier Bonfill, director del Centro Cochrane Iberoamericano, clausuró el 19º Colloquium Cochrane en el que, entre otras cosas ha destacado las aportaciones dirigidas a modificar las organización Cochrane para adaptarla a los nuevos retos que se plantean en estos momentos en la sociedad.

La Colaboración Cochrane puede desempeñar un papel más activo en la elaboración de materiales útiles para las políticas sanitarias en la medida que los gobiernos y los organismos oficiales están más necesitados de basar sus políticas en información de mayor calidad.

“Una de las recomendaciones más importantes que se ha planteado en este Colloquium es la de avanzar de manera decidida en la incorporación de conceptos de coste-efectividad en las  revisiones sistemáticas. Hasta la fecha, la inmensa mayoría de las revisiones contemplan sólo aspectos relacionados con la eficacia de los tratamientos sin tener en cuenta el coste. Aunque esta tarea es difícil porque los costes en cada país son distintos, en Cochrane existe la voluntad de avanzar en esta línea”, señaló Xavier Bonfill.

También se insistió en la necesidad de que los ciudadanos y pacientes cobren un papel mucho más activo en las políticas de investigación. “En algunos países estos grupos de pacientes constituyen auténticos “lobbys” que se reúnen con los investigadores para hacerles llegar sus necesidades más concretas sobre una enfermedad determinada para que la investigación pueda orientarse mejor y estar al servicio de los ciudadanos más que al de los investigadores o al de la promoción académica”, explicó.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com