¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 28 de febrero de 2012   |  Número 49 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
Eduard portella, presidente de antares consulting
“Hemos de abordar la patología crónica sin incurrir en servicios innecesarios”
Entre un diez y un doce por ciento de los pacientes consume más de la mitad de los recursos

Javier Barbado / Imagen: Adrián Conde. Madrid
El presidente de la consultora Antares Consulting, Eduard Portella, ha expresado a Publicación de Directivos de la Salud su inquietud por que las medidas anticrisis –por otro lado necesarias– entorpezcan el cambio estructural que necesita “un sistema sanitario público que fue diseñado hace cien años”. Según apuntó, el modelo asistencial español definió sus principios generales en 1914 (aunque a posteriori se llevasen a cabo sucesivos avances y reformas de su funcionamiento), por lo que resulta ineludible adaptarlo a los nuevos tiempos en consonancia con los cambios epidemiológicos, tecnológicos y profesionales.

Entrevista grabada en vídeo al presidente de Antares.

En el campo de la salud –siempre según Portella– hay dos tipos de crisis: la inmediata y económico-financiera, que precisa del ajuste a corto plazo entre gastos e ingresos, y la de fondo o “crisis de modelo” que se debe a los avances científico-técnicos y al predominio de la enfermedad crónica. “El riesgo que tenemos ahora mismo es que las medidas a corto plazo, de choque, para ajustar ingresos y gastos, puedan ser a veces contraproducentes para los cambios estructurales del sistema sanitario”, reflexionó. Para el presidente de la consultora, “ahora mismo, la gran complejidad de gestión a que nos enfrentamos reside en ser capaces de trabajar con esos dos horizontes: el corto plazo para cuadrar las cuentas, y el de no hacer nada que dificulte todavía más el cambio de modelo sanitario, que es una imperiosa necesidad”.

En la actualidad, entre un diez y un doce por ciento de los pacientes consume más de la mitad de los recursos sanitarios disponibles, y esta incidencia de la patología crónica aventura un escenario de la asistencia muy diferente a medio y largo plazo. El problema, según insistió Portella, surge en el momento en que dejen de hacerse inversiones que prevengan el escenario sanitario del futuro inmediato para atajar ahora, a toda costa, el déficit presupuestario consecuente a la crisis económica. “Hemos de abordar el tratamiento adecuado de estos enfermos, de forma que, al mismo tiempo, no se les preste servicios innecesarios que no aporten nada al valor salud”, expuso, y señaló que debe compatibilizarse la fragmentación del conocimiento médico-científico (“que nos aporta cinco horas más por día de esperanza de vida, y que se traduce en desarrollo e innovación”) con una atención integral de los crónicos y dependientes.

Colaboración público-privada

Preguntado por la colaboración público-privada como recurso para sujetar el déficit sin descuidar un cambio de modelo sanitario, Portella contestó su beneplácito con la expansión de esta clase de fórmulas de gestión, pero, al mismo tiempo, subrayó que resulta “exagerado” concluir que constituyen la panacea del sistema sanitario para superar la crisis. “Lo cierto es que tenemos una sociedad que funciona a velocidades distintas y que ya no sirven las soluciones organizativas únicas”, sino que debe abrirse el campo asistencial a otros modelos más flexibles.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com