¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 07 de noviembre de 2012   |  Número 64 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
en primera persona
ALFREDO GARCÍA DÍAZ, GERENTE TERRITORIAL DEL ÁREA METROPOLITANA SUR DEL ICS
“Las exigencias de presupuesto por hospital han disminuido”
El año pasado, los centros debían cerrar su ejercicio con una reducción del diez por ciento

Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal
El Instituto Catalán de la Salud (ICS) lleva a cabo una transformación de sus hospitales en empresas públicas “más pequeñas y más gestionables”, tal como adelantó este periódico. Se trata de una medida para aprovechar los recursos de sus centros con menor gasto, objetivo más factible en el ejercicio en curso si se compara con el anterior, en el que el consejero de Salud autonómico, Boi Ruiz, ordenó una reducción presupuestaria del diez por ciento en cada hospital, en tanto que la fijada para este año no excede el tres por ciento, según ha confirmado a Publicación de Directivos de la Salud el responsable de una de las gerencias territoriales en que se halla dividido el ICS.

García habla de sus competencias y del Informe Abril.

En primer lugar, aclárenos las competencias exactas del área que dirige.

El Gerencia Territorial Metropolitana Sur es una parte administrativa del Instituto Catalán de la Salud, que es la empresa pública por excelencia de provisión de servicios sanitarios en Cataluña y que engloba al Hospital Universitario de Belvitge, el Hospital de San Lorenzo de Viladecans y toda el área de Atención Primaria de la Costa de Ponent, que está en la zona sur de Barcelona.

Sedisa acaba de citar el Informe Abril Martorell a propósito de un documento en el que analiza la situación del Sistema Nacional de Salud. ¿Deberían los gerentes respaldar una nueva Comisión de Evaluación de la sanidad pública española?

Sí, probablemente sí. Nos encontramos en una encrucijada. Probablemente, la situación de tensión en que está el Sistema Nacional de Salud obliga a hacer un “parón” y a reflexionar, y, probablemente, a refrescar o reelaborar un informe parecido entre todos los agentes: los directivos de la salud, los políticos –creo que también deben estar–, y también los profesionales y los ciudadanos. Hemos de llegar a un pacto entre todos.

Cataluña fue la primera comunidad autónoma en aplicar recortes muy estrictos en Sanidad. En 2011, a los hospitales públicos se les exigió una reducción del déficit del diez por ciento. ¿Ha ocurrido lo mismo este año?

Este año no. El año pasado sí es cierto que se aplicaron las mayores exigencias presupuestarias. Yo creo que la situación económica general del país y de Cataluña obliga a buscar una eficiencia del sistema necesariamente. Es decir, el reto actual del sistema sanitario es la búsqueda de la eficiencia, esto es, conseguir hacer lo mismo (y hacerlo igual de bien o incluso mejor) con menos recursos. La disponibilidad de recursos es inferior y, por lo tanto, hemos de adaptarnos a ello.

Este año la verdad es que las exigencias presupuestarias han sido menores. Sí hemos tenido una menor disponibilidad de presupuesto (por lo menos en el caso del Instituto Catalán de la Salud), pero se han centrado en torno al 2-3 por ciento. El 2011 fue un año duro con una disminución de los recursos disponibles en torno a un diez por ciento (diez-once por ciento) para todo el sistema y que se trasladó a todos los centros de manera bastante homogénea, y, por lo tanto, se puso “en casa” de cada centro la responsabilidad de gestionar y de conseguir este ajuste a los recursos disponibles.

El entrevistado habla del ICS y de presupuesto.

¿Qué va a suponer la reconversión en empresas públicas de los hospitales del ICS?

El ICS es una empresa pública ya desde hace años. Lo que pasa es que, realmente, esta transformación de la personalidad jurídica del ICS no ha supuesto grandes cambios en la práctica. Sí es cierto que, en este último año, se intenta, precisamente, generar estos cambios en la práctica en la empresa pública ICS. Y la manera en que se ha planteado es, básicamente, por medio de la creación de diferentes empresas públicas con personalidad jurídica propia dentro de un Instituto Catalán de la Salud que permitan incorporar, sobre todo, nuevas herramientas de gestión más propias de una empresa, y, sobre todo, en aquellos elementos de gestión de recursos humanos o de gestión económica que son más complicados desde la Administración pública.

En este sentido, probablemente, a primeros del año que viene tendremos formalizada la empresa pública en el área de Lérida y en el área de Gerona (dos primeras empresas públicas) y esto inicia, probablemente, un proceso de paulatina transformación de todo el Instituto Catalán de la Salud en un pull de empresas públicas más pequeñas y más gestionables. 

Desde el punto de vista histórico, ¿considera más preparada a Cataluña que a otras autonomías para el desarrollo de una gestión de los centros de cariz empresarial (con menor rigidez administrativa)?

El modelo sanitario catalán es peculiar y lo ha sido desde el principio. Integró todos los recursos sanitarios y hospitalarios disponibles en el momento de las transferencias (los públicos y los privados) y generó un modelo mixto público-privado en el cual separó la financiación del sistema de la provisión de servicios sanitarios, y definió un mapa de proveedores. En este mapa se integraron los proveedores puramente públicos (el Instituto Catalán de la Salud) y los proveedores no puramente públicos con una variabilidad importante de personalidades jurídicas. Es esta parte concertada, precisamente, la que ha tenido, quizás, más flexibilidad y más herramientas de gestión y la que ha desarrollado modelos de gestión quizás más modernos. Por lo tanto, la idea es intentar extender estas herramientas y estos elementos de gestión también a la parte pública.

García opina sobre partidas finalistas y el modelo catalán.

En su opinión, ¿deberían ser finalistas los presupuestos que recibe cada autonomía del Gobierno central?

Creo que esto es una responsabilidad que corresponde a cada uno de los gobiernos de las autonomías. Evidentemente, los recursos disponibles en cada comunidad autónoma vienen muy condicionados también por la situación económica global del país, pero creo que han de ser una responsabilidad de cada Gobierno, y, en este caso, del Gobierno de Cataluña, de decidir dónde quiere poner énfasis en cada una de las posibilidades que tiene. Es decir, ha de decidir cada uno de los gobiernos si quiere profundizar más en los recursos destinados a Sanidad, educación o políticas sociales. Creo que forma parte de la política y de la capacidad de decisión de cada uno de los gobiernos.

En la Comunidad Valenciana hay una novedad que atañe a los gerentes de hospital: la creación de una consultora privada que los asesore en su labor de gestión. ¿Ve factible esta idea en Cataluña?

Por ahora no. Yo espero que no haya ninguna consultora que asesore a los gerentes de manera generalizada: no creo que aporte mucho valor. No hay experiencias en este sentido.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com