¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Viernes, 19 de abril de 2013   |  Número 75 Ao IV
Acceda a nuestra hemeroteca
gestión e innovación
ESTUDIO NACIONAL
La telemedicina en diabetes abarata el coste a la mitad
Informe Telemed-Diabetes presentado en el Congreso Nacional de la SED

Redacción. Sevilla
Por primera vez, un estudio multicéntrico representativo de todo el país demuestra que la telemedicina reduce a la mitad el impacto económico en pacientes con diabetes mellitus tipo 1 (DM1) respecto a las visitas presenciales al hospital, lo que supone un coste menor desde el punto de vista del tiempo empleado por el paciente, pero también por el profesional sanitario.

Enric Esmatjes, jefe de la Unidad de Diabetes del Hospital Clínico de Barcelona.

Se trata de los primeros resultados del Estudio Telemed-Diabetes, realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem)  del Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Economía y Competitividad), que se han presentado en el XXIV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes, celebrado en Sevilla. Este estudio, pionero en España, nace para evaluar la eficacia de los sistemas telemáticos aplicados al tratamiento de las personas con DM1 desde un punto de vista de coste-efectividad.

Según Enric Esmatjes, jefe de la Unidad de Diabetes del Hospital Clínico de Barcelona y coordinador del Estudio Telemed-Diabetes, “atendiendo a los costes que conlleva el tiempo empleado en hacer la visita al hospital, la propia consulta y el tiempo empleado por el profesional para atender al paciente, se ha visto que existe el 50 por ciento de reducción en el impacto económico cuando trasladamos los minutos ahorrados a euros. Esto es difícil porque el coste del tiempo empleado es complejo, pero sí podemos decir que los pacientes que hacían el seguimiento telemático tenían la mitad de minutos empleados para efectuar todo el programa en relación a los que realizaban las visitas tradicionalmente, un ahorro más que significativo para el paciente y el sistema”.

Este resultado va acompañado de una reducción idéntica en cuanto al parámetro principal de control metabólico que es la hemoglobina glicosilada, en ambos grupos. En lo que se refiere a los conocimientos adquiridos por el paciente, la adherencia terapéutica, y la calidad de vida, la mejoría también ha sido notoria. Por tanto, “concluimos que la telemedicina en este grupo ofrece una calidad de vida y una atención similar a la tradicional con una clara disminución de los costes, especialmente para el paciente”, explicó Esmatjes.

Estos resultados se podrían extrapolar a otras enfermedades crónicas o dentro de la misma enfermedad a pacientes con Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2), aunque el enfoque del tipo de intervención “debería ser diferente, ya que no se da un enfoque centrado en el manejo del tratamiento con insulina, sino que ha de estar centrado en la educación y en conseguir cambios en el estilo de vida. Aunque, sin duda, poder intervenir a distancia mediante cualquiera de los múltiples sistemas telemáticos que hay en DM2 es igualmente efectivo”

Para Esmatjes, investigador de Ciberdem, el reto a partir de ahora consiste en “conseguir herramientas en las plataformas que sean ágiles y de fácil manejo para después integrarlas dentro de la asistencia rutinaria de los pacientes, es decir, incorporar la telemedicina a nuestro sistema asistencial, lo que implica un cambio de mentalidad por parte del los profesionales al hacer un determinado tratamiento y de la administración a la hora de cuantificar los recursos asignados para ello”.

Método del estudio

Para la selección de los pacientes del Estudio Telemed-Diabetes se ha tenido en cuenta que estas personas contaran con acceso a internet en casa, y que tuvieran un mal control crónico de DM1 en edades comprendidas entre los 18 y los 55 años. Según el coordinador del estudio, “esta selección atiende a la pretensión de incidir sobre la pauta terapéutica donde podemos ayudar al enfermo en la modificación de las dosis de insulina, así como en el manejo de la dieta y/o el estilo de vida. Se trata de un grupo poblacional con mal control crónico que consume muchos recursos en cuanto a visitas al hospital y, por tanto, es importante buscar estrategias para conseguir los mismos resultados sin tener un colapso en las visitas presenciales”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com