¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 04 de julio de 2011   |  Número 35 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
MANUEL TORDERA RAMOS, GERENTE DEL HOSPITAL VIRGEN DE LA LUZ DE CUENCA
“La solución en Castilla-La Mancha pasa por mancomunarse entre hospitales”
El nuevo Gobierno deberá decidir si ejecuta el plan de área única sociosanitaria

Javier Barbado. Lerma (Burgos)
Los resultados electorales del pasado 22 de mayo han otorgado al Partido Popular la mayor concentración de poder en la historia de la democracia. En el caso de Castilla-La Mancha, se trata de la primera vez que los populares acceden al Ejecutivo autonómico.  Publicación de Directivos de la Salud ha conversado con el todavía gerente del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca para explorar sus opiniones sobre la situación del centro y de la provincia desde el punto de vista sanitario conforme a lo planeado en su momento por el Gobierno saliente.

Manuel Tordera Ramos.

¿Cuál es la situación del hospital en este momento?

El hospital es un centro de ámbito provincial que, últimamente, ha perdido población debido a los hospitales periféricos a Cuenca (como el de Villarrobledo) o a los cambios en el mapa sanitario que ha supuesto el traspaso de parte de la población. Ahora se trata de terminar de completar la cartera de servicios de alguna manera y crear un nuevo hospital (en realidad se ha puesto la primera piedra hace tres meses). Se espera que este nuevo centro esté terminado en cuatro años y podamos trasladar el antiguo, que se queda pequeño y tiene infraestructuras que no se pueden desarrollar.

Con el nuevo hospital  pretendemos crear esas infraestructuras de las que carecemos, como es el caso de la Hemodinámica, que por ahora debemos importarla de alguna manera o bien pedírsela a otros centros.

Otro proyecto que ha quedado pendiente con el Gobierno de Fernando Lamata es el área única, en la cual se empezaría a proporcionar la atención sociosanitaria como paso siguiente a integrar la Atención Primaria y hospitalaria. Con el nuevo programa del nuevo Gobierno que está por constituir, nos dirán los pasos que hay que seguir para salir adelante.

En cuatro años estará listo, pues, el nuevo hospital.

Sí, estaría terminado en 2015. Se trata de un traslado, como le digo; ahora disponemos de un centro que se construyó en 1964 y se fue ampliando de forma sucesiva en los años ochenta; más tarde se erigió un edificio administrativo… Pero es un centro pequeño.

La gestión del nuevo hospital, ¿seguirá siendo pública?

De momento, según lo programado por el Gobierno anterior, sí seguirá siéndolo.

El nuevo Gobierno autonómico tendrá que lidiar con una situación más que complicada [el Partido Popular llegó a hablar de “quiebra” en las cuentas públicas de Castilla-La Mancha] ¿Qué medidas sugiere, como gerente de la salud, para contrarrestar la crisis?

Estar muy coordinado con los hospitales de nuestro entorno, con nuestros hospitales de referencia. Aunque tengamos hospital nuevo, lo que tenemos que hacer ahora es renovar todo el parque de infraestructuras, que es antiguo; consolidar lo que tenemos y ampliar en lo que se pueda, pero siempre que tengamos casuística para ello: no podemos pretender poner alguna cosa nueva si no tenemos capacidad o volumen suficiente para trabajar con ello.

¿Qué servicios hospitalarios hacen falta en Cuenca?

Hemos demandado la Neurocirugía. En principio, no tiene ningún sentido salvo que, de alguna forma, trabajáramos mancomunadamente con otros hospitales y pudiéramos darnos servicios unos a otros para poder hacer cosas puntuales. Por ejemplo, parte de la cirugía de la espalda con hernias discales y lumbares, que son intervenciones que se pueden hacer fácilmente, podrían venir cirujanos de otros hospitales para trabajar con nosotros. O incluso disponer nosotros de una unidad de Neurocirugía, pero terminando de completarla con otros hospitales porque, si no, su capacidad de trabajo sería corta, y, además, no es muy gratificante para cualquier profesional no tener actividad suficiente para poder desarrollar su profesión. En resumen: poder mancomunarnos con otros hospitales para poder ayudarnos unos a otros.

¿Cree que la figura del gerente debería profesionalizarse para que no dependiera de los cargos políticos?

Pienso que sí. Pero además de esa dependencia que pueda traer consigo cambios inoportunos en alguna ocasión, también está el aspecto de la formación. Tenemos experiencias de gerentes que son clínicos, que de pronto dejan un quirófano o una consulta para dirigir un hospital, y se revelan como gestores mediocres porque carecen de formación específica. De la misma manera que cualquiera no puede entrar en un quirófano si no tienen una formación previa, en este caso sucede igual. Gestionamos algo muy importantes como para que no lo hagan profesionales de la gestión, con lo cual hay que promover cursos de formación, MBA… porque una cosa es gestionar y otra es ser médico.

¿Cree que contribuyen a ello encuentros como el organizado por Sanitaria 2000 en Lerma, que auspicia Sedisa?

Sí, por supuesto. Estos puntos de encuentro son fabulosos para poder intercambiar opiniones, buscar contactos unos con otros y poder intercambiar también experiencias.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com