¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 25 de julio de 2012   |  Número 59 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
CON RELACIÓN AL LÍMITE IMPUESTO POR ESTA COMUNIDAD AUTÓNOMA EN 2011
La Princesa de Madrid ahorra 2.400 euros por paciente al año en terapias biológicas
Gracias a una estrategia de gestión que adapta el protocolo científico a la realidad clínica

Javier Barbado. Madrid
Los reumatólogos del Hospital de La Princesa de Madrid lideran, desde hace un año, la implantación de una serie de estándares e indicadores en el manejo de las terapias biológicas que tenga en cuenta la realidad clínica más allá del protocolo teórico fijado por las sociedades científicas para este clase de tratamientos, según ha explicado a Publicación de Directivos de la Salud la jefa del Servicio aludido en el centro, Rosario García de Vicuña. Este plan estratégico de gestión ha hecho posible que, en 2011, el hospital situara su gasto por tratamiento biológico aplicado al enfermo 2.400 euros por debajo del tope máximo permitido en ese año por la Comunidad de Madrid (11.100 euros por paciente, frente a los 8.700 que gastó el centro).

Alberto Morell; Luis Carreño, jefe del Servicio de Reumatología del Gregorio Marañón de Madrid; y Rosario García.

“Conseguimos un cambio de cultura en los clínicos, que son quienes lideran la Unidad Multifuncional de Terapias Biológicas, comprometiéndolos con la gestión racional de unos recursos limitados pero, en el caso de estos fármacos, imprescindibles”, puntualizó. De acuerdo con García de Vicuña, la estrategia la encabeza el Servicio que dirige pero también implica a dermatólogos, gastroenterólogos, farmacéuticos, personal de los sistemas de información… todos a partir de la Dirección Médica del hospital y de su Fundación de Investigación, que es la que proporciona los fondos. El plan consiste en examinar los protocolos científicos, y, ante todo, los resultados obtenidos del contacto directo con el enfermo que recibe el biológico, ya que, a menudo, muchos datos útiles sobre la indicación del fármaco solo se descubren de esta manera. De hecho, para esta médica no cabe duda de que, más allá del registro y de la medición de los estándares e indicadores –que forma parte ineludible del trabajo del clínico–, la interpretación y consecuente toma de decisiones constituye la parte más importante del proceso. Una vez obtenida la información complementaria a los protocolos, se fijan nuevos parámetros de actuación como, por ejemplo, los criterios de intensificación de la terapia que deben seguirse.

En 2010, la Consejería de Sanidad autonómica limitó el gasto permitido para terapias biológicas a unos 13.000 euros por paciente, y, ya entonces, La Princesa no rebasó los 11.000 de gasto. El hospital se posiciona, en este aspecto, “con las mejores cifras” de coste-eficiencia en este tipo de tratamientos en comparación con otros ocho grandes hospitales de Madrid.

En la misma jornada, que han organizado la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Fundación Sedisa con la colaboración de la farmacéutica Pfizer (consulte más información en la sección de esta comunidad autónoma), el jefe del Servicio de Farmacia del centro hospitalario, Alberto  Morel, ha presentado el estudio “SEE” sobre costes en el abordaje clínico de la artritis reumatoide y de la espondilitis.

Isabel Tovar, vocal de Sedisa en Extremadura; Albino Navarro, director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES); Luis Alfonso Hernández, consejero de Salud y Política Social de esta comunidad autónoma; Cristina Granados, delegada territorial de Sedisa en Castilla-La Mancha y gerente del Hospital de Guadalajara; y Rafael Martín.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com