¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 06 de junio de 2011   |  Número 33 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
CON ALGUNA EXCEPCIÓN, COMO LA ESTRATEGIA DEL GOBIERNO DEL PAÍS VASCO
La innovación para asistir a crónicos se concentra en los hospitales
La Fundación Vodafone edita un manual sobre TIC para personas mayores

Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La innovación en TIC (tecnología de la información y comunicación) se concentra en la red hospitalaria española y, salvo algunas excepciones como la estrategia en esta área promovida por el País Vasco, prolifera mucho menos en la Atención Primaria, según ha reconocido Carlos Hernández Salvador, coordinador del informe “Innovación TIC para las personas mayores. Situación, Requerimientos y soluciones en la atención integral de la cronicidad y la dependencia”.

Carlos Hernández Salvador.

El documento, presentado en la Escuela Nacional de Sanidad, ha sido dado a conocer por el propio Hernández Salvador; el director general de la Fundación Vodafone Santiago Moreno; y el director general del Instituto de Salud Carlos III, José Jerónimo Navas.

De acuerdo con su coordinador, la investigación llega a la conclusión de que las TIC se han convertido en algo más que un elemento para obtener mayor eficiencia en las organizaciones sanitarias, ya que resulta notoria su utilidad para mejorar las prestaciones asistenciales y la calidad de vida de los pacientes.

Durante su exposición, Hernández Salvador advirtió de algunos errores perceptivos relacionados con el objeto de estudio del documento como, por ejemplo, asociar de manera sistemática “envejecimiento” y “enfermedad crónica” cuando, de acuerdo con un estudio elaborado en 2004 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2002 el 60 por ciento de la discapacidad asociada a patología crónica se identificó en personas por debajo de los 65 años.

Asimismo, reflexionó sobre el tiempo invertido por las autoridades sanitarias en elaborar programas de gestión de enfermedades, guías clínicas y protocolos “exclusivamente centrados en una patología” de carácter crónico, cuando es conocida la comorbilidad de este tipo de dolencias (es decir, el enfermo crónico a menudo padece tres o cuatro patologías).

Público asistente a la presentación del libro, en el Salón de Actos de la Escuela Nacional de Sanidad, en Madrid. En primera fila puede verse a Enrique Gómez Aguilera, catedrático de Ingeniería Biomédica de la Escuela de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid (segundo por la dcha.); y uno de los autores del manual, José Luis Monteagudo, jefe de la Unidad de Innovación en  Telemedicina y e-Salud del Instituto de Salud Carlos III (tercero por la dcha.). 


Por otro lado, el libro expone algunos ejemplos de centros y hospitales donde se han creado estructuras directivas para gestionar mejor esta clase de enfermedades: en concreto, se estudia la Unidad de Innovación de carácter global de que dispone el Sector Sanitario de Barbastro (Huesca); la unidad en red creada por el servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla; y, en tercer lugar, la Unidad de Atención Integrada del Hospital Clínic de Barcelona.

Por último, cabe destacar la mención del sistema de Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de Salud (CIF), analizado en la obra y del que Hernández Salvador aseguró que, si logra implantarse, “resolverá muchos problemas de interoperabilidad”. “En general, serán bienvenidos todos aquellos cambios que logren mejorar la continuidad asistencial y la longitudinalidad”, sentenció.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com