¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 14 de febrero de 2011   |  Número 25
Acceda a nuestra hemeroteca
LAS PARTICIPANTES EN EL ESTUDIO UTILIZARON UN 30 POR CIENTO MENOS DE DOSIS
La epidural en manos de la mujer: mayor eficiencia en un parto menos medicalizado
Con las mujeres que se autoadministraron la anestesia se utilizaron menos fórceps y ventosas
Redaccion. Madrid
Dar un mayor control a las mujeres sobre la administración de la anestesia epidural durante el parto podría reducir el número de intervenciones médicas y aumentar su efectividad. Así lo afirma un estudio realizado por investigadores del Long Beach Memorial Medical Center, en California (Estados Unidos), presentado en la Reunión anual de la Sociedad de Medicina Materno-Fetal, en San Francisco.

La anestesia epidural suele administrarse en cantidades fijas, pero a algunas mujeres se les ofrece la posibilidad de apretar un botón cuando necesitan una dosis extra. Uno de sus inconvenientes es la alta tasa de partos en los que los médicos tienen que utilizar fórceps o ventosas para ayudar a que salga la cabeza del bebé.

Este trabajo ha comparado la experiencia de 270 mujeres, de las que dos tercios recibieron una inyección con cantidad fija de fármaco, mientras que el resto tuvo a su disposición un control manual para que pudieran auto-administrarse la cantidad de anestesia que necesitaran.

Estas mujeres no podían pedir constantemente extras de anestesia, pues cada vez que apretaban el botón se liberaba una dosis y después se "bloqueaba" por un periodo de tiempo, de forma que no se podía pulsar el botón.

Aunque no hubo diferencias en la duración del parto, aquellas mujeres que utilizaron la analgesia epidural controlada por el paciente (PCEA, por su siglas en inglés) emplearon, aproximadamente, un 30 por ciento menos de anestesia.

La satisfacción de las pacientes fue casi la misma, aunque las mujeres que se auto-administraron la anestesia aseguraron haber sentido más dolor durante las últimas etapas del parto. Además, se registraron menos partos asistidos con fórceps o ventosas en el grupo del PCEA.

Para el doctor Michael Haydon, uno de los autores de esta investigación, esta atención debería ahora ofrecer dosis extra de anestesia en las etapas finales del parto, incluso se podría desarrollar una tecnología para automatizar el proceso y detección de niveles mayores de dolor.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com