¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 20 de junio de 2012   |  Número 57 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
HELENA RIS, DIRECTORA GENERAL DE LA UNIÓN CATALANA DE HOSPITALES
“La desconfianza impide profundizar en la gestión mixta”
En su opinión, el Estado adolece de falta de normativa que acelere su proliferación

Javier Barbado. Madrid
La gestión hospitalaria mixta, esto es, la que corre a cargo de la Administración y de una empresa externa (por lo general de naturaleza privada), todavía adolece en España de cierta desconfianza mutua que frena su proliferación, a pesar de que la crisis económica evidencia la necesidad en España de esta modalidad organizativa e incluso es de esperar que la potencie. Así ha condensado sus opiniones sobre esta materia a Publicación de Directivos de la Salud la directora general de la Unión Catalana de Hospitales –la patronal más relevante del sector sanitario privado en esta autonomía–, Helena Ris, tras participar en una jornada celebrada en la Fundación Puigvert a la que también asistió el presidente de la institución, Manel Jovells.

Helena Ris.

De acuerdo con Ris, el proveedor público, a veces, recela de la empresa privada porque da por sentado que lo que motiva a sus directivos solo son los beneficios potenciales de su inversión. Del mismo modo, a menudo los particulares ponen en tela de juicio a las administraciones porque presuponen que su funcionamiento peca de rigidez y anquilosamiento.  “La desconfianza es uno de los defectos que padecemos en todo el Estado y que impide profundizar en fórmulas de colaboración público-privada”, aseveró esta directiva, quien defendió el modelo de gestión mixta por tratarse “de una buena fórmula para mantener la sostenibilidad del sistema sanitario”, aunque también puntualizó que “hay que profundizar en algunos aspectos que son deficitarios, como la falta de legislación que regule este tipo de prácticas”. “Pero la conclusión básica –continuó– es que, si queremos un modelo sostenible, con calidad y con satisfacción para el usuario, la fórmula de colaboración público-privada es la indicada para conseguirlo”.

Preguntada por la crisis económica global, Ris, en efecto, señaló como una de las consecuencias más probables en el sector sanitario la expansión de los modelos de colaboración público-privada en hospitales y centros de salud. Añadió, asimismo, que, desde un punto de vista general, el modelo de conciertos entre la Generalitat y entidades de titularidad privada en Cataluña “no es tan diferente” al denominado Alzira por nacer en esta ciudad valenciana a finales de los años 90: “La diferencia está en la fórmula de pago. Mientras en el modelo Alzira se hace per cápita, en Cataluña más del cincuenta por ciento del sector concertado son centros privados a los cuales contrata la administración para suministrar una serie de servicios; por lo tanto, el riesgo existe de igual modo, puesto que no cobran si no los prestan”, recordó.

Con relación a extender la gestión mixta –que incluye la contratación de los profesionales– a la Atención Primaria, Ris precisó que, en la Comunidad Valenciana, instaurar el modelo Alzira solo en los hospitales “hubiera sido un suicidio”, y matizó que, en el caso de Cataluña, “existen instituciones que gestionan de manera integrada los hospitales y la Atención Primaria”, pero no es un recurso que se dé en todos los casos.

 Martí Masferrer, director general de la Fundación Puigvert, y Manel Jovells, presidente de la Unión.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com