¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 28 de febrero de 2011   |  Número 26
Acceda a nuestra hemeroteca
LOS RECORTES PRESUPUESTARIOS HACEN MÁS LENTA SU APLICACIÓN
La crisis pone freno a la directiva europea para prevenir accidentes biológicos en los hospitales
Los enfermeros insisten en formar a los profesionales en el uso de instrumentos seguros

Javier Barbado. Madrid
Los recortes presupuestarios en materia de sanidad atribuibles a la crisis económica han frenado en parte la aplicación de la directiva europea sobre prevención de lesiones por objetos cortopunzantes en el ámbito sanitario (en concreto la normativa 2010/32/EU), que incluye no sólo la provisión de material de bioseguridad a los centros hospitalarios, sino también la formación de los profesionales para su uso.

José Antonio Forcada, coordinador del Grupo de Trabajo en Riesgo Biológico del Consejo de Enfermería en la Comunidad Valenciana.

Así lo ha transmitido a Redacción Médica el coordinador del Grupo de Trabajo en Riesgo Biológico del Consejo de Enfermería en la Comunidad Valenciana (Cecova), José Antonio Forcada, quien ha insistido en la necesidad de formar a los sanitarios sobre la normativa comunitaria, labor que deben llevar a cabo gerentes y directivos e instituciones como el Consejo de Enfermería o los departamentos de Sanidad autonómicos “estableciendo planes que alcancen al mayor número posible de profesionales”.

El responsable de Cecova participó este jueves en una reunión para la elaboración de un documento de consenso sobre este asunto organizada en Madrid por la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), que preside Jesús Sanz. Al encuentro acudieron también Manuel Martínez Vidal, jefe de Servicio de Salud Laboral de la Comunidad de Madrid; Fiona Garín, experta en bioseguridad; y la directiva Reyes Herce.

Asimismo, Forcada ha asegurado que “se está intentando hacer un seguimiento estricto” del cumplimiento de la normativa en esta comunidad autónoma con el fin de poder demostrar la relación existente entre la falta de información y de práctica en el uso y manejo de elementos de bioseguridad, y el hecho de que continúen produciéndose accidentes biológicos con graves consecuencias.

Desde su punto de vista, un esfuerzo por parte de las administraciones, instituciones sanitarias, sindicatos, colegios profesionales y, ante todo, del propio profesional sanitario, podrá avanzarse en el uso correcto del instrumental y, con algo de optimismo, en el pleno cumplimiento de la directiva europea de aquí a mayo de 2013, fecha tope para su aplicación en todos los Estados miembro.

Por otro lado, Forcada señaló que el colectivo enfermero debe ser “reivindicativo” en este asunto frente a los poderes públicos, pero también frente al sector sanitario privado, donde se detectan el mayor grado de incumplimiento de la normativa.

En la sesión de trabajo de ANDE se constituyeron siete grupos de trabajo sobre el uso de dispositivos de seguridad; la importancia de la “gestión del cambio” cuando se afronta un proceso de conversión como éste; las buenas prácticas de bioseguridad; la selección de dispositivos; el seguimiento de la normativa por parte de los centros y el análisis sobre cómo lograr la incorporación formativa sobre el uso de material de bioseguridad en los concursos de los centros sanitarios.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com