¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 14 de marzo de 2011   |  Número 27
Acceda a nuestra hemeroteca
FLORENCIA DE LA FUENTE, SUBDIRECTORA DE ENFERMERÍA DEL MARQUÉS DE VALDECILLA
“Jerarquía y cualificación son la primera línea de seguridad quirúrgica”
El área quirúrgica del principal hospital público de Cantabria dispone de 26 quirófanos

Javier Barbado. Madrid
El Hospital Marqués de Valdecilla dispone de un área quirúrgica de extraordinario tamaño (8.000 metros cuadrados) por la que pasan cada día alrededor de 200 personas. La entrevistada ha sido enfermera perfusionista en el centro y en el Hospital de Cruces durante 24 años, entre otros méritos, y explica cómo la dotación tecnológica y el diseño e infraestructura de los quirófanos permiten hablar de la cirugía del siglo XXI.

Florencia de la Fuente, enferrmera y subdirectora de Enfermería en el Marqués de Valdecilla.

El área de Enfermería del Marqués de Valdecilla dispone de cuatro subdirectoras, pero no se especifica en el organigrama de la web su función. ¿Qué responsabilidades le tocan a cada una?

En efecto, el hospital dispone en su organigrama de una directora de Enfermería y cuatro subdirectoras. Una subdirección tiene la responsabilidad en cuanto atañe a la atención ambulatoria de los pacientes (estamos hablando de las consultas, hospitales de días y servicios de apoyo como rehabilitación, laboratorios…). La segunda subdirección tiene que ver con el ingreso del paciente de manera convencional; le corresponde la responsabilidad de las urgencias, las plantas de hospitalización tanto de procesos médicos como quirúrgicos, y el último escalafón que son los cuidados clínicos.

La tercera subdirección, que es la mía, se corresponde con las áreas especializadas, como pueden ser las áreas quirúrgicas (quirófanos, esterilización, reanimación…); unido a ello, todo lo relacionado con los trasplantes (el hospital hace trasplantes de todo tipo); otra de las áreas especializadas es la materno-infantil, que también depende de esta subdirección (ginecología y obstetricia, pediatría, neonatología…); y, por último, un área que casi hemos acabado de unificar como tal: la atención al paciente cardiológico y cardiovascular.

Son las tres subdirecciones que, puede decirse, son puramente asistenciales. Y hay una cuarta subdirección: la de Formación, Desarrollo e Investigación de Calidad, que es un área de apoyo global a todas las estructuras de Enfermería del hospital.

Háblenos de la dotación técnica y estructural de las áreas quirúrgicas del hospital, así como de los recursos humanos enfermeros de que disponen.

El análisis del hospital respecto de la demanda de pacientes que deben ser intervenidos quirúrgicamente apunta a entre 20.000 y 22.000 intervenciones al año: ésas son más o menos las que realizamos. En función de esa demanda, el centro (que por otra parte está inmerso en una fase de obras que va a concluir pronto) hizo un diseño de un área quirúrgica en respuesta a esa necesidad.

Tenemos un área quirúrgica nueva (inaugurada hace apenas dos años) de 8.000 metros cuadrados, con una dotación de 26 quirófanos (en este momento tenemos operativos 19, y hay otros nueve que están funcionando en otros edificios del propio hospital). En un plazo de dos años, toda está actividad estará centrada en un área, como digo, de 8.000 metros cuadrados y con 26 quirófanos.

En cuanto a la estructura, esta nueva área quirúrgica se enfoca en las tendencias del siglo XX, es horizontal y cerrada, única, y que conjuga quirófanos con muy alta tecnología que hacen uso de la robótica (Da Vinci), neuronavegadores… y con otros quirófanos más polivalentes para cirugías superespecializadas. Es un área informatizada. En términos coloquiales, los quirófanos son el búnker del hospital: hay un acceso restringido por medio de una tarjeta de identificación, cámaras de seguridad…Es un área dotada con la última tecnología teniendo en cuenta factores como que los aparatos estén dispuestos en columnas, nunca en el suelo…

¿Y los recursos humanos?

En este momento tenemos, aproximadamente, 130 enfermeras, 80 auxiliares, además, lógicamente, de todos los profesionales de apoyo, mantenimiento…

¿Qué diferencia la enfermería quirúrgica “polivalente” de la “especializada” en las áreas quirúrgicas?

En este momento nosotros disponemos de 130 enfermeras que, lógicamente, tienen su título universitario. Como no tenemos ningún otro tipo de acreditación o especialización, en los hospitales se opta por recurrir a fórmulas imaginativas para cubrir esas necesidades. La cartera de servicios de cirugía del Hospital de Valdecilla tiene mucha variabilidad: operamos desde una apendicitis hasta un lipoma, cirugía extracorpórea o un trasplante de cualquier órgano, con lo cual tenemos que conjugar la necesidad de enfermeras quirúrgicas muy especializadas en patologías muy complejas (que se hace normalmente en cirugía programada, por la mañana), y, por otra parte, también tenemos que dar respuesta a la cobertura de las urgencias, es decir, operar a un paciente con apendicitis a las tres de la mañana.

Así que, a partir de esa situación, tenemos a enfermeras más especializadas disponibles de manera fija y continua en los quirófanos atendiendo la cirugía programada de la mañana, y otro tipo de personal, no tan especializado en campos como la neurocirugía o la cirugía general con el Da Vinci, por ejemplo, para atender las cirugías de urgencia. Ése es nuestro reto: conjugar las dos necesidades.

¿Qué estrategias de seguridad lleva a cabo el hospital (organización, diseño de circuitos, bioseguridad ambiental…?

La primera línea de seguridad, cuanto te planteas trabajar en un área de quirófano tan grande como éste (8.000 metros cuadrados), es una buena organización. Tener unas jerarquías bien definidas, profesionales bien cualificados dentro de los equipos (estamos hablando de que 200 personas entran y salen cada día del área quirúrgica). Es muy importante que sean buenos profesionales, que sepan lo que tienen que hacer.

En segundo lugar, hemos tenido que trabajar en los asuntos más importantes en lo que se refiere a la actividad quirúrgica del hospital. La mayor incidencia de complicaciones en la cirugía es normalmente la infección. Así que trabajar en el sitio quirúrgico con un diseño y control de pacientes, profesionales… junto con el área de mantenimiento (se maneja tecnología con filtros de aire especiales que tienen que funcionar con presiones positivas; se deben tomar muestras de bioseguridad ambiental de manera periódica y trabajando con medicina preventiva…).

El centro dispone de un “hospital virtual” en el que el personal sanitario puede ensayar su trabajo. ¿Depende de la dirección de Enfermería la participación en él de los enfermeros?

En este momento, el hospital virtual es una empresa pública que sale de la iniciativa de profesionales del propio centro. Está en el propio hospital y está integrado por unas cincuenta personas de todas las especialidades tanto facultativos como enfermeras. Se trata de profesionales que trabajan en el hospital y que, a la vez, dedican parte de su tiempo a ejercer como instructores de simulación… Es un feedback. También hay personas que solamente trabajan para el hospital virtual.

En cuanto al desarrollo del hospital virtual en las áreas formativas que están planteadas en este momento, las direcciones médica y enfermera trabajan conjuntamente. En el centro todas las acciones formativas son multidisciplinares, y, si se plantea un curso en simulación para un proceso concreto (como puede ser el trasplante pulmonar), a esa actividad formativa acuden juntos el cirujano torácico, la enfermera de la planta correspondiente, etc.

La formación surge normalmente de la propia asistencia, cuando hay, en un momento determinado, una nueva actividad que requiere poner en práctica esta herramienta, que es muy potente y que los alumnos identifican como algo muy positivo: poder trabajar con una simulación y que se corrijan los errores cuando no tienes al paciente delante.

¿Cuántos enfermeros en plantilla solicitan practicar de esta manera?

Como te he dicho, se trabaja conjuntamente. En 2010, aproximadamente unos cien enfermeros de distintas especialidades pasaron por cursos de formación en el hospital virtual, o bien en los quirófanos.

¿Se reincorporan después a la asistencia del hospital?

Sí, sí. Es gente que está trabajando normalmente en el hospital. Sucede igual que con las enfermeras quirúrgicas. En este campo tenemos puesto en marcha un curso de formación y acreditación para formarlas específicamente en el área quirúrgica, y hay módulos y partes de este curso que tienen lugar en las propias instalaciones del hospital virtual dentro de las aulas de simulación o de cirugía experimental.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com